COAG impulsa una campaña europea de promoción de legumbres de calidad diferenciada en España, Francia y Portugal

Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

El consumo en España ha bajado un 50% en España en los últimos 20 años.

lineaapoyos

LegumbresLa organización agraria COAG impulsará este año y en 2015 una campaña de promoción de legumbres de calidad diferenciada que se desarrollará en España, Francia y Portugal y que tiene por objetivo aumentar el consumo de estos productos y su producción.

COAG ha presentado en Valladolid esta campaña, a la que se destinarán 600.000 euros financiados por la Unión Europea en un 50 por ciento, Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) en un 25 por ciento y por la organización, con los apoyos que recabe, en otro tanto.

El secretario general de COAG, Miguel Blanco, ha estado acompañado en el acto de presentación por el coordinador general de la organización en Castilla y León, Aurelio Pérez; el gerente de los consejos reguladores de las IGP Lenteja de la Armuña, Judía del Barco de Ávila y Garbanzo de Fuentesaúco, Nicolás Armentero; y el director técnico de la IGP Lenteja de Tierra de Campos, Javier Alonso.

La campaña, bajo el lema ‘Pon legumbres de calidad diferenciada’, es la primera de la Unión Europea referida a indicaciones geográficas protegidas o denominaciones de origen de legumbres y trata de que se consuman estas leguminosas “de calidad contrastada” y el consumidor “sepa lo que come”.

Blanco ha justificado la presentación de la campaña en Valladolid en el hecho de que Castilla y León cuente con cinco de las ocho indicaciones o denominaciones de legumbres, es decir, con el 98 por ciento de las hectáreas en indicaciones protegidas que cobran ayudas acopladas europeas (4.700 de las 4.800 hectáreas que hay).

La campaña promocionará las legumbres acogidas bajo la protección de indicación o denominación protegida de Faba Asturiana, la Mongeta del Ganxet Vallés-Maresme, la Judía de El Barco de Ávila, la Alubia de La Bañeza Pinta y Blanca, la Faba de Lourenzá, la Lenteja de La Armuña, la Lenteja Pardina de Tierra de Campos y el Garbanzo de Fuentesaúco.

Menos consumo y producción
El secretario general de COAG ha explicado que uno de los motivos por los que se lleva a cabo esta campaña es la reducción “drástica” y “muy preocupante” del consumo de legumbres por persona y año, que en 60 años ha pasado de 13 a 3,2 kilos, un 76 por ciento menos, sólo un 50 por ciento menos en los últimos 20 años. Así, el consumo mundial se sitúa en torno a los 6 kilos, en la UE en 2,8 y en España en 3,2.

Blanco ha señalado que hay que intentar “revertir” esta situación, ya que también ha implicado una bajada “drástica” de la producción de legumbre en general, que ha disminuido un 40 por ciento, de las 92.000 toneladas en 2000 a las 56.000 en 2012. Algunas indicaciones protegidas han recuperado la producción, pero sólo 4.000 toneladas están amparadas por sellos de calidad, lo que supone el 7 por ciento del total de producción.

Otra de las preocupaciones frente a las cuales se pretende trabajar con esta campaña es la dependencia del exterior, ya que actualmente en España la producción sirve para abastecer el 29 por ciento del consumo interno, mientras que el 71 por ciento llega de fuera (146.000 toneladas), fundamentalmente de México, Argentina, Canadá y Estados Unidos, algo que además se podría potenciar con los acuerdos trasatlánticos.

Entre las causas que han llevado a esta situación, además de la reducción del consumo, están el desacoplamiento de las ayudas en la reforma intermedia de la PAC en 2003, así como un cambio de estilo y el desconocimiento de los beneficios que tienen para alimentación las legumbres.

Miguel Blanco, además de campañas como esta, considera convenientes políticas de ayudas, ya que considera “insuficientes” las ayudas acopladas del primer pilar, que suponen un millón de euros al año frente a los 585 millones hasta 2020 de pagos acoplados.

Además, ha reclamado un control importante y la preferencia comunitaria a las indicaciones geográficas protegidas, así como a los etiquetados, que se conozca el origen y se informe al consumidor.

Informar y potenciar el consumo
Por ello, los objetivos que se persiguen con la campaña pasan por fomentar el consumo de las legumbres, incluidas en una dieta mediterránea saludable y para ello informar y educar al consumidor, sobre todo al joven, que se ha apartado del consumo de estos alimentos y “debe conocer sus beneficios”.

Además, se persigue implicar al sector de la restauración para que se utilicen las legumbres de indicaciones protegidas, difundir su existencia, ya que sólo el 14 por ciento de la población las conoce, y motivar a los cultivadores para su producción. A este respecto, Miguel Blanco ha reconocido que depende de los mercados y los precios, pero ha incidido en que su cultivo tiene ventajas para la fijación del nitrógeno, para el ‘greening’ —medidas ambientales suplementarias—, la rotación y también supone una reducción de costes.

Entre los mensajes que se lanzarán están la forma económica de consumir proteínas saludables que suponen las legumbres, que es un alimento saludable enmarcado en la dieta mediterránea, que es un alimento tan bueno en cuchara como ensalada, que por su facilidad y comodidad de manipulación se adaptan a los ritmos de vida actuales por la facilidad para su conservación y recalentamiento y que su cultivo está vinculado a la tierra y se produce de forma sostenible con el medio ambiente.

Estos argumentos se dirigirán al mercado nacional pero también al europeo y de forma más concreta a Portugal y Francia; consumidores; chefs y referentes de la gastronomía española; medios de comunicación generalistas y especializados; webs y blogueros de referencia; alta restauración, como prescriptora y generadora de tendencias; restauración media para el conocimiento de recetas fáciles y económicas en base a legumbres con indicación geográfica; y escuelas de hostelería, para la formación de los futuros profesionales de la restauración.

Para ello, se llevarán a cabo 25 ‘master class’ en escuelas; se llegará con información a 2.000 restaurantes de toda España y en 160 de ellos se realizarán jornadas en dos quincenas diferentes (en verano e invierno); un mailing a 3.000 restaurantes franceses y 1.000 de Portugal; se organizarán ocho reuniones informativas con miles de agricultores con folletos e información sobre ventajas del cultivo y gestión de indicaciones; y se potenciará la información en las redes sociales, fundamentalmente Twitter y Facebook, así como en la web específica www.ponlegumbres.eu.

Durante la presentación, además de agradecer la campaña, los responsables de las indicaciones geográficas han advertido de que una “gran lucha” que llevan a cabo es contra la venta “a granel”, ya que se ofrecen legumbres que supuestamente proceden de una zona determinada cuando no lo son, e incluso llegan de fuera, cuando en España está reconocida la calidad de la producción. También en ocasiones se juega con los términos como la lenteja “terracampina” cuando la indicación es ‘Tierra de Campos’, por ejemplo.