Cooperatives Agro-alimentàries se solidariza con el pueblo ucraniano

AgroFresh FRESCOS

La Federació apoya plenamente las medidas adoptadas por la UE y las sanciones impuestas a Rusia

Para Cooperativas Agro-alimentarias de España es prioritario tomar las medidas adecuadas para garantizar el suministro de alimentos. / CACV

Valencia Fruits. Redacción.

Cooperatives Agro-alimentàries de la Comunitat Valenciana ha mostrado su profunda preocupación por el estallido de la guerra en Ucrania tras la injustificada invasión por parte de Rusia, su solidaridad con todas aquellas personas que se han visto obligadas a abandonar sus hogares y su tristeza por la pérdida de vidas humanas en el transcurso de la ofensiva militar ordenada por Vladimir Putin. De igual forma, han expresado su total apoyo a las medidas adoptadas durante la última semana por la Unión Europea para tratar de poner fin al conflicto, en sintonía con los recientes posicionamientos al respecto del COPA-COGECA y de Cooperativas Agro-alimentarias de España.

Más allá de la irreparable pérdida de vidas humanas, también han querido mostrar nsu inquietud ante el impacto que la guerra está teniendo y puede tener en las próximas semanas en los mercados y en el suministro de alimentos básicos para la población. Cabe recordar que Ucrania es uno de los principales proveedores alimentarios de Europa, el cuarto entre aquellos que no pertenecen a la UE, y que Rusia es también un exportador fundamental en el plano global. El comercio de maíz, de cereales o de aceites vegetales se ve claramente condicionado por el desarrollo del conflicto, por ejemplo. Las exportaciones de vinos, aceites o aceituna de mesa desde la UE hacia estos países -especialmente hacia Rusia-, también. La desestabilización en los mercados que ha producido la guerra afecta al conjunto de producciones agrarias y ganaderas, y se traducirá en un incremento del coste de la energía y de los insumos, especialmente de los fertilizantes, en un escenario que ya era especialmente complejo por si mismo en estos momentos.

La Federació apoya plenamente las medidas adoptadas por la UE y las sanciones impuestas a Rusia, recordando la necesidad de que vayan acompañadas de otras decisiones que ayuden a mitigar los efectos del conflicto en los mercados agrarios y en los costes de producción de agricultores y cooperativas.

Consecuencias en los mercados agrarios

Ante la posibilidad de que el conflicto se prolongue en el tiempo, nos sumamos a la petición de Cooperativas Agro-alimentarias de España sobre la adopción de las medidas adecuadas para garantizar el suministro de alimentos y sobre la preparación de un plan de contingencia que asegure la producción agraria y la viabilidad económica de los agricultores y sus cooperativas europeas, frente a las consecuencias directas e indirectas de la guerra.

Cirilo Arnandis, presidente de Cooperatives Agro-alimentàries de la Comunitat Valenciana, destaca que “nuestra solidaridad está con el pueblo ucraniano. En los últimos días, hemos visto como muchas cooperativas han impulsado o han colaborado en la ejecución de campañas de recogida de materiales y alimentos no perecederos, para hacerlos llegar a la gente más necesitada: los residentes en Ucrania y las personas desplazadas por la guerra. A todas estas cooperativas, quiero trasladarles mi agradecimiento más sincero”.

En lo referente al impacto de la guerra en la actividad que desarrollan las cooperativas agroalimentarias valencianas, Arnandis recuerda que “el veto que sufrimos desde 2014 es precisamente una respuesta del presidente Putin a la imposición de sanciones desde Europa por la ocupación de la península de Crimea, una de las cuestiones que está en el fondo del conflicto que hoy estamos viviendo. Ocho años después, no solo ha sido imposible recuperar el acceso al mercado ruso, si no que además se cierra de facto a los pocos productos que todavía podían acceder. Esto generará disrupciones en el conjunto de los mercados, que se sumarán a los incrementos de costes de producción motivados por el encarecimiento del gas, de la energía y de los insumos”.

Ante este escenario, Arnandis insta a las autoridades comunitarias a que “equilibren la imposición de las necesarias sanciones a Rusia por su injustificable invasión de Ucrania con la adopción de medidas que garanticen la viabilidad de las explotaciones agrícolas y ganaderas comunitarias, tales como la eliminación temporal de las medidas antidumping existentes para la importación de determinados fertilizantes o el replanteamiento de la aplicación de la Estrategia De la Granja a la Mesa, habida cuenta del impacto directo que puede tener sobre nuestra productividad en un momento clave como este”.