El sector agrario confía en que los precios del aceite de oliva se mantengan fuertes

Descarga ejemplar top
Registro suscriptores
Ginés Mena. Efeagro

Los productores confían que el ritmo de salidas de los últimos meses y las bajas existencias actuales mantengan altos los precios

El precio del aceite de oliva ha experimentado ligeros descensos.

Las organizaciones agrarias confían en que los precios en origen del aceite de oliva se mantengan fuertes en las próximas semanas —pese a que se han desinflado últimamente—, a tenor del ritmo de salidas de los últimos meses —gracias sobre todo a la exportación— y a las bajas existencias actuales.

En lo que va de campaña (de octubre de 2016 a julio de 2017), la comercialización sumó 1.205.300 toneladas, con un incremento del 5% respecto a la campaña anterior. Las salidas medias mensuales superan las 120.500 toneladas. Mientras que el mercado interior alcanzó 378.400 toneladas, tras caer el 13%, según los datos del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama).

Los altos precios que han experimentado los “olivas” en los supermercados han desviado parte de la demanda del consumidor español al aceite de girasol, más barato. Una tendencia clásica cuando se producen estas coyunturas de mercado, aunque el sector cuenta también con una legión de seguidores “fieles”.

Como ha sucedido a lo largo de toda la campaña, las cotizaciones nacionales e internacionales son altas, si bien se mantienen ligeros descensos desde el mes de mayo y la caída acumulada desde mayo para el conjunto de las categorías supone un 5,9%, indican desde el Mapama. El Ministerio de Agricultura también constata que el comportamiento del mercado a nivel internacional muestra una tendencia descendente.

El POOLred muestra entre el 2 y el 8 de septiembre un total de 31 operaciones de compraventa entre almazaras y entidades comercializadoras a una media de 3,72 euros por kilo. Por categorías, apunta 3,75 euros/kg para el aceite de oliva virgen; 3,71 euros para el virgen y 3,66 euros/kg para el lampante. Los agentes comerciales salían a comprar el jueves vírgenes extra a partir de 3,74 euros/kg; vírgenes desde 3,64 y lampantes desde 3,59 euros por kilo, de acuerdo con el Observatorio de Precios del Aceite de Oliva de la patronal de almazaras industriales Infaoliva.

Sobre otras categorías, el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) refiere entre el 28 de agosto y el 3 de septiembre valores de 197,17 euros/100 kg para el aceite de oliva de orujo crudo y de 252,58 para el refinado mientras que el girasol refinado ronda los 77,57 euros/100 kilos. El Consejo Oleícola Internacional (COI) ha recordado en su último informe que los precios en origen en España del aceite de oliva virgen extra se mantienen ligeramente estables en las últimas semanas, situándose a finales de agosto 2017 en 3,81 euros por kilo. Esta cifra supone un aumento del 22% respecto al mismo periodo del año anterior.

Pero si se compara este precio con el valor máximo de la tercera semana de agosto de 2015 (4,23 euros), cae el 10%. Por su parte, los analistas del instituto italiano Ismea apuntan que los precios en origen han ido a la baja en agosto respecto a julio en los principales mercados europeos monitorizados. En el caso de Italia, los vírgenes extra arrancan el mes de septiembre a 5,56 euros por kilo; los lampantes lo hacen a 3,13 y los vírgenes se sitúan en 3,92 euros por kilo. En Grecia, las referencia de mayor calidad oscilan entre los 3,97 y los 4,22 euros por kilo y, en Túnez, las mayores cotizaciones corresponden a los aceites biológicos, con 4,34 euros por kilo.

Desde Asaja apuntan que “se mantiene la tendencia de los últimos dos meses en los que, si bien no se han registrado subidas notables, tampoco las bajadas han sido destacables”. Esta organización espera una cosecha algo superior al millón de toneladas, “un poco más corta que la anterior” y que eso propiciará el mantenimiento de los precios actuales, rentables. UPA Andalucía ha valorado que en una proyección para los meses que quedan de campaña (faltan por contabilizar los datos de agosto y septiembre) quedarían unas existencias de algo más de 240.000 toneladas, que serían los segundos stocks más bajos de los últimos diez años, “pero suficientes para enlazar con el próximo año”. El secretario general de la organización, Miguel Cobos, ha valorado a Efeagro que la coyuntura puede hacer que el precio se mantenga en niveles “sostenibles”, similares a los actuales.

Teniendo en cuenta la situación de sequía, que está pasando factura a los olivos, las organizaciones agrarias coinciden en apuntar que no deberían producirse tensiones a la baja del precio. Por su parte, entre los debates abiertos, destaca la petición de COAG, que ha reclamado al Gobierno que tome la iniciativa para que Bruselas retome el proyecto de reglamento para prohibir el uso de aceiteras rellenables en todos los establecimientos de hostelería de la Unión Europea (UE). Más aún cuando el Reino Unido, que lideró la oposición a la medida, saldrá del club comunitario tras el Brexit. Asimismo, desde COAG defienden “mayor celo” en el cumplimiento de esta medida, vigente en España desde enero de 2014, “ya que actualmente sigue habiendo establecimientos que no la aplican con el rigor necesario”.