El aguacate vive una fase de expansión en Canarias

Gregal otoño
Hispatec 2021
FA pases y entradas
Bioibérica CT
Fedemco 2021 01

La superficie de cultivo se ha incrementado un 58% en ocho años

aguacate Canarias

La extensión de cultivo de aguacate en 2015 ascendía a 1.287 hectáreas. / Archivo

El aguacate vive tiempos de expansión en Canarias. En 2007 este cultivo ocupaba 815 hectáreas y en 2015 la extensión ascendía a 1.287. Un crecimiento del 58% que muestra el auge experimentado por este subsector en ocho años. Y sus posibilidades de crecimiento, especialmente hacia la comercialización en el mercado exterior.

España es el principal productor de aguacate de Europa. La mayor parte de la producción de las Islas se destinaba hasta ahora al comercio interior. Sin embargo, el incremento de la cosecha permite que la salida al exterior de este producto cobre cada vez más importancia. Especialmente en el mercado peninsular, pero también con destino a Francia y Cabo Verde y otros países africanos.

La Palma y Tenerife son las islas donde este cultivo tiene más protagonismo. Con 595,3 y 473,4 hectáreas respectivamente. Frente a las 181,6 hectáreas de Gran Canaria, 19,6 de La Go­mera, 17 de El Hierro y 0,5 de Lanzarote.

En el Archipiélago existen distintas variedades de aguacate. Las principales son Hass y Fuerte. Aunque hay otras como: Antillano, Reed, Pinkerton, Bacon, Lamb Hass e híbridos de estas. La combinación de distintas variedades hace que a lo largo de casi todo el año se obtenga producción, si bien en verano —principalmente en agosto y septiembre— esta es menor. El objetivo de los agricultores en Canarias es ampliar la época de recolección cultivándolo en diferentes microclimas.

Con estas cifras, el consejero  de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, Narvay Quintero, mantuvo recientemente una reunión con representantes de cabildos de las islas donde el cultivo es significativo, organizaciones agrarias y productores. Durante el encuentro se abordaron también las opciones con que cuentan los agricultores para distinguir y poner en valor las producciones del Archipiélago frente a sus competidores. Como la adopción de sellos de calidad europeos. “Apostar por la calidad es la forma de que el Archipiélago refuerce su posición frente a otras producciones que compiten con las nuestras. Fundamentalmente del sur de la Península, en su camino hacia el mercado europeo”, comentó Narvay Quintero.

La Palma y Tenerife son las islas donde este cultivo tiene más protagonismo

Entre estas fórmulas se encuentran el logo de las Regiones Ultraperiféricas (RUP). Cuyo uso en Canarias debe ser autorizado por el Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria (ICCA). O la solicitud la Identificación Geográfica Protegida (IGP), sello europeo del que ya disfrutan otros productos agrícolas como el Plátano de Canarias.

Este distintivo, cuya tramitación corresponde al ICCA, debe ser solicitado por una organización de productores. Además de fundamentarse en una variedad concreta y unas características específicas de dicho producto. Y, también, detallar el medio geográfico donde se obtiene para que cuente con el visto bueno de la Unión Europea.

En la sesión se acordó la creación de una mesa de trabajo entre las organizaciones de productores que potencie la unión del sector. Con el propósito de fomentar su crecimiento dentro y fuera de las fronteras de Canarias. Así como de la constitución de otra mesa en la que estarán representados la Consejería y los cabildos de las islas productoras para abordar temas que afectan a este subsector.

Durante la reunión, también se trataron otros asuntos de interés para este subsector en expansión. Como las ayudas en el marco del Programa Comunitario de Apoyo a las Producciones Agrarias de Canarias (POSEI). Donde, desde el Gobierno de Canarias, se han propiciado cambios en la línea de comercialización exterior. Estas suponen el cobro de la subvención por parte de los productores en lugar de los distribuidores.

Asimismo se habló del trabajo desarrollado desde la dirección general de Agricultura para la tramitación de un seguro colectivo para este cultivo. Y para la solicitud de una autorización excepcional para un tratamiento fitosanitario dirigido el control de la nipaecoccus nipae. La plaga que afecta al aguacate, válido también para su uso contra la cochinilla del fruto (Fiorina fiorinae). Se informó también de los importes de inversión aprobados en el marco de las últimas convocatorias del Programa de Desarrollo Rural (PDR), de unos 9 millones de euros para el cultivo del aguacate.