Fernando Burgaz subraya la necesidad de promover un modelo cooperativo más potente

Patatas Meléndez energía
Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

El director general de la Industria Alimentaria  afirma que la fusión de Dcoop y Baco es un ejemplo de cómo la integración cooperativa es fuente de progreso, crecimiento y desarrollo.

lineaapoyos

BacoEl director general de la Industria Alimentaria del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Fernando Burgaz, ha destacado hoy como principales retos del sector agroalimentario español “la integración, la innovación y la internacionalización, para la conquista y consolidación de los mercados exteriores”. En ese marco ha subrayado también la necesidad de promover “un modelo cooperativo más potente en dimensión, ambición innovadora y proyección internacional”.

Así lo ha planteado en el acto de fusión, celebrado en Alcázar de San Juan, del Grupo Alimentario Dcoop, cooperativa de segundo grado que participa con diversas empresas y 171 cooperativas socias, con el Grupo Baco (Bodegas Asociadas Cooperativas Sociedad Cooperativa de Castilla-La Mancha), con nueve cooperativas asociadas. Una fusión que suma entre ambas más de 62.000 socios y una facturación superior a los 600 millones de euros.

Burgaz ha reafirmado el compromiso del Departamento “en el apoyo a la integración y presencia de las cooperativas españolas en los mercados mundiales”, y ha valorado el paso dado por las dos entidades, creando un grupo empresarial de gran entidad de carácter multisectorial, que incluye tanto el aceite de oliva como el vino, la aceituna de mesa o el porcino.

“Un ejemplo de cómo la cooperativa es fuente de progreso, crecimiento y desarrollo, si hay personas que son capaces de suplir carencias e impulsar con convicción y capacidad de arrastre ideas innovadoras”, ha señalado el director general.

Reforzar la posición en los mercados
Fernando Burgaz ha incidido en la necesidad de reforzar las posiciones logradas en el interior y de ganar posiciones en los mercados exteriores. Un reto, ha indicado, que exige que las cooperativas ganen dimensión para defender mejor los intereses de sus socios, los agricultores y ganaderos, promoviendo un modelo cooperativo menos atomizado y más competitivo.

El director general ha valorado también los logros conseguidos por España como octavo país exportador en el mundo de productos agroalimentarios, por un valor que superó los 38.000 millones de euros en 2013, y una aportación positiva al saldo de la balanza comercial de más de 7.000 millones de euros.

En ésta línea, y con la finalidad de mantener e impulsar estos resultados, Burgaz ha destacado la importancia de las Líneas Estratégicas para la Internacionalización del Sector Agroalimentario que potencia el Departamento “con las que queremos aumentar la cantidad, variedad y valor de nuestras exportaciones, así como ampliar los países de destino”.

Este es el propósito, ha puntualizado, del conjunto de actuaciones que está impulsando el Gobierno en esta Legislatura, para que el sector agroalimentario crezca y se consolide como un elemento económico fundamental para el país.

Cambios estructurales
Entre las actuaciones promovidas por el Ministerio, Burgaz ha destacado la Ley de Fomento de la Integración Cooperativa, que busca promover la constitución de Entidades Asociativas Prioritarias de ámbito nacional, dotadas con capacidad de negociación suficiente, como en el caso de la fusión de Dcoop y Baco.

También ha resaltado el papel de la Ley de Medidas para mejorar la cadena alimentaria, con la que se quieren promover acuerdos entre todos los que integran la cadena, regular las relaciones comerciales mediante contratos escritos y evitar las posiciones de dominio.

“Con estos cambios estructurales tenemos la certeza de estar dando pasos sin precedentes para contribuir a que el sector agroalimentario nacional despliegue todo su potencial” ha concluido Burgaz.