El Parlamento Europeo pide modificar las normas del etiquetado de la miel

Patatas Meléndez energía
Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

La Eurocámara reclama que se señale si contiene polen genéticamente modificado.

lineaapoyos

El pleno del Parlamento Europeo reclamó hoy nuevas normas de etiquetado de la miel para que a partir de ahora señale si contiene polen genéticamente modificado.

Los eurodiputados han votado a favor de considerar al polen como un “componente natural específico de la miel” y no un ingrediente de la misma.

Asimismo, han aclarado que en las etiquetas el polen modificado genéticamente debería constar cuando represente al menos el 1% de la composición del producto (el mismo criterio que se aplica para otros alimentos con este tipo de componentes).

Los eurodiputados quieren disipar dudas sobre las normas que deben regir pues en la legislación europea actual no se aclara si el polen de la miel es o no un ingrediente.

El voto de los eurodiputados establece su posicionamiento, pero para que el nuevo etiquetado de la miel sea una realidad todavía debe recibir el visto bueno del Consejo (los Gobiernos de los países de la UE) en la próxima legislatura.

“Me alegra que haya prevalecido el sentido común en el voto de hoy. El polen no es un ingrediente de la miel y estoy satisfecha de que esta falacia no se haya visto reflejada en la legislación de la UE”, señaló en un comunicado la ponente del asunto, la conservadora británica Julie Girling.

“Por fin podremos dar seguridad jurídica al sector de la miel, que ha sufrido continuas interrupciones comerciales y confusión a causa del etiquetado”, añadió.

Por su parte, Greenpeace ha criticado la decisión del PE por considerar que convierte a las abejas en vehículo de la contaminación, a través de la miel, y que limita la información que los consumidores reciben sobre este alimento.

La contaminación de la miel se produce cuando el polen de organismos genéticamente modificados recogidos por las abejas para alimentarse se mezcla con la miel en la colmena.

“Las abejas están en la primera línea del tóxico sistema agrícola Europeo, así que no sorprende que aquello a lo que están expuestas termine sobre la mesa como miel”, dijo el director de política agrícola de la ONG, Marco Contiero, en un comunicado.

El último estudio de Greenpeace revela que el polen que toman las abejas está también contaminado por varios tipos de pesticidas.