La crisis de la naranja

Daymsa mayo Kelpack
Ecologízame CAECV
Bioibérica CT

El aumento de las exportaciones al mercado europeo de países terceros hunde la campaña de naranja española

Los precios de la Navelina se han desplomado hasta los 0,09 euros por kilo y no cubren los costes del citricultor. / ARCHIVO

Óscar Orzanco. Redacción.

El sector citrícola español atraviesa una situación delicada debido a los bajos precios a los que se está pagando la fruta. Una crisis que se manifiesta con su máxima crudeza en la campaña naranjera de Navelina. En el campo, las cotizaciones en origen se han desplomado hasta los 0,09 euros/kg y no cubren, ni de lejos, los gastos del citricultor. Y a esta situación hay que sumarle la importante escalada de costes de producción. Esto se está traduciendo en que actualmente mucha naranja se está quedando en los árboles o en el suelo sin recolectar ante la falta de rentabilidad.

En el origen de este descalabro se encuentra la entrada masiva de cítricos de países terceros, sobre todo naranjas, hasta casi el mes de diciembre. Se ha producido un desplazamiento e, incluso, la sustitución en los mercados de la producción citrícola comunitaria por las importaciones procedentes principalmente Sudáfrica en la primera mitad de la campaña. Y en enero la competencia de Egipto jugará un papel muy importante en el desarrollo de la segunda parte del ejercicio.

Esta campaña, además, ha tenido sus particularidades. En julio de 2021 Sudáfrica vivió una oleada de saqueos y graves disturbios y, además, Transnet Port Terminals (TPT), empresa estatal sudafricana de ferrocarriles, puertos y oleoductos, confirmó un ciberataque que afectó a toda su infraestructura informática. La empresa de logística se vio obligada a detener las operaciones en las terminales de contenedores en Durban, Ngqura, Port Elizabeth y Ciudad del Cabo. Estos dos factores frenaron la llegada de cítricos sudafricanos al mercado europeo.

Sin embargo, según constatan fuentes del sector consultadas por Valencia Fruits, superados los problemas, Sudáfrica recobró su dinámica exportadora y concentró sus envíos en los meses de septiembre y, sobre todo, octubre, saturando el mercado europeo.

En esta línea, el informe del Ministerio de Agricultura de seguimiento reforzado de las importaciones de cítricos por la UE constata que en octubre de 2021 se importaron 181.593 toneladas de naranjas procedentes de países terceros, lo que supone la cifra más alta de los últimos ocho años y un incremento del 72,2% respecto al ejercicio 2020.

En este contexto, la campaña española de Navelina arrancó con cierto retraso y se encontró en noviembre con los mercados llenos de naranja procedente de países terceros, sobre todo sudáfricana, que a pesar del incremento de los costes logísticos llegaba a la Unión Europea con muchos kilos y a precios muy bajos. En el mes de octubre, la UE importó 144.387 toneladas de naranjas de Sudáfrica, un 67,7% más que en 2020. Este elevado volumen de oferta ha provocado la saturación del mercado y la naranja sudafricana se ha mantenido en los lineales europeos en noviembre y diciembre, entrando en competencia directa con la fruta española, desplazándola del mercado, y hundiendo los precios.