Una solución sostenible para el virus del PepMV a base de ozono

Descarga ejemplar top
Registro suscriptores
VALENCIA FRUITS. REDACCIÓN

CASI y Agrozono SL trabajan en un sistema, a base de ozono, totalmente autorizado para su uso en agricultura ecológica, por lo que es inocuo para la salud

ozono

En el año 2017 se realizó la primera experiencia con éxito en el control del virus PepMV mediante desinfección de suelo con ozono (O3) de alta concentración y estabilizado, los resultados fueron muy positivos. / CASI

El uso de ozono (O3) para la desinfección y limpieza beneficia el sistema radicular. El ozono es un fortísimo oxidante, que actúa destruyendo la pared celular de los microorganismos y estos pierden su citoplasma, muriendo de manera inmediata, convirtiéndose el ozono (O3) de nuevo en oxígeno (O2), beneficiando el sistema radicular del cultivo (si esta plantado), y oxigenando y aireando el suelo o sustrato compactado por campañas anteriores. La pérdida de microorganismos por la aplicación de ozono en suelo es fácilmente recuperable mediante la aplicación a principios de campaña de una o varias aplicaciones de microorganismos aeróbicos al cultivo recomendados por Agrozono.

Antecedentes y objetivos

Tras varios años de estudio sobre las medidas de control y desinfección de suelos afectados por el virus del mosaico del pepino dulce (Pepino mosaic virus, PepMV) en el cultivo de tomate, la cooperativa CASI de Almería firmó en junio del 2017 un acuerdo de colaboración con la empresa Agrozono, S.L. de Valencia, con la finalidad de investigar la efectividad de aplicación de ozono (O3) disuelto de forma homogénea en el agua de riego contra el Virus.

Metodología

Generando el ozono in situ con una de la unidades móviles de la empresa valenciana, aplican O3+H2O, conectado al cabezal de riego, con una alta concentración de ppm disuelto en agua mediante un mezclador a presión, que supera los 5,5-12,0 en el punto más alejado de la red de riego. Paralelamente se dejan testigos de sistemas radiculares y tierra procedente del invernadero que no serán tratados con O3, pero sí serán solarizados.

– La aplicación se realizó al arrancar el cultivo de tomate, antes de extender el plástico de solarización.

– Riego del terreno hasta capacidad de campo.

– Aplicación de ozono en el sistema de riego durante un periodo de tiempo de 50-180 minutos.

– Posterior colocación de plástico en toda la superficie del suelo de cultivo (solarización).

Resultados

Tras 114 analíticas y 84 inoculaciones en plántulas de tomate en laboratorio de los resultados obtenidos muestran que en el 60% de sistemas radiculares infectados del suelo quedaron inactivados, frente al 40% que permanecieron activos, antes de proceder a la solarización con plástico.

Tras mes y medio de solarización la inactivación del virus de todos los sistemas radiculares, incluidos los testigos, fue del 100%.

Por otro lado se sometieron dos sistemas radiculares infectados a inmersión directa en agua ozonizada a más de 1000 redox, y tras posterior análisis se comprueba que el virus se desactivó.

Conclusiones

En base a que hay pocos estudios de efectividad de los diferentes productos químicos utilizados en la desinfección del suelo contra PepMV, fuera de los estándares de laboratorio, se comprueba que el ozono supera el 50% de efectividad de erradicación del virus en el entorno particular en el que se ha realizado en el presente estudio, consiguiendo con la posterior solarización la inactivación del 100% de las muestras analizadas.

De ello podemos concluir que el uso de ozono, complementariamente a la solarización, puede garantizar mejores resultados de la inactivación del virus frente a veranos más suaves.

Por otro lado, es conocida la efectividad de la aplicación de ozono sobre nematodos y hongos del suelo, cuyos estudios de eficacia se llevarán a cabo en nuevos acuerdos de colaboración entre CASI y Agrozono S.L. y la Universidad de Almería.

El desarrollo del estudio fue dirigido por el técnico de CASI Sebastián Ayala, en colaboración con Agrozono S.L., agricultores de la cooperativa y el prestigioso laboratorio de Virología Vegetal de la Universidad Politécnica de Valencia a cargo de la doctora Maria Isabel Font San Ambrosio.