La climatología lastró la primera parte de la temporada citrícola

GIRÓ DOING FOR BETTER
FAME INNOWA 2023
Bayer maestros cítricos
DAYMSA

Unas 600.000 toneladas se quedaron sin vender en la Comunitat Valenciana por la sequía y los temporales

cítricos

Reunión de la Mesa de la Cadena Agroalimentaria en la Comunitat Valenciana. / GVA

Las previsiones iniciales del aforo citrícola de la Comunitat Valenciana preveían un incremento de la producción de más del 20% respecto a la campaña anterior, y situaban la cosecha en 3.900.000 toneladas. Sin embargo, los episodios de sequía y los fenómenos meteorológicos de finales de 2016 y comienzos de 2017 se tradujeron en un volumen importante de producción que no se pudo comercializar. Desde la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural estiman que esta cantidad puede llegar a las 600.000 toneladas.

La Mesa de la Cadena Agroalimentaria analizó la semana pasada el desarrollo de la campaña citrícola, el inicio de la temporada de fruta de verano y  la corrección de la orden de módulos del IRPF publicada por el Ministerio de Agricultura. A la sesión asistieron los máximos responsables de AVA-Asaja, la Unió de Llauradors i Ramaders, la Federació de Cooperatives Agro-alimentàries, el Comité de Gestió de Cítrics, UPA, Asaja Alicante y FEPAC-Asaja Castellón.

La consellera de Agricultura, Elena Cebrián, que estuvo acompañada por el secretario autonómico de Agricultura, Francisco Rodríguez Mulero, y el director general de Agricultura, Roger Llanes, explicó que la temporada citrícola se ha desarrollado en dos partes. Una primera “anómala y negativa”, proveniente de una situación de sequía causante de falta de calibre y de calidad en la fruta, y afectada a su vez por los temporales de noviembre y diciembre. Y una segunda parte que la titular de Agricultura calificó de “relativamente normal e incluso positiva en determinadas zonas y variedades, pero que no significa que resulte compensatoria por los perjuicios de la primera parte, porque se trata de otras variedades, otros productores y otras zonas”. Asimismo, la consellera añadió que los precios de comercialización no han resultado suficientes y satisfactorios para el productor.

Fruta de verano

En el transcurso de la reunión también se reflexionó sobre el inicio de la campaña de la fruta de verano. Las previsiones de cosecha de fruta de hueso en 2017 para la Comunitat Valenciana son optimistas en cuanto a producción, con volúmenes superiores a los de los últimos años, hasta un 50% por encima de la media del último quinquenio. La temporada se inició con cotizaciones similares o superiores a las de otras campañas, pero han ido descendido a partir de la segunda quincena de mayo, con la entrada en producción de otras zonas productoras que han saturado los mercados. No obstante, Elena Cebrián ha señalado que la situación tiende a normalizarse con la activación de la demanda en los países consumidores.

Reducción del IRPF

Por otra parte, los agricultores de la Comunitat Valenciana se beneficiarán de la reducción del IRPF por inclemencias climatológicas. El Ministerio de Agricultura y Pesca, Medio Ambiente y Alimentación ha revisado la Orden HFP/377/2017, de 28 de abril, por la que se reducen los índices de rendimiento neto aplicables en el método de estimación objetiva del IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) para las actividades agropecuarias afectadas por circunstancias excepcionales, en este caso de carácter climatológico.

Según se publica en el Boletín Oficial del Estado se ha ampliado el número de municipios y producciones que serán objeto de una reducción para 2016 de los indices de rendimiento neto, lo que significa que miles de agricultores más podrán aplicarlos en el momento de presentar su declaración de IRPF. En concreto, se incluyen cultivos de cítricos, caqui y uva en la provincia de Valencia, de almendro y productos hortícolas en la provincia de Castellón y de uva en la provincia de Alicante.

Cebrián dio la bienvenida a la corrección publicada y destacó la importancia que tiene para el sector agroalimentario valenciano que se recogieran las incidencias comunicadas por la Conselleria que han tenido lugar en la campaña, complicada por la sequía y sobre todo a raíz de las fuertes lluvias de noviembre y diciembre.

Por último, en la reunión, se analizaron las opciones que tienen las organizaciones de productores para actuar ante situaciones de crisis de mercado y la necesidad de que la normativa europea  proporciones mecanismos más eficaces y ágiles ante situaciones de mercado difíciles como las que está viviendo el sector agrario valenciano.