¿Cómo están nuestros competidores?

Patatas Meléndez energía
Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

El sector citrícola español afronta la campaña con una cosecha corta y pendiente del comportamiento en el mercado de países como Sudáfrica, Egipto, Turquía, Marruecos o Italia

Casi la mitad de la cosecha turca se ha visto afectada por los cambios climáticos repentinos durante la floración. / MM

Nerea Rodríguez. Redacción. 

A partir de noviembre es cuando España tiene que poner toda la carne en el asador y gestionar sus exportaciones citrícolas con más atención que nunca. El escenario en las zonas citrícolas nacionales viene marcado por una cosecha corta, problemas de calibres, mayor incidencia de ciertas plagas como la Ceratitis capitata, unos costes de producción disparados y una meteorología que no anima mucho el consumo. A pesar de ello, con una oferta menor, las perspectivas de precios son mejores en comparación con el año pasado, aunque habrá que comprobar al final de la temporada si las cotizaciones medias, previsiblemente más altas, logran cubrir los elevados gastos de producción y comercialización.

Con este objetivo como ‘hoja de ruta’, el sector citrícola nacional está muy pendiente del comportamiento de Sudáfrica, Egipto, Turquía, Marruecos o Italia, entre otros. Países también productores citrícolas que tienen a Europa como uno de sus mercados de referencia.

Es por eso que, Cirilo Arnandis, presidente del Grupo de Trabajo de Cítricos de Cooperativas Agro-alimentarias de España recuerda al sector que “hemos de hacer valer ante nuestros potenciales clientes y ante los consumidores nuestra privilegiada renta de situación, nuestra gama, calidad y servicio y el know how acumulado durante muchos años”.

Los problemas meteorológicos, el aumento de los costes logísticos y la imposición del tratamiento en frío a las naranjas de Sudáfrica ha provocado un descenso en las importaciones de este país

Sudáfrica

Al inicio de la campaña nacional, en el mes de septiembre, que marca además el inicio de la transición entre los hemisferios sur/norte, Sudáfrica se ha convertido en un ‘quebradero de cabeza’ para España, máxime cuando sus volúmenes de exportación a la UE no dejan de aumentar. Sin embargo, en la presente campaña también han tenido que lidiar con una meteorología atípica, problemas logísticos y la imposición por parte de Europa del tratamiento de frío para sus naranjas. Todo ello ha dado como resultado unos volúmenes de exportación inferiores. De hecho, desde Anecoop, Nacho Juárez señala que este año, las exportaciones sudafricanas están más reguladas a raíz de la aprobación del cold treatment en naranjas, y “su acumulado está siendo más reducido en comparación a otros años”. También destaca que la naranja de Sudáfrica ha terminado su temporada de exportación en Europa con precios más altos que los últimos años y con menos peso de oferta, y esto “ha ayudado a que nuestra temporada comercial haya empezado con un poco más de orden”.

Egipto

En cuanto a los países terceros que compiten con España en fechas clave de ventas, ahora mismo la mayor preocupación es Egipto, que ya ha superado a nuestro país en volumen de exportación en naranjas. El país norafricano continúa con su expansión productiva y exportadora, y sigue penetrando en todos sus mercados principales y también en los secundarios, entre los que se encuentra Europa.

A la espera de saber algo más de sus previsiones comerciales, que previsiblemente serán altas, según un informe publicado por el Dr. Ahmed Al-Attar, jefe de la Administración Central de Cuarentena Agrícola de Egipto, en el periodo comprendido entre el 1 de enero y el 26 de octubre de 2022, las exportaciones citrícolas alcanzaron un volumen de 1.637 millones de toneladas

Turquía

Las noticias que llegan desde el sector turco es que el rendimiento de sus cítricos será bajo. Esta disminución se debe a los cambios climáticos repentinos que se han producido durante el periodo de floración y que han condicionado el 40% de la cosecha turca. 

Esta crisis climática sigue afectando negativamente a Turquía. Ya la temporada pasada, su producción de cítricos sufrió una pérdida de rendimiento superior al 10%. Y para esta temporada se estima que la pérdida de rendimiento alcanzará el 40%. En abril y mayo, que coincide con el periodo de floración de los cítricos, las temperaturas nocturnas especialmente bajas y las subidas repentinas durante el día hicieron que los cítricos perdieran las flores.

Los citricultores turcos ya han informado de que la pérdida de esta temporada será considerablemente mayor en comparación con la temporada pasada. Al igual que en las regiones mediterráneas y del Egeo de Turquía, la producción de cítricos disminuirá también en Aydın. El bajo rendimiento también afectará directamente a los precios de los cítricos. 

En cuanto a las cotizaciones, el año pasado, en los periodos en que el producto era abundante, los cítricos comprados al productor a bajo precio llegaban a los mercados a valores elevados. De cara a la presente campaña, en la que el rendimiento es menor, se prevé que la diferencia de precios entre el productor y el consumidor aumente aún más.

A nivel de ventas, algunos operadores españoles, al preguntarles la presión que Turquía podría ejercer, revelan que “no se sabe muy bien cómo se moverá comercialmente y cómo le responderá el mercado ruso, que es uno de sus destinos de exportación tradicional”. Otras voces en cambio advierten de que el conflicto bélico “desestabiliza el orden normal de la exportación” y países terceros como “Egipto, Turquía y Marruecos pueden llenar de cítricos los mercados de la UE al tener que desviar la mercancía que hasta ahora mandaban a Rusia y a Ucrania”.

Marruecos

Y entre los principales países terceros competidores de España no podemos olvidar Marruecos. Por las informaciones que manejan los profesionales nacionales, “hay un descenso significativo de las producciones tanto de mandarinas como de naranjas en todas las zonas”.

A la espera de que se confirme este descenso, lo cierto es que Marruecos sigue ganando cuota de mercado. De hecho, los cítricos marcaron un nuevo récord de exportación durante la pasada campaña con un 40% más de volumen en comparación a la campaña anterior. 

Así las cosas, a pesar del difícil contexto internacional, de acuerdo a las cifras del ministerio de Agricultura marroquí, en la campaña 2021/22, Marruecos exportó 766.500 toneladas de cítricos. Todos los grupos tuvieron un buen comportamiento en la última campaña (del 1 de septiembre de 2021 al 31 de agosto de 2022). A la cabeza de las exportaciones estuvieron las clementinas y las mandarinas, con un volumen total de 629.300 toneladas, lo que corresponde a un aumento del 40% con respecto a la temporada anterior.

En el caso de las naranjas, el volumen de exportación aumentó un 42% con respecto al año anterior. Todos los destinos registraron tasas de crecimiento muy satisfactorias, en particular el mercado americano (que se triplicó) y el africano.

El ministerio de Agricultura señala que la producción total de cítricos en Marruecos en la campaña 2021/22 se situó en 2,67 millones de toneladas, lo que supone un aumento del 14% respecto a la campaña 2020/21. La mayor parte (85%) de la producción de cítricos procede de cuatro regiones del país: Rabat-Salé-Kénitra (700.000 toneladas), Souss-Massa (672.000), Oriental (460.000) y Béni Mellal-Khénifra (436.000).

Voces del sector advierten de que el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania puede repercutir en un exceso de importaciones y oferta de cítricos de terceros países en los mercados de la Unión Europea

Italia

En el bloque de países europeos productores de cítricos figura Italia, que llega con más producción que el año pasado. Esta previsión preocupa a los exportadores españoles ya que el ‘Bel Paese’ es un cliente directo importante para los cítricos españoles. 

Mientras a nuestro sector le preocupa cómo reaccionará el mercado italiano, sus propios citricultores han levantado la voz de alarma advirtiendo de que su campaña está en riesgo por los costes y la escasez de mano de obra. Placido Manganaro, presidente de Fruitimprese Sicilia, confirmaba que “la campaña 2022-2023 en Sicilia está en riesgo, atrapada en una tormenta perfecta de aumentos de dos dígitos en la logística, la energía, el embalaje y las materias primas”.  

El territorio siciliano concentra el 57% de la producción italiana de cítricos, unas 70.000 hectáreas solo en la Sicilia oriental. El sector emplea a unos 18.000 trabajadores fijos y estacionales, con un volumen de negocio de unos 1.000 millones de euros al año. En 2021, las exportaciones nacionales de cítricos superaron los 234 millones de euros. El valor de las exportaciones sicilianas supera los 68 millones de euros en el caso de las naranjas, 2,5 millones en el de las mandarinas y 2,6 millones en el de las clementinas, y casi 59 millones en el de los limones.

Acceso a la noticia aquí. 

Acceso al suplemento de cítricos de Valencia Fruits aquí. 

Acceso al último ejemplar de Valencia Fruits aquí.