El sector olivarero se prepara para afrontar la recta final de la campaña

Descarga ejemplar top
Registro suscriptores
Ginés Mena. Efeagro.

Las previsiones apuntan que la producción de aceite de oliva se reducirá esta campaña un 15%

aceite de oliva

Los olivareros encaran la recta final de la campaña.

Los olivareros se preparan para afrontar la recta final de la campaña de recolección del aceite de oliva en amplias zonas del sur peninsular —se dará prácticamente por concluida en marzo aunque muchos operadores están acabando ya estas tareas—, con ligeras bajadas de cotizaciones en origen estos días.

La producción acumulada para los cuatro primeros meses de campaña (de octubre a enero) se sitúa en 1.042.000 toneladas en España, y se estima que retroceda un 15% en comparación con el último ejercicio cuando concluya, pues se prevé que se sitúe en 1.106.000 toneladas, de las cuales 884.900, aproximadamente, corresponderán a Andalucía. Por el contrario, la producción mundial aportará mejores estadísticas en la actual campaña, porque podría crecer un 14% hasta 2,89 millones de toneladas, si se cumplen las previsiones.

Jaén avanza rápidamente la recogida —hasta el 31 de enero habían obtenido 321.197 toneladas de aceite— aunque otras provincias andaluzas con mucho olivar, como Granada, van más retrasadas.

El secretario general de COAG-Jaén, Juan Luis Ávila, ha recordado a Efeagro que muchas cooperativas están cerrando ya en esta provincia o lo harán a lo largo de la semana próxima y que existe cierta preocupación en el sector porque ciertos operadores “presionan” para que el precio del aceite de oliva caiga.

Juan Luis Ávila ha referido que, como suele suceder por estas fechas, los compradores intentan aprovechar la situación —que los olivareros necesitan liquidez para afrontar los gastos de recolección y retribuir a los trabajadores— para reducir las compras con el objetivo de que las cotizaciones desciendan.

No obstante, COAG-Jaén destaca la “madurez” del sector para enfrentarse a esta situación y “no caer en la trampa”, al ser consciente de que, dados los datos de producción y ventas, “creemos que el 2018 será de continuidad respecto a los dos últimos años” y, por tanto, nada debe hacer presagiar tensiones a la baja del precio.

Desde la organización agraria UPA Andalucía recuerdan que, para la presente campaña, estaba previsto que prácticamente la totalidad de la aceituna andaluza estuviese recolectada para finales de febrero, pero debido a las nevadas en amplias zonas, “la campaña de recolección se prolongará hasta bien entrado el mes de marzo”.

Esta campaña, indican desde UPA-Andalucía, “va a pasar a la historia por ser una de las menos productivas de los últimos cinco años, rondando la cosecha de la campaña 2014-2015 cuando se alcanzaron las 842.200 toneladas de aceite de oliva”.

“Se esperan ya con anhelo las lluvias primaverales que, de no ser cuantiosas y bien distribuidas, condicionarán también la producción de la campaña 2018-2019”, avanza la organización agraria.

“Las ventas se mantuvieron muy similares a la semana anterior, toda vez que se han conocido los datos de producción de aceite y salidas al mercado correspondientes a 31 de enero, el cuarto mes de campaña, en la que destacan unas salidas de 111.000 toneladas de aceite y una producción que ya se aproxima al aforo estimado”, destacan los Servicios Técnicos de Asaja-Jaén en su último informe semanal, con datos entre el 9 y el 15 de febrero.

En relación a las cotizaciones en origen durante los últimos días, el Sistema de Información de Precios recoge del 10 al 16 de febrero un total de 55 operaciones entre almazaras y entidades comercializadoras a un precio medio de 3,41 euros por kilo. Por categorías, el virgen extra se paga a 3,59 euros/kg; el virgen a 3,40 y el lampante a 3,30 euros/kg.

Por su parte, el Observatorio de la Federación de almazaras Infaoliva mostraba el viernes que los agentes comerciales colegiados salían a comprar vírgenes extra desde 3,36 euros/kg, vírgenes desde 3,27 euros/kg y lampantes a partir de 3,22 euros/kg.

La última mesa sectorial reunida en Madrid constató una tendencia descendente tanto a nivel nacional como internacional desde el inicio de la campaña y, asimismo, que en la categoría virgen extra los precios en España se sitúan por debajo de Italia o Grecia.

Las organizaciones agrarias confían en que, con los datos de cosecha previstos, el ritmo de comercialización del aceite de oliva y el “justo” enlace para final de campaña —las existencias totales a finales de enero ascienden a 765.014 toneladas— no se produzcan caídas bruscas en los precios en origen en las próximas semanas.