El viñedo se la juega con la sequía y se dirige hacia una vendimia incierta

Registro suscriptores
Descarga último ejemplar
Ginés Mena. Efeagro.

A las heladas y pedriscos se suman ahora temperaturas tórridas y calor, mucho calor

El viñedo camina hacia una de sus vendimias más inciertas en gran parte de España. / Archivo

El viñedo camina hacia una de sus vendimias más inciertas en gran parte de España, tras sufrir una concatenación de adversidades climáticas como heladas y pedriscos, a las que se suman ahora temperaturas tórridas y calor, mucho calor.

El presidente de Asaja-Castilla y León, Donaciano Dujo, apunta que en esta comunidad los viñedos resultaron muy perjudicados por las heladas de finales de abril. Sobre todo en El Bierzo, áreas de Ribera del Duero, Burgos, Soria o Valladolid; con daños de hasta el 85% en determinadas zonas. También se detectaron problemas en explotaciones de las DO de Rueda o Cigales. La primavera ha traído temperaturas superiores a los 35 grados, lo que deja un panorama de “sequía bárbara” en Castilla y León.

“Hay bodegas reconocidas que me dicen que este año tendrán menos del 50% de uvas que el año pasado”. Y algunas que incluso refieren que en la próxima vendimia se quedarán “sin nada”, o con un 20% menos de las disponibilidades de un ejercicio normal.

La “inmensa mayoría” de las 75.0000 hectáreas de viñedo castellanoleonés ha tenido daños por heladas y ahora sufren calor excesivo; las perspectivas para la vendimia son “bajas o muy bajas”.

En líneas generales, Dujo calcula ya en 1.500 millones de euros las pérdidas acumuladas en lo que va de año en la agricultura regional —por mermas de cereal, pastos, forrajes o en ganadería—; sin contar lo que pueda ocurrir con los viñedos.

UPA también se ha mostrado muy preocupada por los problemas que soportarán todas las denominaciones de origen de viñedo de Castilla y León este año; así como en Galicia, que sufrió pérdidas de más de 72 millones de euros por las últimas heladas.

El responsable sectorial de COAG, Manuel Vizcaíno, ha añadido que Castilla-La Mancha sumará un nuevo año de sequía. Y que hasta el regadío, que “estaba aguantando”, empieza a “adelantarse mucho”. Aunque habrá que ver cómo evoluciona durante las próximas semanas.

APAG Extremadura Asaja —la segunda en producción y superficie en España—, prevé que mejoren los precios en la uva y del vino; por la climatología adversa y por una menor cosecha a nivel mundial.

“Todo apunta a que se adelantará la fecha de la vendimia. Siendo la uva de menor tamaño y peso debido al estrés hídrico”. Aunque “el grado de alcohol en el vino, en cambio, será mayor. Y la maduración de la uva, precipitada”, asevera también esta organización.

Respecto a los viñedos riojanos, desde la organización agraria UAGR, comentan que en los lugares donde ha llovido en primavera, las plantaciones “están de maravilla” pero otras zonas “están sufriendo porque las viñas no están acostumbradas a tanto calor”.

“Dependiendo de la zona, la evolución está siendo diferente. Adelantándose bastante el ciclo en las zonas más secas, con un desarrollo algo más adelantado de lo habitual en el resto”, señalan. En suma, “el desarrollo de la campaña no causa, en general, especial alarma en el viñedo riojano. Salvo las zonas afectadas por la helada de finales de abril; cuya evolución es desigual”.

De acuerdo con el Gobierno regional, en Rioja Baja y Rioja Media las vides presentan “un importante adelanto en su desarrollo”. Y “aquellas afectadas por el hielo en la mitad occidental muestran una evolución dispar según zonas y cuidados facilitados. Pero en todo caso retrasadas y con un potencial productivo incierto”.

Sobre la cotizaciones, la menor oferta influirá notablemente. De hecho, los analistas internacionales miran con especial atención a Castilla-La Mancha, gran epicentro productor. Y constatan que sólo en la Manchuela puede haber más de 40.000 hectáreas afectadas por las últimas tormentas de granizo y lluvias. Y, en casos extremos, dejaran improductivos a los viñedos para 2017 y 2018.

Los expertos del broker Ciatti avisan: “Es ahora o nunca” (para que los compradores aseguren los suministros de tintos varietales); ya que los recursos en España son escasos y los precios, al alza.

En este escenario, y por lo que se refiere a las perspectivas de comercialización, el director del Observatorio español del Mercado del Vino (OeMv), Rafael del Rey, espera una tendencia positiva para 2017; más intensamente en el mercado nacional que en la exportación. En España, hay “buenas expectativas” porque distintas variables que se concitaron en 2016, se mantienen o amplían en 2017.

Es decir, se unen factores como el crecimiento económico y de la restauración; mayor presencia de vinos con DO en el canal de la alimentación; innovación de productos; y positiva evolución de venta directa, on-line y del enoturismo, según ha especificado a Efeagro. Y, tras el récord de 75 millones de turistas del año pasado, los expertos proyectan 84 millones para 2017, añade.

En comercio exterior, la situación de los stocks mundiales “hace pensar que España puede mejorar algo las ventas en volumen”. Aunque “el gran desafío es conseguir mayor valor. Tanto con envasados con DO, como con graneles varietales de alta calidad”.