Inversión de 50 millones para regadíos en la zona frutera del Bajo Cinca

AgroFresh FRESCOS

Gracias a las ayudas públicas, se trasformarán 5.330 hectáreas en los municipios oscenses de Fraga y Ballobar

Junta en la que se aprobó el proyecto de transformación en regadío. / JO

Javier Ortega. Aragón.

La Junta General de la Comunidad de Regantes del Sifón de Cardiel, en la comarca oscense del Bajo Cinca, una zona eminentemente frutera, ha aprobado el proyecto para la transformación en regadío de 5.330 hectáreas, con una inversión de 50 millones de euros, de los que el Gobierno de Aragón financia la mitad.

El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona, agradeció “el compromiso y el esfuerzo de la comunidad de regantes por tomar la iniciativa y su apuesta por el nuevo modelo de financiación, que ha permitido el desbloqueo del proyecto más ambicioso en cuanto a extensión e inversión se refiere”.

La Comunidad de Regantes del Sifón de Cardiel agrupa a unos 300 propietarios de unas 5.330 hectáreas, 4.480 en Fraga y 853 en Ballobar.
Se trata de una zona regable en la que el Gobierno de Aragón finalizó las concentraciones parcelarias y se han realizado inversiones en obras de caminos, drenajes y de regulación interna por parte de las administraciones autonómica y estatal.

La actuación va a suponer un gran revulsivo para la Comarca del Bajo Cinca, que cuenta con un sector frutícola muy potente, además de una destacada industria agroalimentaria. Lo que va a permitir la generación de un importante número de empleos tanto en la fase constructiva como, sobre todo, en la etapa ya de explotación, dada la especial cultura de producción de frutales en los municipios de Fraga y de Ballobar, con una clara vocación exportadora

“Este proyecto demuestra que los agricultores apuestan por regar, por invertir, por crear empleo y en definitiva por crear riqueza”, indicó Olona, quien añadió que este es “el proyecto más ambicioso, en cuanto a extensión e inversión de los que hemos aprobado hasta ahora desde el Gobierno de Aragón en relación con la creación de regadíos”.

Por su parte, los regantes han calificado el cambio como “trascendental a nivel comarcal”, ya que dicen “pasamos de un secano de extrema aridez a regadío, pues eso cambia el concepto de agricultura por completo en la comarca”, según explicó el presidente de la Comunidad de Regantes del Sifón de Cardiel, José Soler.

Desde 2016, el Gobierno de Aragón ha aprobado un total de 134 millones de euros para la finalización de obras de regadío en unas 29.000 hectáreas. Esto ha supuesto la movilización de una inversión privada de 264 millones de euros solo en las redes principales más otros 140 millones destinados al acondicionamiento interior de las parcelas y a la instauración de nuevos cultivos por parte de los agricultores.

Según el consejero Olona, “supone un efecto multiplicador muy importante, pues con 134 millones de euros de fondos públicos se movilizan más de 404 millones de fondos privados.”