El consumo ecológico sigue por la senda del crecimiento

SORMA FRUIT LOGISTICA
FRUIT LOGISTICA 2023

Las compras de productos bio crecieron en España un 12,5% durante el año 2016

consumo ecológico

El sector ha generado un valor de 1.685,5 millones de euros en 2016. / Archivo

El sector ecológico vuelve a arrojar datos positivos. El consumo de alimentos ecológicos —con un valor de 1.685,5 millones de euros en 2016, el 12,5% más frente al año anterior— continúa con la tendencia positiva de los últimos años y encadena su tercer ejercicio consecutivo con incrementos de dos dígitos, según los últimos datos oficiales, publicados la semana pasada.

El informe del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente sobre definición y vertebración de la producción ecológica en España apunta que se trata de “un crecimiento realmente importante”, en la línea con lo observado en los principales mercados mundiales de productos eco, como Estados Unidos, Francia o Alemania.

Por otro lado, el Mapama resalta que este aumento bio “ha sido muy superior al crecimiento del consumo global y general de alimentos y bebidas en España” durante el año 2016, respecto a 2015, ya que mientras que el consumo eco crecía el 12,5% en ese periodo, el de la alimentación convencional lo hacía en un 0,7%.

Los productos ecológicos ya representan el 1,69% de la totalidad de la cesta de la compra, con lo que el gasto per cápita en este tipo de alimentos se situó en 36,33 euros al año, un 68,9% más del registrado en 2012.

La consultora Prodescon, autora del estudio, remarca que, de proseguir este proceso de incrementos anuales del consumo eco, antes de 2020 el mercado interior podría superar el 2% del consumo total, lo que a su juicio “tendrá impactos decisivos en el futuro desarrollo del sector” eco.

Productos más demandados

Respecto a los artículos incluidos en la cesta de la compra bio, más del 64% está constituida, en valor, por seis líneas de productos: hortalizas, patatas y derivados (18,5%); carnes y derivados (15,0%); cereales, arroz y derivados (11,5%); frutas y sus conservas (11,0%); aceite de oliva (8%); y leche y derivados (6,5%).

Esta cesta difiere de la de productos convencionales, en la que figuran carnes y derivados (21%), pesca y acuicultura, y derivados (13,5%), cereales y derivados (12,3%), hortalizas y derivados (12,1%), leche y productos lácteos (12%) y frutas y derivados (10%).

Por otra parte, tan solo determinados alimentos eco han conseguido cuotas de consumo significativas en sus respectivos sectores o subsectores, como el aceite de oliva (6,34%), el vino (5,05%), las hortalizas (3,26%), las legumbres (3,30%), la miel (3,10%) y los huevos (2,90%), principalmente.

Del estudio se desprende, sin embargo, que el crecimiento del consumo de alimentos bio en España en 2016 no fue tan elevado como el que se produjo en 2015, cuando registró un aumento del 24,5%.

Los autores del informe plantean que esta menor subida es “coherente” si se tiene en cuenta que aunque la superficie ecológica en España fue en 2016 de 2.018.802 hectáreas (+2,55%), la superficie ecológica calificada (la realmente utilizable para la producción eco) experimentó un ligero descenso del 0,76%, hasta 1,4 millones de hectáreas. Este dato no ha supuesto una reducción del valor de la producción final ecológica, que alcanzó los 1.707,7 millones de euros (+5,5% respecto a 2015), pero en volumen sí retrocedió de manera significativa, un –15,57% hasta 1.490 millones de toneladas.

Este comportamiento (crecimiento del valor de la producción en origen a pesar del retroceso del volumen) se explica de acuerdo al estudio por una cierta mejora del mix global de la estructura de productos ofertados en origen y un “significativo aumento de algunos precios pagados en el campo”.