Crecen los robos de aceituna en Jaén

Patatas Meléndez energía
Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

La cantidad de aceituna sustraída en la provincia andaluza ha crecido esta campaña un 40% respecto a la anterior

Agentes de la Guardia Civil han logrado recuperar casi un 23% de la cantidad total sustraída. / ARCHIVO

Efeagro.

El robo de parte de las cosechas es un problema cada vez más extendido en el campo español. En el caso de la provincia de Jaén y la aceituna, esta última campaña se ha registrado un aumento del 40%, hasta sumar 203.961 kilos, si bien los agentes de la Guardia Civil han conseguido recuperar 46.730 kg, lo que representa casi el 23% del total.

De estos datos ha informado la subdelegada del Gobierno de España en Jaén, Catalina Madueño, quien ha vinculado los robos en esta última campaña de recolección de la aceituna a la mejora de la cotización del aceite de oliva en los últimos meses.

“El precio del aceite de oliva ha superado ampliamente en esta campaña los tres euros y medio por kilo, por lo que la aceituna se ha convertido en un producto muy codiciado por los ladrones”, según Madueño, quien ha señalado que, incluso, este año se ha detectado una mayor actividad de bandas organizadas especializadas en los robos en el campo.

Dispositivo coordinado

Ha destacado el alto grado de esclarecimiento conseguido por los agentes, ya que 49 personas (7 detenidas y 41 investigadas) han sido puestas a disposición de la Justicia por estos hechos y se han llevado a cabo dos grandes operaciones que permitieron desarticular sendos grupos organizados que, presuntamente, han desarrollado una importante actividad delictiva en los últimos meses.

El dispositivo de seguridad diseñado por la Comandancia de Jaén comenzó en el mes de noviembre de 2021 y estuvo compuesto por unos 1.050 agentes de la Guardia Civil, “que han trabajado hasta finales del mes de marzo en este despliegue específico”.

Los agentes controlaron las fábricas y los puestos móviles de compra, los tajos, las vías de comunicación, así como los cortijos y los lugares donde se establecen los jornaleros mediante la verificación de personas, vehículos y documentación.

También ha sido relevante la coordinación y el intercambio de información con los puestos y unidades de las provincias limítrofes de Granada, Córdoba y Ciudad Real.