Andalucía impulsa la sanidad vegetal a través de las ayudas a los Grupos Operativos de Innovación

HISPATEC 2023
BAYER ESTRATEGIA CÍTRICOS
ETIGRAF WEB
AGROPONIENTE WEB
SORMA FRUIT LOGISTICA
FRUIT LOGISTICA 2023

Arranca el 14º Symposium de Sanidad Vegetal, organizado por el COITAND, que se celebrará en Sevilla hasta el viernes 27.

lineaapoyos

Coitand01La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de Andalucía impulsará la mejora de la sanidad vegetal a través de las ayudas para la creación y funcionamiento de los Grupos Operativos de Innovación, dirigidas a fomentar la colaboración poniendo en contacto a agricultores, ganaderos o industrias que tengan un problema concreto con investigadores y empresas que puedan aportar soluciones.

La consejera Carmen Ortiz inauguró ayer en Sevilla el 14º Symposium de Sanidad Vegetal, organizado por el Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Agrícolas de Andalucía Occidental (COITAND), donde insistió en la necesidad de “seguir investigando, desarrollando nuevas técnicas y, sobre todo, hacer que las soluciones estén disponibles para los agricultores”. En este sentido, recalcó la importancia de que desde el sector se hagan propuestas de proyectos que impulsen la colaboración en esta materia.

La representante del Gobierno andaluz subrayó que la Consejería de Agricultura “tiene el firme objetivo de garantizar la sanidad vegetal de nuestras producciones y la seguridad alimentaria de nuestros productos, así como proteger nuestros mercados, actuando siempre de manera anticipada”. Antes de la aplicación de la Directiva de Uso Sostenible de Fitosanitarios (Real Decreto de 2012), Andalucía ya había recorrido un importante camino en cuanto a la lucha contra plagas y enfermedades de manera sostenible y segura. Como ejemplo, Ortiz recordó que desde hace más de una década es obligatorio contar con un carné de aplicador de fitosanitarios y desde hace casi 20 años “venimos impulsando las producciones sostenibles”. En total, en la comunidad autónoma operan más de 240.000 aplicadores acreditados y casi 5.000 profesionales prestan asesoramiento en esta materia. Asimismo, Carmen Ortiz reconoció el trabajo y esfuerzo del sector por llevar a cabo métodos sostenibles de producción.

La consejera enumeró además otras actuaciones puestas en marcha por la Consejería en el campo de la sanidad vegetal, como los cursos formativos que se han llevado a cabo a través del Ifapa, el apoyo que se ofrece a las Agrupaciones de Productores para la Producción Integrada y el Tratamiento Integrado de Plagas, así como el asesoramiento que presta la Consejería a través de la Red de Alerta e Información Fitosanitaria (RAIF). Por último, Carmen Ortiz resaltó la “necesidad de combatir las plagas entre todos”. Es fundamental, añadió, “que los productores se organicen y se coordinen para poder controlar de forma eficaz enfermedades de los cultivos”. Entre las amenazas de este tipo que más preocupan actualmente ha señaló la Xylella Fastidiosa y la mancha negra de los cítricos. Para prevenir, controlar y erradicar estas enfermedades en Andalucía, la Consejería puso en marcha la Estrategia Andaluza contra la Xylella y el Plan Andaluz de Vigilancia Fitosanitaria de los cítricos, respectivamente.

Valentín Almansa, director general de Sanidad de la Producción Agraria del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama), explicó durante la inauguración que el Symposium de Sanidad Vegetal de Sevilla es un referente a nivel nacional y una cita ineludible para los profesionales de la sanidad vegetal que cuenta con el apoyo del Ministerio.

Coitand02Por su parte Antonio Vergel, presidente del COITAND, organizadores del evento, destacó que “la Sanidad Vegetal es la pieza clave para la producción agrícola pero cada vez se tienen menos herramientas fitosanitarias para controlar las malas hierbas, plagas y enfermedades”. Sin embargo, sin un buen control de estas, las producciones se reducirían más de un 50% y sería imposible asegurar las necesidades alimentarias de las poblaciones actuales y futuras.

Resaltó el lema del 14º Symposium: “Hacia el cambio”, señalando algunos aspectos como el cambio climático, la seguridad alimentaria, la gestión del medio ambiente, los nuevos modelos demandados por el mercado, etc. como aspectos a los que hay que adaptarse para afrontar el futuro con eficacia y eficiencia.

Mari Cruz Ledro, presidenta del Symposium Nacional de Sanidad Vegetal, manifestó que los retos como “la protección de la naturaleza y la salud humana son un desafío al que un mundo globalizado tiene que responder con enfoques y estrategias comunes, inversiones acertadas y metodologías innovadoras”.

Frente a esta responsabilidad común, la formación y experiencia del colectivo de técnicos agrícolas supone un valioso capital para la implementación de soluciones correctoras, transformando las debilidades en fortalezas como garante del mejor equilibrio posible. La protección de la salud humana y del medio ambiente en los tratamientos fitosanitarios, siempre está presente en los verdaderos profesionales. Valoró la figura del técnico agrícola como “imprescindible en un sector que exige una gran preparación y que se rige cada vez más por criterios empresariales de calidad integral. La profesionalidad de la actividad agraria obliga a buscar asesoramiento”.

Carlos León, coordinador del Symposium, puso de manifiesto la labor integradora del Symposium como principal foro a nivel nacional en materia de Sanidad Vegetal.

Ponencias magistrales
Valentín Almansa, director general de Sanidad de la Producción Agraria del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama), explicó en su ponencia “Visión Global del futuro de la Sanidad Vegetal”, que la sanidad vegetal es cosa de todos. “Cuando hablamos de Sanidad, hablamos de rentabilidad y por tanto, de mercado” y destacó el papel de la administración como garante de la seguridad en los cultivos, al mismo tiempo que apeló a la responsabilidad del productor en el control y comunicación de los posibles problemas que pueda haber en los cultivos, siendo el principal actor en el control de las plagas. También habló de los retos y las oportunidades de la globalización, entre ellos y especialmente, el control de las fronteras. Asimismo, desgranó algunas líneas de trabajo prioritarias que pasan por reforzar la vigilancia externa e interna para favorecer la sanidad vegetal; y explicó que el Ministerio ha apostado de manera decidida por desarrollar en España la estrategia de uso sostenible de los productos fitosanitarios tal y como establece la normativa comunitaria.

Coitand03César González de Miguel, asesor de política fitosanitaria del Copa-Cogeca, destacó en la conferencia “Visión de Agricultores Europeos sobre la sanidad vegetal” que el Copa-Cogeca ha acogido de forma favorable el paquete de propuestas legislativas relativas a “una normativa más inteligente para unos alimentos sanos” con el fin de modernizar y simplificar la reglamentación existente. El principal logro que prevé alcanzar es un sistema eficaz y eficiente que permita un mejor control de las importaciones, sin obstaculizar el comercio internacional. Destacó el compromiso de los agricultores y cooperativas agrarias de la Unión Europea en proporcionar a los ciudadanos y a los consumidores unos alimentos sanos y seguros. Pero al mismo tiempo abogan por incrementar la disponibilidad de herramientas para el agricultor a la vista de las limitaciones en cuanto a alternativas viables para el manejo de plagas y enfermedades.

Por otro lado, Carlos Palomar, director general de Aepla, explicó en “Visión a nivel europea de la industria fitosanitaria” que “la industria fitosanitaria, tanto europea como española es un sector comprometido, altamente regulado cuya base es la innovación. Sin innovación es imposible enfrentarse a las plagas, enfermedades y malas hierbas, algo especialmente significativo para la agricultura española, líder en exportación de frutas y hortalizas”.

Para ello, a su juicio, se precisa un sistema regulatorio que fomente la innovación y no se base, exclusivamente, en el principio de precaución. También que dote de recursos a los encargados de autorizar productos porque el sistema actual, el Reglamento 1107 va camino del colapso. Crear un agencia autónoma para el registro es fundamental para afrontar el futuro.
En la jornada de la tarde, Bibiana Rodríguez, subdirectora general adjunta del Mapama, aseguró la situación normativa nacional y comunitaria de los bioestimulantes.

Emilio Rodríguez, jefe adjunto de la Unidad de Economía Agraria de la Comisión Europea, explicó “el análisis de impacto económico de las políticas comunitarias de cambio climático y sanidad vegetal”. Presentado las herramientas y aplicaciones usados en la unidad “Economía y Agricultura del JRC (JointResearch Centre), situada en Sevilla. Se ha discutido el posible papel de los modelos económicos en la elaboración de listas prioritarias de plagas para la UE basadas en su impacto socio-económico.

Judit Anda, consejera técnica de Viceconsejería de Agricultura, disertó sobre la bioeconomía y sanidad vegetal. Los sistemas productivos ligados a la bioeconomía están siendo impulsados por la Comisión Europea como un nuevo modelo de negocio que permite dar respuesta a los retos sociales y económicos de la sociedad actual. Estados como España han desarrollado Estrategias Nacionales de Bioeconomía. Andalucía ha decidido desarrollar una Estrategia Andaluza de Bioeconomía teniendo en cuenta las oportunidades de la región sobre todo por su potencial en biomasa. La nueva programación de los fondos europeos en Andalucía tiene en cuenta la bioeconomía en el desarrollo de las políticas de desarrollo rural.

Pero, ¿qué hay detrás del término “bioeconomía”? Para la UE significa una economía que utiliza los recursos biológicos de la tierra, el mar, los residuos, como insumos para la producción de alimentos, piensos, para la producción industrial y energética. En la UE la bioeconomía ya tiene un volumen de negocios de cerca de 2 billones de euros y da empleo a más de 22 millones de personas, el 9% del empleo total de la Unión Europea.