El Consell apuesta por blindar la huerta valenciana

SORMA FRUIT LOGISTICA
FRUIT LOGISTICA 2023

La Generalitat amplía en un 15% la protección del suelo de l’Horta de Valencia para poner fin a las especulaciones urbanísticas.

lineaapoyos

HuertaLa Generalitat Valenciana pretende poner fin al proceso de degradación de l’Horta de Valencia, apostando por la protección y regeneración de este espacio vivo y productivo. Para ello, la consellera de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, María José Salvador, presentó ayer en Almàssera los instrumentos que su departamento está elaborando para proteger esta zona de la presión urbanística que ha venido sufriendo en los últimos años: el Plan de Acción Territorial y de Ordenación y Dinamización de l’Horta de Valencia, así como el anteproyecto de la Ley de l’Horta.

La consellera, acompañada por el director general de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Paisaje, Lluís Ferrando, del alcalde de Almàssera, Ramón Puchades, así como de numerosos representantes municipales y de la Diputación de Valencia, aseguró que son dos instrumentos de ordenación y dinamización de uno de los espacios más emblemáticos de la Comunitat Valenciana, que define y singulariza a la comarca y el área metropolitana más pobladas de este territorio, con más de millón y medio de habitantes, el 30% del total de la Comunitat.

En este sentido, para la consellera, l’Horta de Valencia es un territorio “muy valioso” desde el punto de vista de su calidad paisajística, de su naturaleza de espacio abierto metropolitano o de sus valores ambientales, pero “sobre todo —resaltó— por su singularidad, por la riqueza patrimonial que alberga y por su protagonismo como espacio agrícola productivo”.

El PAT como infraestructura verde y sostenible
En primer lugar, el Pla de l’Horta define la infraestructura verde de la huerta, diferenciando el suelo agrario protegido, los elementos de conexión ecológica y funcional y los espacios de valor natural. En este sentido, expuso la consellera,  “con el diseño y protección de la infraestructura verde se consiguen unas ciudades más integradas en el paisaje y con mayor personalidad urbana, como las ciudades más sostenibles del planeta”.

En segundo lugar, el PAT de l’Horta propone un modelo urbanístico sostenible que protege mucha más huerta que anteriores documentos que el antiguo Gobierno no llegó a aprobar. De las aproximadamente 10.000 hectáreas que constituyen la huerta de Valencia, más de 1.500 las añade el PAT “poniendo fin a expectativas urbanísticas desmesuradas que amenazaban con fragmentar esta zona y también su viabilidad futura”.

En tercer lugar, el PAT propone medidas ambiciosas en materia de uso público y de actividades terciarias compatibles con la actividad agraria. En la huerta se podrán implantar de forma controlada actividades de restauración con productos propios, instalaciones de turismo rural, centros de artesanía, mercadillos y puestos de venta de productos, todo ello con el fin de obtener rentas complementarias a la actividad principal y dianamizar la actividad productiva.

De igual manera, se propone un conjunto de itinerarios históricos, puntos de conexión con los sistemas de transporte sostenible de alta capacidad, una redes de miradores del paisaje, de puntos de acceso a la huerta, etc; “todo ello para el disfrute de un espacio cercano y cargado de historia pero siempre respetando las labores cotidianas de los agricultores. En este apartado, la consellera ha resaltado proyectos como el Anell Verd Metropolità que “ya estamos ejecutando desde esta conselleria”.

La Ley de l’Horta
Respecto al anteproyecto de Ley de l’Horta, tanto Salvador como el director general, resaltaron que este documento pretende reactivar la recuperación de la huerta en aquellos espacios degradados que estén aislados en el seno de la huerta o aquellos que cuentan con expectativas urbanísticas racionales en los bordes urbanos.

En este sentido, declaró que, con el fin de dinamizar la actividad agrícola, la Ley propone un ente de gestión de la huerta en el que estarán presentes las diferentes administraciones implicadas (Generalitat, Diputación de Valencia, las Acequias del Tribunal de las Aguas y de Moncada, las asociaciones agrarias, colectivos en favor de la protección de la huerta, etc.). “Este instrumento de gestión será el encargado de crear una marca de calidad de los productos de la huerta y de mejorar los canales de comercialización, así como de otras tareas relacionadas con la agricultura que deberán ser consensuadas con las distintas administraciones competentes a escala local. En definitiva de crear un modelo de agricultura de proximidad y de calidad de los productos de la huerta, que “sean conocidos y consumidos por los valencianos con la garantía de su procedencia”.

Nuevo modelo territorial
“Nos propusimos abordar el reto de llevar a cabo la planificación integral de nuestro territorio, desde la escala supramunicipal, con el fin de conservar y poner en valor nuestros principales activos territoriales para orientarlos hacia las necesidades y demandas del nuevo modelo productivo, reforzando la cohesión social y territorial”, aseguró la consellera.

Según María José Salvador, se trata de un reto “que otros gobiernos del pasado no se atrevieron a asumir” y que el nuevo Consell está abordando de manera decidida. Así mencionó que en la presente legislatura se ha aprobado el plan contra inundaciones (PATRICOVA), se está elaborando el PATIVEL y ahora se ha presentado la Ley y el Plan de Acción Territorial de la Huerta de Valencia.

“Estamos, sin duda ante un nuevo periodo que requiere de políticas diferentes basadas en nuestro territorio y en el desarrollo de nuestras potencialidades reales y diferenciales. No queremos más modelos económicos especulativos que destrozan el territorio y sus valor ambientales y culturales”. En este sentido, indicó que La Ley y el PAT de l’Horta son ejemplos paradigmáticos la nueva política del Consell.

Por su parte, el director general de ordenación del territorio, urbanismo y paisaje, Lluís Ferrando, inició su intervención agradeciendo el trabajo y el esfuerzo de todo el equipo de la dirección general. Durante su discurso, Ferrando desgranó los principales aspectos del Pla de l’Horta y también de la Ley, entre los que destacó el nivel de protección que se ofrecerá a la huerta con valor agronómico y paisajístico especial, lo que beneficiará a más de 45 municipios del área metropolitana. Según señaló, para la elaboración de este plan se han realizado reuniones en todos y cada uno de los ayuntamientos afectados, así como con asociaciones agrarias y entidades implicadas en la conservación de la huerta, además de contar también con la aprobación del grupo Espai Territorio, formado por la conselleria con diferentes expertos en la materia.

Ferrando explicó que se ordenará el territorio de una manera “coherente” y quiso también poner el énfasis en el valor patrimonial que tiene la huerta. En este sentido, apuntó que se apostará por la rehabilitación de estos elementos.