Agricultura inicia el control de la plaga de la langosta en Murcia

DECCO MIX
Bioibérica CT

El tratamiento se ha adelantado este año más de un mes por culpa de la sequía.

lineaapoyos

LangostaLa consejería de Agricultura, Agua y Medio Ambiente de Murcia va a iniciar esta semana la campaña de control de la plaga de la langosta en una zona delimitada de unas 250 hectáreas, en el paraje del Ardal, en Jumilla. Asimismo realizará prospecciones en otras zonas para valorar la evolución de la plaga, por si fuera preciso realizar aplicaciones fitosanitarias para evitar daños en los cultivos en otras zonas de la Región.

Este insecto suele actuar sobre la vegetación primero, y de ahí pasa a los cultivos que hay por la zona. Suele afectar más a la viña, y en menor medida a almendros y frutales. Esta campaña el tratamiento se ha adelantado más de un mes con respecto a otros años, debido a la escasez de lluvias durante este invierno y lo que va de primavera.

Los técnicos de Agricultura suelen vigilar las zonas que tradicionalmente son más afectadas a pie de campo, por lo que a los primeros brotes suelen dar la alarma para que las autoridades actúen, como ha sido este caso.

La principal especie que actúa en la Región es la langosta mediterránea (Dociostaurus maroccanus), un ortóptero de pequeño tamaño que realiza sus puestas en suelos no cultivados, en zonas de pedrizas y eriales. Cada hembra pone en el interior de los denominados popularmente ‘canutos’ una media de 25 a 30 huevos.

El director general de Industria Agroalimentaria y Capacitación Agraria, Ángel García Lidón, señaló que “esta plaga afecta principalmente a diversas áreas de la comarca del Altiplano, abarcando unas 1.600 hectáreas”. En este sentido apuntó que “los daños inicialmente los producen sobre la vegetación espontánea y, posteriormente pasan a los cultivos colindantes, que pueden llegar a destruir en su totalidad. Los daños afectan sobre todo al cultivo de la viña y, en menor medida a almendros y frutales”.

Tratamiento fitosanitario
Las medidas de control se basan en tratamientos fitosanitarios en los primeros estadios de la plaga, con productos de bajo impacto ambiental que inhiben la formación de la quitina e impiden completar su metamorfosis, por lo que resulta necesario actuar sobre los primeros estados larvarios para obtener una buena eficacia.

Estas aplicaciones se realizaban tradicionalmente mediante tratamientos aéreos, debido a la magnitud alcanzada por esta plaga y a la necesidad de cubrir amplias zonas de terreno, lo cuál dificulta la aplicación por medios terrestres.

Sin embargo, la publicación de la Directiva europea de usos sostenible de los productos fitosanitarios, ha limitado los tratamientos aéreos a las campañas de control oficiales, ya que precisan de una serie de medidas de emergencia, información y control para su ejecución.

El Ministerio de Agricultura, a solicitud de varias comunidades autónomas, ha otorgado recientemente una autorización excepcional para la aplicación aérea de un formulado a base de la sustancia activa diflubenzuron, que se aplica bajo el sistema de ultrabajo volumen, con lo que la cantidad de insecticida utilizado es muy baja.

La Consejería ha realizado las preceptivas gestiones administrativas para realizar el tratamiento aéreo, que requiere, entre otros aspectos, un plan de aplicación con las correspondientes medidas técnicas, de vuelo y de mitigación del riesgo, así como de información a los ciudadanos.

Otros daños
Por otra parte, Ángel García Lidón, acompañado por técnicos de la Oficina Comarcal Agraria de Lorca, ha visitado recientemente las pedanías de Nogalte y Zarzalico, una de las zonas más afectadas por la sequía en la comarca del Alto Guadalentín, situadas al este del término municipal en el límite con la provincia de Almería, para comprobar sobre el terreno los daños en las plantaciones de secano.

Estas pedanías cuentan con 2.100 hectáreas de almendro, cuyo grado de afectación se sitúa por encima del 20%, con árboles deprimidos y que presentan amarillamiento con pérdida de hojas y frutos por la falta de lluvias. En esta zona la cosecha casi se da por perdida.
También se ven afectadas plantaciones jóvenes de olivos situadas en zonas de elevada pendiente, con suelos fuertes y poco profundos, cuyos árboles presentan hojas coriáceas con coloraciones amarillentas.

El director general destacó la intensidad de la sequía en esta zona, señalando que “en los seis primeros meses del año hidrológico, la estación meteorológica situada en la cabecera de la rambla de Nogalte sólo ha recogido 32,5 milímetros de precipitaciones, cuando la media regional del citado periodo en este año hidrológico es de 71,2 milímetros y la media regional en los últimos 10 años es de 202,3”.

El responsable autonómico también visitó la zona de influencia de la Oficina Comarcal Agraria de Fuente Álamo-Mazarrón, donde comprobó los daños producidos en los cultivos de almendro en las pedanías de Las Palas, La Pinilla, Los Cánovas, Los Paganes y Media Legua, situadas en el término municipal de Fuente Álamo, así como en las pedanías de Valladolises, Corvera y La Murta-Carrascoy, en el término municipal de Murcia.