El sector del vino busca una propuesta común en la UE sobre normas de etiquetado

Descarga ejemplar top
Registro suscriptores
Planasa Ajo
Ginés Mena. Efeagro.

Las bodegas entran en 2018 con incertidumbres de mercado y también sobre la evolución de sus márgenes ante una vendimia escasa

sector vitivinícola europeo

El sector vitivinícola europeo trabaja para consensuar una propuesta de etiquetado.

El sector vitivinícola europeo trabaja para consensuar una propuesta de etiquetado con el objetivo de enviar un documento conjunto a la Comisión Europea de cara a la elaboración del futuro reglamento comunitario sobre el etiquetado para los alimentos y las bebidas.

“Actualmente hay un debate importante” sobre las características que debe tener este reglamento y la información que contenga, especialmente en el ámbito de los ingredientes, ha puntualizado a Efeagro el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de España, Ángel Villafranca, a su vez vicepresidente del Grupo de Diálogo de Vino de la Comisión Europea (CE). Villafranca defiende un sistema que permita indicar al consumidor esta información “de forma simplificada y sin complicaciones”.

Recuerda que hasta hora las etiquetas de las botellas de vino en la Unión Europea optaban por una imagen comercial, en la que “ponían en valor” aspectos como la denominación de origen o la indicación geográfica del producto, la variedad de la uva o las notas de cata.

El sector, adherido en el Copa-Cogeca y en el Comité europeo de empresas de vino en la UE, baraja propuestas como utilizar códigos de barras o redirigir al consumidor hacia una página web para que éste pueda consultar la información sobre los componentes del vino.

Éste ha sido uno de los principales asuntos tratados en la última reunión del grupo de trabajo del Copa-Cogeca, celebrada esta misma semana en Bruselas, en la que se analizaron, asimismo, los datos de la última campaña, “una de las más bajas del siglo”, y la evolución de la comercialización y de los diferentes mercados.

Sobre la reforma de la futura Política Agraria Común (PAC), y en un momento de debates sobre el próximo marco financiero plurianual para la UE 2021-2028, Villafranca considera prioritario mantener el programa de apoyo al vino y las medidas que incluye.

El debate sobre la PAC se ha abierto, tras presentar la Comisión su reciente comunicación, pero la Unión Europea se dirige ahora a un periodo de comicios para renovar la Eurocámara y elegir el colegio de comisarios que marcará el futuro, incluida la ficha financiera para las distintas políticas comunitarias.

“Europa debe clarificar hacia dónde va”, argumenta Villafranca, en referencia a la estrategia que la UE siga en materia de agricultura, fondos de cohesión, política de inmigración o defensa.

Junto a la PAC y las normativas legislativas, las empresas avanzan en los primeros días de un año, el 2018, con incertidumbres de mercado y también sobre la evolución de sus márgenes. Según un informe de perspectivas del Observatorio español del Mercado del Vino (OeMv), el vino español se enfrenta al reto de cómo trasladar las consecuencias de una vendimia escasa (la última) y más cara al mercado y cómo aprovechar la oportunidad para un mejor posicionamiento de nuestros vinos que ayude a generar valor, imagen y margen en el conjunto de la cadena”.

Por su parte, la proximidad de una nueva vendimia en el Hemisferio Sur —Argentina, Chile, Sudáfrica, Australia o Nueva Zelanda— puede afectar a los mercados internacionales, añade este Observatorio, que dirige Rafael Del Rey.

Tras un año complicado por la reducción de cosecha en 2017, las empresas —añade el informe del OeMv— se enfrentan a cómo gestionar los porcentajes de incremento de coste que no se puedan transferir íntegramente a los clientes y, en su caso, “cómo asumir la perdida de ventas que pueda derivarse del aumento de precios que sí se traslade hasta el consumidor”.

“En ambos casos (riesgo de menor margen y riesgo de pérdida de mercado) las amenazas son mayores para las empresas menos diversificadas y más vinculadas a productos del año”, puntualiza.

En el apartado de los precios, el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) muestra, con datos de la primera semana de enero, el diferente comportamiento en los precios medios de los vinos sin DOP/IGP en España, con bajada del (–2,42%) del vino blanco y subida del 1,33% del tinto.

Por lonjas, el vino blanco común a salida de bodega y granel se ha pagado esos días a 43,97 euros por hectolitro en Albacete; 49,38 en Badajoz; 51,93 en Ciudad Real; 46,02 en Cuenca y 45,53 en Toledo.

Y los tintos sin DO (12 puntos de color) rondan los 52,64 euros por hectolitro en Albacete; 61,45 en Ciudad Real; 54,63 en Cuenca; 71,35 en Badajoz; 40,22 en Murcia; 63,45 en Toledo y 64,27 en Valencia, de acuerdo con esta misma fuente oficial.

Sobre los productos con DOP/IGP, que tienen referencia mensual, el Ministerio destaca la subida de precio del vino blanco de Rueda en diciembre respecto a noviembre por el inicio de la comercialización del vino nuevo de la vendimia de 2017.