¿Cómo exportar más frutas a China?

BAYER ESTRATEGIA CÍTRICOS
ETIGRAF WEB
HISPATEC 2023
AGROPONIENTE WEB
SORMA FRUIT LOGISTICA
FRUIT LOGISTICA 2023

Barreras sanitarias y logísticas son los principales retos para los agroexportadores en China

exportación fruta China

Los cítricos son el principal producto enviado a China. / Archivo

Las barreras arancelarias y fitosanitarias en China y las dificultades logísticas para llevar los productos hasta un mercado tan lejano son los grandes retos a los que se enfrentan las compañías españolas en su objetivo de aumentar las exportaciones agroalimentarias al país asiático.

Diferentes expertos analizaron la semana pasada estos asuntos durante su participación en el “Global Fresh Forum Market” de Fruit Attraction, organizado por Fepex e Ifema, junto con el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) y el Ministerio de Agricultura.

Desde la Secretaría de Estado de Comercio (Ministerio de Economía y Competitividad), Agustín Velilla explicó que uno de los grandes retos para abordar el mercado chino radica en la necesaria agilización en las firmas de protocolos bilaterales que permitan exportar más frutas y hortalizas al país asiático.
También apuntó su preocupación ante la nueva certificación sanitaria que el Gobierno chino pedirá a las importaciones agroalimentarias, a partir de septiembre de 2019, aunque cree que, en principio, las frutas y hortalizas no se verían afectadas al estar sujetas a las certificaciones que se les exigen en virtud de los protocolos bilaterales rubricados entre España y China.

Por otra parte, remarcó el reto logístico y aunque ahora los envíos se realizan mayoritariamente por vía marítima, el tren sería más aconsejable para acortar tiempos de transporte para las frutas. En este punto, recordó que las autoridades rusas impiden el tránsito por su territorio de productos afectados por el veto que mantiene a las importaciones agroalimentarias de la UE.

Sobre este asunto, Agustín Velilla apuntó que “siempre que tenemos oportunidad, pedimos a las autoridades chinas que también presionen a Rusia para facilitar el tránsito” y que puedan llegar los productos españoles agroalimentarios a Asia con mayor rapidez”.

La consejera de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio de la Junta de Extremadura, Begoña García Bernal, subrayó en su intervención las oportunidades que plantea China para las exportaciones regionales de frutas de hueso.

García recordó que desde la campaña 2016 se han realizado envíos de ciruelas y también en 2017 se han materializado expediciones a Hong-Kong de cereza extremeña. Pero en China continental solo está permitida la entrada de frutas de hueso y cítricos, en el capítulo hortofrutícola.

Por ello, anticipó que pedirá a la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, que trabaje en nuevos protocolos para que el próximo producto que se abra a la exportación a China sea, precisamente, la cereza.

La consejera de Extremadura invitó a los importadores chinos, asimismo, a que visiten Extremadura “para que vean el milagro que cada primavera florece en nuestros cerezos, y cuando lo vean comprenderán que merece la pena comprar y disfrutar de la fruta de Extremadura”.

El consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, por su parte refirió que tiene el compromiso, tras la creciente visita de una delegación del Gobierno de esta comunidad a China, de que el “tren de la seda” que une Madrid y Yiwu tenga una parada en Zaragoza próximamente, con transporte refrigerado. Valoró la importancia de este mercado asiático para las frutas de hueso (melocotones y nectarinas) y los cárnicos.

Representantes de importadores chinos como Supafresh (Shanghai) o Chumbo (Pekín) destacaron en el encuentro que los consumidores chinos son exigentes y la calidad de las frutas que llegan deben ser “de alto nivel”. Entre los puntos débiles de los cítricos españoles importados en China, detectan inestabilidad en la calidad —quizás por el clima o por el desconocimiento del mercado— y deficiencias de “branding”, mientras que en ciruelas echan en falta nuevas variedades.

En ambos casos, creen que España necesita aumentar la vida útil en el mercado —el largo transporte es un problema— y mejorar la presentación, aunque valoran su sabor y competitividad en precios.

La exportación española de frutas y hortalizas frescas a China en 2017, hasta julio, ascendió a 18.121 toneladas, un 52% más que en el mismo periodo de 2016, por 20,8 millones de euros (+60%). En 2016, sumó 14.244 Tm, un 262% más que en 2015, por un valor de 16 millones de euros (+308% más).

Los cítricos son el principal producto enviado a China; le sigue la fruta de hueso, que comenzó a exportarse el año pasado, tras la firma de un Protocolo de Requisitos Fitosanitarios entre el Ministerio de Agricultura español y la Administración General de Supervisión de la Calidad Inspección y Cuarentena de China en Pekín (AQSIQ en sus siglas en inglés).