El sector analiza medidas para sortear el “tapón” en el mercado del vino a granel

Patatas Meléndez energía
Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

La ralentización de las ventas mantiene llenos muchos depósitos en las cooperativas.

lineaapoyos

VinoEl sector primario analiza posibles salidas para responder al actual “tapón” en el mercado del granel, porque la ralentización de las ventas mantiene llenos muchos depósitos en las cooperativas, que a estas alturas deberían ir aligerándose para recibir los mostos de la próxima vendimia.

Ayer mismo se reunían las organizaciones agrarias manchegas con responsables de la Consejería de Agricultura de esta Comunidad para analizar la situación de mercado y la evolución de los stocks y ver qué medidas adoptar ante una situación preocupante para todos.

Cada vez son más las voces en el ámbito cooperativo y de las organizaciones representativas que defienden impulsar algún mecanismo de retirada de la oferta para quitar presión en el mercado, que soporta unas elevadas existencias y encara años de altas producciones de uva, fruto de las últimas reestructuraciones.

Según datos del sector, la campaña 2013-14 se inició con 28,5 millones de hectolitros, a los que habría que sumar la cifra récord de 52,6 millones de hl obtenidos tras la última vendimia; es decir, más de 80 millones de hl que deben comercializarse en un contexto de alta competitividad internacional —cada vez hay más países vendedores, incluidos los que producen vinos chaptalizados—.

Tal y como indica el gigante internacional Ciatti en su último informe, sólo hay pequeños movimientos en el mercado español, Italia y Argentina han obtenido cosechas mayores a lo esperado inicialmente y el mercado a granel de California ha experimentado una cierta desaceleración. Todo ello, dibuja un panorama con exceso de vino a granel, lo que tiene alta repercusión en las cotizaciones.

La presión es enorme en España, y los usos industriales no permiten reducir tanto excedente; en los últimos años, se ha destinado a mosto un 12% del total de la producción y el restante 88% ha sido en forma de vino, mientras que en la última campaña se destilaron 3,8 millones de hl, menos del 11% de la producción total, según Asaja Castilla-La Mancha.

Entre las posibles iniciativas que Administración y sector deberán analizar está la de fijar un techo en la producción de los graneles o una destilación de crisis.

Según calcula Asaja, en 2014 se podrían destinar a destilación hasta 52,96 millones de euros y, de 2015 en adelante, el máximo sería de 31,55 millones cada año.

“La liberalización total, dejar el vino en manos del mercado, nos ha llevado a situaciones como la actual, que no es alarmante pero sí preocupante”, apunta Alejandro García-Gasco, por parte de COAG, quien defiende arbitrar algún mecanismo de retirada y la creación de una interprofesional nacional para que regule las campañas.

En este mismo sentido, el presidente de Cooperativas Agroalimentarias de Castilla-la Mancha, Ángel Villafranca, coincide en abogar por “medidas excepcionales” para sortear la crisis.

De momento, Gobierno y sector ya trabajan con el objetivo de crear una organización interprofesional de ámbito nacional que debería actuar para planificar las producciones, elaborar contratos-tipo y organizar las campañas de comercialización, además de emprender trabajos para la promoción, la transparencia de mercado y el impulso de la I+D+i; pero aún no hay fechas.

Las diferencias sobre la representatividad no consiguen agilizar la creación de esta Interprofesional.

De hecho, la reunión celebrada el jueves entre Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, organizaciones agrarias, las cooperativas y la patronal de las bodegas acabó sin avances aparentes, más allá de la decisión de iniciar rondas bilaterales entre operadores para ponerse de acuerdo antes de recuperar los encuentros globales a todas las bandas.

Mientras tanto, y en cuanto a la evolución de los precios en origen se refiere, el Ministerio recoge del 26 de mayo al 1 de junio una fuerte caída del vino blanco, que se deja respecto a la semana anterior casi un 10% de su valor y se paga en origen a apenas 2,41 euros/hgdo. También con retrocesos, aunque menos moderados, el vino tinto sin indicación geográfica, que rebaja un 0,33%, hasta 2,99 euros.

Los blancos se pagan a 3,06 euros/hgdo en albacete; 2,50 en Ciudad Real; 2,69 en Cuenca y 2,44 en Toledo; y los tintos de mesa lo hacen a 3,52 en Albacete, 2,11 en Ciudad Real, 3,29 en Murcia, 2,74 en Toledo y 2,24 en Valencia, según esta misma fuente.

En el mes de abril, el vino blanco común español se había depreciado un 51,71% y el tinto de mesa un –33,57% en tasa interanual; en Francia, como contraste, acumulaban subidas que iban del 3,63% al 7,63%, según otras fuentes del sector.

Del 26 de mayo al 1 de junio, los blancos de mesa italianos no variaron respecto a la anterior semana y se quedan en 4,17 euros/hgdo, mientras que los tintos repitieron a 4,34 euros, cifras que suponen un fuerte descenso interanual del 29,1% y el 22,2%.