La Unión Europea dispara su demanda de soja procedente de Estados Unidos

Registro suscriptores
Descarga ejemplar top
Efeagro.

Las importaciones de soja subieron un 112% de julio a diciembre hasta alcanzar un volumen de 5,18 millones de toneladas

soja

Una cosechadora recoge soja en una finca. / Calidad Pascual

Las importaciones de soja desde Estados Unidos a la Unión Europea aumentaron un 112% entre julio y diciembre de 2018, hasta alcanzar un volumen de 5,18 millones de toneladas, según datos publicados por la Comisión Europea.

Estados Unidos, con una cuota del 74,5% de las importaciones (del 39% en el mismo plazo del año anterior), sigue siendo el principal abastecedor de ese producto en la Unión Europea entre julio y diciembre, muy por delante de Brasil (que mantuvo su cuota en el 19%), Canadá (que bajó su porcentaje del 11% al 2%), Ucrania (del 6% al 1,6%) y Paraguay (del 13% al 1%). La UE se mantiene así como el principal destino de las exportaciones estadounidenses de soja (28%), seguida de Argentina (10%) y México (9%).

Este aumento forma parte de la declaración hecha por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en julio pasado, según la cual ambas partes acordaron incrementar el comercio en diferentes áreas y productos, especialmente la soja.

Según la Comisión, estos resultados en la segunda mitad del ejercicio 2018 “contribuyen a cimentar la posición de liderazgo de EEUU como suministrador de soja a la UE para todo el año”, muy por delante de Brasil, el abastecedor tradicional de ese producto a la Unión. En el conjunto de 2018, de enero a diciembre, el 50% de las importaciones provenían de EEUU y el 36% de Brasil.

La Comisión Europea apuntó además que las importaciones estadounidenses de soja aún aumentarán más tras su decisión de iniciar un procedimiento para autorizar el uso de ese producto procedente de EEUU para biocombustibles. En diciembre, la CE inició una consulta pública sobre la decisión de autorizar el uso de soja estadounidense para biocombustibles en Europa.

La Unión Europea importa cada año unos 14 millones de toneladas de soja como fuente de proteínas para los animales, incluidos pollos, cerdos y ganado bovino, y para la producción de leche. Según la Comisión Europea, la soja procedente de Estados Unidos resulta una opción de pienso “muy atractiva” para los importadores y usuarios europeos por sus “precios competitivos”.