Unas 10.000 hectáreas para melón y sandía en Castilla-La Mancha

Fruits from Chile FA18
Registro suscriptores
EFEAGRO.

Ante el inicio de la campaña de plantación, que la superficie destinada a estos productos será muy similar a las anteriores, en torno a las 10.000 hectáreas, unas 7.000 de melón y el resto de sandía

Sandía planta

En estos días se inicia la campaña de plantación de melón y sandía en Castilla-La Mancha.

En ambas producciones, según la estimación de la Interprofesional de Melón y Sandía de Castilla-La Mancha, destaca la provincia de Ciudad Real, con 5.800 hectáreas de melón y 2.500 de sandía, con una producción en 2017 a algo más de 200.000 toneladas de melón y 113.000 de sandía, según el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

La Interprofesional ha recomendado a los productores de ambas frutas que sigan apostando por la calidad desde la plantación, a través de la correcta selección de semillas, de variedades adecuadas y de prácticas agronómicas.

En cuanto a la fase de plantación, el presidente de la Interprofesional, Cristóbal Jiménez, ha señalado que “lo lógico es que transcurra con total normalidad, pues tras las últimas lluvias la tierra está muy buena y los métodos de producción muy desarrollados”.

Jiménez también ha alertado sobre las dotaciones de agua para regadío de las principales zonas de producción, ya que “son muy limitadas y hay que tenerlo muy en cuenta a la hora de realizar la planificación agronómica”.

El presidente de la Interprofesional cree firmemente en el futuro del sector, “pues en los meses de máximo consumo, debido al calor, el melón y la sandía de Castilla-La Mancha son únicos en el mercado nacional, europeo y mundial”.

Jiménez ha detallado que el ciclo anual del cultivo del melón se inicia en Brasil y prosigue en Senegal, Marruecos, Almería, Levante, Andalucía, Murcia y, finalmente, en La Mancha, donde su máxima producción se concentra del 15 de agosto al 12 de octubre.

Cristóbal Jiménez también ha destacado la gran importancia socioeconómica de ambos productos en numerosas localidades manchegas, donde generan empleo y riqueza, contribuyendo a fijar población.

Por ello, ha pedido el apoyo de las administraciones “para proteger estos cultivos sociales, fundamentales en La Mancha y que contribuyen al porvenir de los pueblos y a paliar los efectos de la despoblación en el medio rural”.