Un laboratorio desarrolla una técnica para detectar la Xylella Fastidiosa

Registro suscriptores
Descarga ejemplar top
EFEAGRO.

Los laboratorios Ascires-Sistemas Genómicos han desarrollado una prueba de ADN capaz de detectar, de forma temprana, la presencia de la bacteria Xylella fastidiosa, que en la actualidad es la principal amenaza para el cultivo de cítricos, olivos y viñedos en España y en el conjunto de Europa

Xylella

Este innovador análisis genético es capaz de detectar la Xylella con la máxima fiabilidad. / GVA

La bacteria ‘Xylella fastidiosa’ se ha convertido en una de las infecciones más temibles para la agricultura actual, lo que ha obligado a desplegar en toda Europa medidas excepcionales para combatirla, según informa la empresa especializada en investigación genética y promotora de la técnica, Sistemas Genómicos, en un comunicado.

Este innovador análisis genético es capaz de detectar la bacteria con la máxima fiabilidad, incluso en árboles y plantas que no muestren síntomas de la infección, con resultados concluyentes en solo 12 horas, lo que facilita a los agricultores la contención de la bacteria y la aplicación de protocolos de cuarentena.

La empresa Sistemas Genómicos pertenece al grupo biomédico Ascires y, con más de dos décadas de experiencia en este ámbito, se especializa en España en genética y biología molecular en áreas como la agrogenómica, la bioinformática y la biomedicina.

La precisión de este análisis del extracto del ADN de la planta, basado en los protocolos establecidos por la Organización Europea y Mediterránea para la protección de cultivos, es posible gracias al uso del llamado ‘sistema de PCR’ en tiempo real, una técnica que se dirige a zonas específicas del genoma de esta bacteria.

“La ‘Xylella fastidiosa’ actúa destruyendo los vasos que trasladan agua y nutrientes a la planta, impidiendo que puedan alimentarse adecuadamente, lo que provoca el amarillo de las hojas, procesos de clorosis y, finalmente, que se marchite”, según informa Sistemas Genómicos.

Según la empresa, el riesgo reside en que “los síntomas de la infección no son específicos, de forma que un agricultor puede observarlos y pensar que es un simple déficit de agua o falta de minerales”.

El proyecto pretende “ofrecer a los agricultores una prueba sencilla y asequible por su bajo coste, para que puedan detectarla lo más rápido posible” y pone el foco en la “prevención” y en adoptar “las recomendaciones de la Unión Europea para aislar esta enfermedad y evitar la propagación”.

Esta prueba genética nace en pleno surgimiento de nuevos casos de ‘Xylella fastidiosa’ en España, localizados en la Comunidad Valenciana, Madrid y Andalucía, que se suman al primer brote detectado en 2016 en las Islas Baleares.