Castilla-La Mancha inicia la campaña de melón y sandía con bajos precios

BAYER ESTRATEGIA CÍTRICOS
ETIGRAF WEB
AGROPONIENTE WEB
HISPATEC 2023
SORMA FRUIT LOGISTICA
FRUIT LOGISTICA 2023

La superficie cultivada de melón en Castilla-La Mancha pierde terrero frente a la sandía ante la falta de rentabilidad

melón sandía

La cosecha de 2017 está registrando un adelanto de fechas debido a las sucesivas semanas de intenso calor. / CACLM

La temporada castellano-manchega de melón y sandía no ha tenido un buen comienzo. Y en este contexto, la sectorial de Melón y Sandía de Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha se reunió la semana pasada en la localidad de Tomelloso (Ciudad Real) para analizar la situación actual del sector y los datos e incidencias más importantes de la recién estrenada campaña.

El portavoz de melón y sandía de las cooperativas de la comunidad, José Ángel Serrano, ha indicado que “lo más significativo de este arranque de temporada, lamentablemente, son los precios, que a día de hoy son muy bajos, por debajo de los costes de producción, sobre todo en un producto como el melón”.

Así lo atestigua la primera sesión de la Lonja Hortofrutícola del Melón y la Sandía celebrada en Manzanares (Ciudad Real). La temporada hortofrutícola en la región de Castilla-La Mancha se ha iniciado con unos precios para la sandía que oscilan entre los 10 y los 12 céntimos de euro por kilo y en torno a los 12 o 14 céntimos para el melón, unas cotizaciones en origen muy inferiores respecto a las obtenidas en el inicio de la pasada campaña. El anterior ejercicio arrancó con unos precios para la sandía que oscilaban entre los 20 y 35 céntimos por kilo y en torno a torno a 40 céntimos por kilo para el melón.

La cosecha de este año está registrando un cierto adelanto de fechas debido a las sucesivas semanas de intenso calor registrado y, también, a que en regiones como Murcia siguen sacando producto, con lo que la campaña castellano-manchega se ha solapado con la de esta comunidad autónoma.

Respecto a las previsiones productivas, y dependiendo de la utilización de cada una de las dos fuentes de datos oficiales —Ministerio de Agricultura y Junta de Castilla-La Mancha—, en la región se habrían sembrado en el ejercicio 2017 entre 7.500 y 8.800 hectáreas de melón, y entre 3.300 y 2.700 hectáreas de sandía. Estos datos arrojarían una cosecha aproximada en melón de 270.000 toneladas, cifra por debajo de la media del último quinquenio; y en sandía de 135.000 toneladas, cantidad superior a la registrada en 2016. Estas previsiones —muy provisionales todavía—, reflejan que el melón pierde terreno con respecto a la sandía, fenómeno que viene observándose desde hace unos años en la zona de Castilla-La Mancha.

José Ángel Serrano califica como preocupante este retroceso, debido a que el melón es una alternativa de cultivo “que actualmente no está siendo rentable y muchos agricultores se retiran de él”. En relación a la bajas cotizaciones el portavoz de las cooperativas espera que con el paso de las semanas y ya metidos en pleno mes de agosto, “los precios se recuperen y alcancen niveles sostenibles”.