La agricultura malagueña, con 720,75 millones, bate el récord de facturación de 2015

ETIGRAF WEB
AGROPONIENTE WEB
HISPATEC 2023
BAYER ESTRATEGIA CÍTRICOS
SORMA FRUIT LOGISTICA
FRUIT LOGISTICA 2023

El olivar, los cultivos tropicales y los cítricos han sido los grupos que han arrastrado al alza facturación agrícola de Málaga.

lineaapoyos

MalagaEl resultado final del balance agrario de 2016 muestra de nuevo un incremento de la facturación agrícola malageña, con cifras de récord, con un total de 720,75 millones de euros, un 18,15% más que el año 2015, en el que se alcanzaron 610,03 millones de euros, y que también superó con un 12,37% más que la marca del el ejercicio anterior. Pero de nuevo la facturación ganadera ha vuelto a descender y con 107,78 millones de euros baja 13,73 millones respecto a 2015, un 11,3%. Desde Asaja Málaga resaltan que en dos años la ganadería ha descendido su facturación un 24,79%. Por lo tanto, la facturación agraria total (suma de la agrícola y la ganadera) ha alcanzado los 828,53 millones de euros frente a los 731,54 del año pasado, lo que ha supuesto un incremento de la facturación total de un 13,26%.

El olivar, los tropicales y los cítricos han sido los grupos que han arrastrado al alza facturación agrícola malagueña, las hortalizas se han mantenido y se ha producido un descenso significativo en los cultivos herbáceos.

El olivar, sigue siendo el cultivo mayoritario de la provincia con más de 130.000 hectáreas, facturando 250,16 millones de euros, gracias al buen precio de la producción de 58.300 toneladas de aceituna de mesa y la obtención de 71.830 toneladas de aceite. Desde Desde Asaja Málaga señalan que llevan dos buenos años de precios, sobre todo en aceite de oliva, y “nadie podía imaginarse hace años que una producción nacional de 1.400.000 toneladas de aceite pudiera comercializarse por encima de 3 euros y este año puede ser el tercero. En aceituna de mesa el precio fue sensiblemente superior al del año pasado y este año se ha mantenido. Estas dos cifras han dado lugar a la mejor facturación en olivar. el anterior récord fueron los 210 millones de euros de 2016”.

En cuanto a los cultivos tropicales, las 10.000 hectáreas de la provincia de Málaga han arrojado una facturación de 149,51 millones de euros. Se ha vivido una extraordinaria campaña de aguacate que se ve reflejado en un crecimiento de la facturación del 17,1% llegando a 119,45 millones de euros consolidándose precios bastante superiores a los 2 euros/kilo. Las cifras se han disparado en los últimos tres años, y desde 2014 se ha incrementado la producción un 20%, la facturación un 81,8% y el precio por kilo un 45,4%.

La campaña de mango, tras el descenso del año pasado, ha igualado la producción de 2014  lo que ha conllevado una facturación de 25 millones de euros al ir acompañado de un precio por kilo interesante de 1,25 euros. El níspero ha tenido también una buena campaña mientras que el chirimoyo sigue siendo un cultivo residual en la provincia.

Los cultivos hortícolas y tubérculos han facturado 180,81 millones de euros y se ha mantenido en niveles muy similares a los de 2015. Todos los productos han tenido ligeras bajadas, a excepción de la cebolla, espárrago, patata y ajo. Este último, con un incremento de facturación respecto a 2015 de 7,48 millones de euros, y la patata, con 4,77 millones de euros, son los que más han contribuido a mantener el nivel. La campaña de hortícolas en general no ha sido buena, a pesar de un repunte en las últimas semanas, pero la primera parte del año no ha sido satisfactoria.

Los cítricos malagueños, concentrados fundamentalmente en el Valle del Guadalhorce, han facturado 92,76 millones de euros. Hablando de la temporada pasada, en Asaja Málaga, destacan el incremento de facturación del limón, que dobla las cifras del año pasado, y el aumento también de la facturación de naranjas y clementinas. Los precios de fin de año, de la presente campaña agrícola, no están alcanzando los niveles del ejercicio pasado.

El almendro ha tenido un comportamiento similar al de 2015 No así la castaña que aunque crece en precio, desciende su facturación debido a la menor producción. “Veremos que sucede el próximo año con la implantación de la avispilla del castaño en prácticamente todo el Valle del Genal”, apuntan desde la organización agraria.

El viñedo en general sigue en los mismos niveles de 2015, con un descenso de la uva de pasificación debido a que quedó mermado su calibre por la sequía.

Por otra parte, los cultivos herbáceos han tenido un descenso importante en su facturación, de un 25,7%. Ha sido un mal año tanto en producción como en precios, motivado por la falta de precipitaciones, inexistentes en otoño (siembra) y tardías en primavera, por lo que sólo se han salvado zonas tardías y frescas y los regadíos aunque con mayor coste. Las cotizaciones han sido nefastas pues casi todo se ha ido a precio de pienso, incluso gran parte del trigo duro cuyo destino principal es la sémola para hacer pasta.

De nuevo en 2016 la ganadería muestra su declive económico. La caída global es de un 11,3%, agravando el descenso del año pasado que ya fue de un 13,49%. Con una facturación de 107,78 millones de euros, 13,3 millones menos que en 2015. El porcino blanco, que se ha mantenido, supera como principal sector ganadero de la provincia a la producción caprina tanto de leche, que desciende casi 12 millones de euros como a la de carne de chivo, que, aunque se mantiene en cifras similares a las de 2015, no deja de ser la cifra récord negativa de facturación. Caen el vacuno de leche, el sector ovino, el porcino ibérico, avicultura…

Otras cuestiones de interés
Conviene resaltar además que, con los datos en la mano, se demuestra la importancia de la agricultura de regadío de la provincia de Málaga para alcanzar cifras tan significativas. Las infraestructuras hídricas (a pesar de las últimas lluvias) son fundamentales para que no se resten posibilidades de crecimiento.

Por otra parte este incremento de la facturación agrícola va íntimamente relacionado con las cifras de empleo y de empresas que se mueven alrededor de nuestras producciones, tanto de comercialización como de servicios auxiliares (viveros, transportes, maquinaria, material, etc.), por lo que es importantísimo consolidar el sector productor, transformador y comercializador de la provincia con planificación y soluciones hídricas definitivas.