Trajes vegetales y huertos de azúcar desfilan en Madrid Jardín Gourmet

Anecoop noviembre frutas
Gregal otoño 2021

Hojas de col, puerros y lechugas se han convertido en el centro de una improvisada pasarela, en el Paseo del Prado madrileño, en el Festival “Madrid Jardín Gourmet”.

lineaapoyos

GourmetHojas de col, puerros y lechugas se convirtieron en el centro de una improvisada pasarela, en el Paseo del Prado madrileño, en el arranque del Festival “Madrid Jardín Gourmet”, que durante dos días, el 29 y 30 de septiembre, ha vestido de verde el Museo Thyssen Bornemisza.

Con un programa de actividades abiertas al público que incluye exposiciones, concursos o demostraciones de cocina en vivo, Madrid Jardín Gourmet busca reivindicar el valor de los huertos urbanos y la alimentación como un arte propio, capaz de interactuar con moda, pintura y arquitectura de la mano de floristas, paisajistas o cocineros.

“La huerta está de moda”, afirmaba el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid, Borja Sarasola, frente al jardín móvil o “pop up” que ha recibido a los visitantes en la entrada del museo.

El festival arrancó con una pasarela de trajes vegetales elaborados por floristas, auténticas piezas de arte efímeras, pues solo tuvieron una corta vida de una hora, tras una elaboración minuciosa que se prolongó hasta las quince horas de trabajo.

Sobre una malla de gallinero, el florista Javier Lafite (de “Fransen et Lafite“) elaboró su creación a partir de hojas de lechuga, puerro, perejil y escarola, una iniciativa que buscaba “mostrar que las verduras no son solo comestibles, sino que pueden tener otra utilidad, por ejemplo en ramos”, según afirmó a Efeagro.

Su floristería apuesta por las frutas y los productos de la huerta como ingredientes base de sus ramos y centros, “una tendencia que ya se da en el norte de Europa, sobre todo en Holanda, Bélgica y Francia”, añadió Lafite.

La atención de los visitantes la acaparó también la huerta de azúcar elaborada por la maestra pastelera Silvia López, una tarta de un metro por noventa centímetros en la que plantó tomates, calabazas, coliflores o lechugas elaboradas cien por cien a base de azúcar.

Una huerta en la que la tierra es bizcocho de chocolate desmigado y las hortalizas son pasta de azúcar, y que busca unir el mundo dulce con los productos de la tierra, “que cada vez están más presentes en las pastelerías españolas, con tartas de zanahoria o calabaza, entre otras recetas”, destacó Silvia López a Efeagro.

Según apuntó, “en pastelería se pueden incorporar los ingredientes de la huerta, y más en un momento en el que tendemos a intentar comer más sano y acercarnos a los productos de la tierra”.

Huerta, cocina y pintura
La unión entre cocina y pintura la protagonizaron los chefs Fernando del Cerro (“Casa José”) y Mario Sandoval (“Coque”), ambos con una estrella Michelín, con una demostración de cocina en vivo inspirado en obras de arte.

Del Cerro, fiel promotor de los productos de la tierra, explicó a Efeagro que se ha recreado en la pintura flamenca para elaborar su plato, un encurtido de pepino y ensalada de cítricos, sobre todo en “retratos y paisajes” que reflejan “la pureza como un símbolo en la pintura”.

“Más allá de la reivindicación de los productos de la huerta, hay algo que tiene un poso más importante que es la unión de las artes, y el valor del propio arte de la alimentación, que puede ir unido a otros movimientos, desde la pintura a la arquitectura”, recalcó Del Cerro.

El Festival “Madrid Jardín Gourmet” ha acogido también un debate sobre huertos sostenibles y gastronomía responsable, así como visitas guiadas a la colección de cuadros de la pinacoteca sobre jardines, huertos y bodegones.