Las empresas españolas continúan apostando por el mercado chino

Patatas Meléndez energía
Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

Un nuevo informe de FMRE e ICEX detalla que las empresas españolas continúan prefiriendo operar en el mercado chino pese a la incertidumbre actual, las restricciones o los problemas de acceso

El 71% de las empresas españolas que operan en el país asiático rentabilizan el volumen de facturación que les aporta este mercado. / Dreamstime

Lucía Palencia. Redacción

Un estudio presentado por el Foro de Marcas Renombradas Españolas (FMRE) e ICEX España Exportación e Inversiones pone el foco en los intereses y preocupaciones de las empresas españolas que actualmente operan en el mercado chino, o que en un futuro piensan adentrarse en él. La calidad y el origen español son los principales puntos fuertes que las empresas españolas destacan a su favor.

Las principales hipótesis del análisis son que desde España se sigue prefiriendo operar en China pese a los problemas que puedan encontrar las compañías a la hora de consolidarse allí. Esto es porque la gran mayoría de las empresas que operan en el país asiático, un 71%, rentabiliza el volumen de facturación que les aporta este mercado (un 48,8%) .

El estudio titulado ‘La empresa española en China. Perspectivas y desafíos’ se basa en una encuesta realizada a 136 diferentes compañías españolas que operan en el país del este de Asia. Además, cuenta también con análisis de datos estadísticos y con la opinión de expertos y otras empresas que cuentan ya con una larga experiencia en el mercado chino, como son Meliá Hotels International, Corporación Mondragón, CaixaBank, Grupo Osborne o Indra, entre otras.

China es el mayor mercado mundial en muchos sectores y esto proporciona a las empresas, no solo de España, sino de todo el mundo, la motivación para consolidarse en el gigante asiático, pese a las trabas que puedan encontrar. Según el informe, los obstáculos que frenan la presencia española en China son la actual incertidumbre geopolítica, que preocupa a la práctica totalidad de las empresas encuestadas (90%), seguido de las restricciones a la movilidad derivadas de las políticas COVID cero, que afectan a un 30% de la muestra. Además, un 40% de las compañías remarcan también como impedimento las dificultades que encuentran a la hora de acceder al mercado asiático.

Los obstáculos que frenan la presencia española en China son la actual incertidumbre geopolítica, que preocupa a la práctica totalidad de las empresas encuestadas (90%), seguido de las restricciones a la movilidad derivadas de las políticas COVID cero, que afectan a un 30% de la muestra

A estos impedimentos hizo referencia en la presentación del informe Pablo López Gil, director general del FMRE, quien definió como “positiva” la consideración de la calidad del producto, la marca y el origen español “en una economía mundial cada vez más asiática”. López Gil comentó que el propósito del informe no es otro que proporcionar a las empresas “las claves del mercado chino en la actualidad” y sondear a las compañías que ya poseen experiencia en el mismo, acerca de lo que consideran son “sus mayores desafíos” de cara al futuro.

Por otra parte, el director general de Cooperación Institucional y Coordinación de ICEX, Javier Sierra, remarcó que el informe es “totalmente pionero” porque proporciona “más información objetiva y real” sobre el mercado chino y los requisitos necesarios para acceder a él. “Por primera vez se ofrece una panorámica de nuestras empresas en China”, comentó Sierra durante su intervención. Por último, destacó como novedad que en el informe se incluya las opiniones de expertos en el mercado asiático y de las propias empresas, lo cual aporta la oportunidad de ofrecer “de primera mano su experiencia sobre el terreno, a través de casos concretos, con nombre y apellidos”.

La empresa española en China

China, con una proyección de crecimiento del 4% para 2022, según el FMI, continuará siendo la principal referencia para las empresas a la hora de adentrarse en mercados extranjeros. Penetrar en el gigante asiático se ha convertido para las compañías en una estrategia clave, ya no solo para crecer, sino para seguir existiendo en un futuro.

El estudio remarca que las empresas consultadas califican de positiva la experiencia a la hora de crecer y expandirse en China, pero para ello han debido superar algunas barreras relacionadas con el choque cultural y la regulación. El 21% de la muestra señala los cambios regulatorios como uno de los retos que enfrentar, seguido por un 19,4% que encuentran dificultad en la identificación de los sectores de oportunidad en el mercado chino.

El 21% de la muestra señala los cambios regulatorios como uno de los retos que enfrentar, seguido por un 19,4% que encuentran dificultad en la identificación de los sectores de oportunidad en el mercado chino

Uno de los recientes desafíos a los que se han tenido que enfrentar las empresas españolas que operan allí es la crisis sanitaria desencadenada por la COVID-19. El 74,3% de las compañías consultadas manifiestan que la pandemia ha supuesto enormes retrasos o reducciones en la comercialización e inversión de sus productos y bienes. Las políticas de COVID cero, como la restricción de movilidad, han provocado para el 39,3% de las empresas la imposibilidad de desplazarse a China para llevar a cabo sus negocios. Además, un 19,6% de las compañías alegan retrasos debidos a las interrupciones en las cadenas de suministros. Esto ha provocado que poco más de la mitad de la muestra, un 55,44%, haya tenido que revisar sus planes de estrategia en el mercado chino.

De cara al futuro, las empresas españolas confían en la calidad de los productos y servicios ofertados como principal baza para consolidarse en el mercado asiático (el 33%), y más de dos tercios, el 68,4%, consideran que el origen español es un bien destacable para alcanzar cuotas de éxito. Para ello, el 29% juzga esencial la actuación de la Administración pública, junto a la promoción de la marca España. También la necesidad de identificar oportunidades de negocio se encuentra valorada por encima (un 22, 8%) del apoyo financiero, al que solo otorgan importancia un 13% de las compañías encuestadas.

Las empresas agroalimentarias en China

El mercado de frutas y hortalizas chino es uno de los más dinámicos y con mayor potencial a nivel mundial. Además de las exportaciones del sector hortofrutícola regional que significan una gran parte del total de las exportaciones, muchas de las empresas de frutas y hortalizas españolas han encontrado en China un nicho de mercado altamente productivo.

Algunas de las empresas del sector hortofrutícola que trabajan desde hace varios años en descifrar las claves del mercado de frutas y hortalizas en China son las murcianas Agromarketing y China in Crowd. Su labor consiste en dominar el funcionamiento del mercado chino, específicamente el de la fruta y hortalizas, y ayudar a otras compañías a trasladar su plan de estrategia al país asiático. Ambas mantienen importantes contactos con agentes chinos y son representantes exclusivos de ferias agrícolas como Ifresh China Fruit&Vegetable Expo o el Foro Agrícola Hispano-Chino.

Agromarketing y China in Crowd mantienen importantes contactos con agentes chinos y son representantes exclusivos de ferias agrícolas como Ifresh China Fruit&Vegetable Expo o el Foro Agrícola Hispano-Chino

En el caso concreto de las empresas agroalimentarias, han conseguido sortear dificultades que van desde el tamaño geográfico, el choque cultural en el gusto o el plagio de marcas, hasta las exigencias sobre packaging u otros retos logísticos. Algunas de las empresas españolas que han conseguido superar las barreras de entrada al país asiático son Torres China, filial de Bodegas Torres, que es la segunda importadora de vinos del país desde hace 20 años; la sevillana Acesur, que fue una de las pioneras en envasar aceite de oliva español con sus firmas “La Española” y “Coosur”; o empresas galleteras y de snack como Gullón o Ibercacao, que desde hace años comercializan en China marcas como Lacasa, Lacasitos, Conguitos o Dulcinea.