Un millón de euros en pérdidas en el ciruelo de la Vall d’Albaida

Registro suscriptores
HISPATEC 09
EFEAGRO.

Cooperatives Agro-alimentàries ha instado a la Conselleria de Agricultura a adoptar medidas ante la crisis del cultivo del ciruelo en la Vall d’Albaida (València), y ha cifrado en más de un millón de euros las pérdidas acumuladas en esta campaña

Cicytex

El ciruelo de la Vall d’Albaida está en crisis.

Según ha informado la federación valenciana en un comunicado, la producción de ciruelo en la Comunitat representa el 6,25 % del total nacional, siendo Extremadura la región donde el cultivo tiene una mayor presencia, al representar el 55,3 % de la producción en España.

Se trata de una producción nacional que viene reduciéndose en los últimos años, pasando de 232.800 toneladas en el año 2014 a las 166.400 previstas para el actual ejercicio, lo que supone casi un 30% en un plazo de cinco años.

Ante esta situación, Cooperatives Agro-alimentàries ha remitido a la Conselleria un informe donde se recoge una serie de propuestas de actuación, encaminadas a apoyar el sector y garantizar su viabilidad futura y, en caso necesario, su capacidad de reconversión.

El informe destaca la situación del cultivo del ciruelo en la Vall d’Albaida, que se enmarca en un contexto de crisis generalizada en la fruta de hueso, donde se aprecia un descenso de la demanda y que los mercados europeos se están abasteciendo de producciones propias.

Por ello, se ha planteado la posibilidad de llegar a terceros mercados, si bien existen diferentes inconvenientes para ello, puesto que Brasil, que absorbe la mitad de las exportaciones a países terceros, ha exigido que la fruta proceda de zonas libres de “sharka”, enfermedad que afecta a los frutales de hueso.

En el informe remitido por la Federación se apuntan diferentes soluciones para hacer frente a la situación de crisis del sector.

La primera pasa por incluir la ciruela dentro del mecanismo de transformación en zumo para distribución gratuita con pago en especie.

Asimismo, se propone la habilitación de ayudas directas, la realización de estudios para definir zonas libres de “sharka” y la elaboración de un plan de arranque adaptado a las necesidades de la zona.