España vende muy barato su tomate

SORMA FRUIT LOGISTICA
FRUIT LOGISTICA 2023

La producción española se comercializa a precios más bajos que el tomate procedente de Italia, Holanda o Francia.

lineaapoyos

BaratoEspaña vende barato su tomate y un informe de la Comisión Europea ofrece datos demoledores en torno a la situación que atraviesa este sector hortícola. La producción española se comercializa a precios más bajos que el tomate cultivado en Italia, Holanda o Francia. El estudio de la CE resalta que, de media, entre los años 2012 y 2015 los tomates españoles se vendieron a 66 céntimos por kilo (precio salida OP/almacén) frente a los 85 céntimos de Italia, los 87 de Holanda y el 1,26 euros de Francia.

Desde Asaja-Almería señalan que, a la hora de analizar los datos del informe, se debe tener en cuenta que en la media italiana también se incluyen los productos procesados y enviados a industria, lo que baja la cotización media de venta, siendo su precio para tomate en fresco de 1,27 euros/kg. Italia es el primer país productor de tomate para industria de la Unión Europea. Por su parte, Holanda ve reducido su precio medio por las reexpediciones que llevan a cabo de tomate procedente principalmente de España (Almería) y Marruecos, que compiten a la baja en precios. El caso de Francia es destacable ya que, con la menor superficie de tomate cultivada, ha sabido caminar hacia el alto valor añadido de sus productos en el mercado europeo, y con ello obtiene mejores precios para sus agricultores.

Asaja-Almería y otras organizaciones del sector han venido advirtiendo reiteradamente sobre la caída del precio en origen que sufre el tomate desde hace cuatro campañas. En la cosecha 2012-2013 el precio medio fue de 54 céntimos por kilo, en la temporada 2013-2014 se obtuvieron 41 céntimos, y aunque hubo un repunte la pasada campaña, este año vuelve a caer y hasta la fecha ronda los 41 céntimos por kilo, siendo en el caso de algunas variedades de tomate incluso inferior a esta cifra, lo que supone que en estos cuatro años el precio ha bajado un 22%, y ha obtenido en el principal momento productivo la cotización más baja de las últimas cuatro campañas.

En esta línea, el Grupo de Contacto de Tomate del Comité Mixto Hispano-Italo-Francés analizó el pasado 17 de marzo en Roma el desarrollo de una campaña que el sector español califica como pésima. La temporada 2015-2016 ha estado marcada por una profunda crisis de precios, que sólo han remontado en momentos puntuales. Tal y como destacaba Cooperativas Agro-alimentarias de España, desde septiembre de 2015 a febrero de 2016, se ha producido una caída de los ingresos en el sector del tomate del 11% y una disminución del precio del 17%. Los productores, cooperativas y exportadores españoles señalan que la pérdida de ingresos de esta campaña se acumula a la ya sufrida en temporadas anteriores, lo que pone en serias dificultades al sector.

lineahgris

Noticias relacionadas

lineahgris

COAG y Asaja denuncian que el letargo del comercio y las administraciones castigan al agricultor almeriense

lineahgris

Las cotizaciones hortícolas se desploman a finales de marzo

lineahgris

Para Asaja-Almería, todos estos datos “nos deberían hacer reflexionar sobre la actual política de ventas del sector almeriense, ya que mientras que el conjunto de la Unión Europea trabaja y oferta su producto a mayor precio que otros países competidores, Almería oferta y compite con otras zonas productoras, especialmente con países extracomunitarios, bajando sus precios en lugar de apostar por diferenciarse ofreciendo un mayor valor añadido a sus producciones hortícolas, así como apostar por producciones más modernas. Y es que tendemos a producir más volumen y con variedades de poca diferenciación, compitiendo sólo en precio a pesar de la buena calidad y la seguridad alimentaria que caracterizan nuestro modelo”.

Además desde la organización agraria apuntan que a Almería, que copa el 65% de la producción nacional de tomate y más de la mitad de las exportaciones de este producto, le queda aún mucho camino por recorrer, ya que los datos de este informe rompen el mito de que destinar el tomate a industria significa bajar las cotizaciones actuales, y se observa como en el caso de Italia no sucede así.

Asaja considera también que Almería debería tomar buena cuenta del ejemplo de Francia, “creciendo en especialidades donde hay un alto valor añadido y crear criterios comunes de mercado que permitan adaptar la oferta a la demanda real existente en el mercado europeo evitando colapsarlo. Además consideramos que deberían evitarse las reexpediciones a través de Holanda y otros países, para poder obtener para nuestros agricultores ese valor que esos intermediarios se quedan”.

En la crisis del sector tomatero español la organización agraria almeriense resalta la repercusión del veto ruso. La Unión Europea importaba en 2014 un volumen de 487.000 toneladas y exportaba 301.000 toneladas de tomate a Rusia. Con el cierre de la frontera rusa esas 301.000 toneladas se quedan en la Unión Europea provocando una sobreoferta de producto que los productores europeos, y principalmente españoles como mayores productores (y con gran peso los almerienses), no han sido capaces de regular mediante la búsqueda de mercados alternativos o con retiradas controladas de producto.

Además, otro dato importante que se desprende de este informe de la Comisión Europea es que la producción de tomate en Europa y el consumo están muy equilibrados, por lo que cualquier incremento de las importaciones desde Países Terceros ocasiona un desequilibrio muy importante provocando descensos en los precios para los agricultores ante la falta de herramientas del sector, y especialmente de las comercializadoras, para frenar esta sobreoferta.

“Todas estas cuestiones están provocando que estemos ante la peor campaña de los últimos años, en la que la mitad de la cosecha se está vendiendo por debajo de costes, a unos 0,30 céntimos de media. Una crisis que afecta a todas las variedades de tomate, y que deja en este período 2012-2016 una caída en los precios del tomate pera de un 14%, un 5% menos en el caso del tomate rama y un descenso del 24% para el tomate cherry”, explica la organización agraria.

En opinión de Asaja-Almería queda demostrado que este producto, más que una crisis puntual debido a la mayor competencia externa o al incremento productivo, está padeciendo una crisis mucho más seria y que requiere de un profundo análisis. “Somos los que más barato vendemos ya que usamos una estrategia basada en el precio y no en otros factores que nos proporcionarían un mayor valor añadido y una renta digna para los agricultores almerienses”. Otro dato a tener en cuenta es el crecimiento en superficie experimentado en la provincia y sobre todo en zonas donde el tomate es el principal cultivo, pero donde sin embargo, se está observando que la superficie de tomate va disminuyendo y los agricultores están cambiando a plantaciones de pepino, berenjena o calabacín principalmente. “Por lo que podemos aseverar que la caída del precio del tomate provoca un efecto dominó sobre otras producciones que han visto incrementada su superficie por la falta de rentabilidad de este producto”, concluyen desde Asaja-Almería.

Información publicada en la edición impresa de Valencia Fruits del 12 de abril.
Si usted es sucriptor puede descargarse el número completo del semanario en formato pdf