La asociación italiana “Terra!” sitúa a España en la cola en los derechos de los trabajadores del campo

Gregal abril 2021
Fedemco 2021 01
Bioibérica AQ-Flow

Italia, España y Grecia tienen sistemas carentes de derechos laborales que protejan y proporcionen una vida digna a sus trabajadores del campo

En el caso de España, la organización denuncia que gran parte de su agricultura se sustenta en la contratación temporal y la contratación de personas directamente en el lugar de origen. / ARCHIVO

Efeagro.

Italia, España y Grecia, los tres mayores productores agrícolas de Europa, tienen sistemas carentes de derechos laborales que protejan y proporcionen una vida digna a sus trabajadores del campo, asegura en un informe difundido por la asociación ecologista italiana Terra!.

En el documento, titulado “E(U)xplotación el trabajo en el campo: una cuestión meridional. Italia, España y Grecia”, la organización explica que se trata de un “problema preocupante” que reside en la “fragilidad” de las economías de estos países sureños.

“La explotación de los trabajadores es una plaga conectada a una economía frágil que vive en la informalidad”, asegura en un comunicado el director de Terra!, Fabio Ciconte, que pide a la Unión Europea que “tome el control de la situación”.

Trabajadores no reconocidos, empresas intermediarias ficticias, trabajo en “negro”, falta de organizaciones sindicales y de políticas de suministros son términos habituales utilizados para referirse a la situación laboral de los trabajadores del campo en el sur de italia, se explica en el informe.

En el caso de España, la organización denuncia que gran parte de su agricultura se sustenta en la contratación temporal y la contratación de personas directamente en el lugar de origen, que se ha convertido en “un modelo europeo”.

Mariangela Paone una de las coautoras del informe, ha explicado en rueda de prensa desde Madrid que “en Murcia, que es la huerta de Europa, se han cuadruplicado los contratos de tipo temporal y el problema es que detrás de estos contratos hay una clara precarización e irregularidades, con jornadas trabajadas que no se pagan”.

Ha apuntado también que “en 2020, antes de la pandemia en España se estimaba la contratación de unas 20.000 trabajadoras de Marruecos para llevar una mano de obra más frágil a Huelva, la provincia andaluza donde concentra la casi totalidad de la producción nacional de fresas, de la que España es el primer exportador mundial”.

“Lo que supone un sistema que esconde muchas zonas grises, empezando por la fuerte discriminación por género respecto a las trabajadoras marroquíes, sometidas a explotación y violencia física”, se indica en el informe.

Según Terra!, el origen de la mala situación de los trabajadores del campo en España radica en la existencia de un oligopolio agrícola en el que unas pocas empresas controlan “el 42 por ciento del valor de la producción”, lo que genera el “empobrecimiento progresivo de los agricultores y les empuja a reducir el coste de mano de obra para mantener la competitividad”.

Paone subraya de esta manera que “es necesario que se refuercen los controles laborales en el campo” para acabar con esta situación.

Sin embargo, la organización señala que el caso más preocupante es el de Grecia en el que domina “la explotación sin control”. El 90% de la mano de obra del sector agrícola griego son inmigrantes indocumentados, que trabajan en negro y sin seguridad, se lee en el documento.

La organización recuerda que en 2013 el dueño de una empresa abrió fuego contra sus trabajadores bangladesíes durante la época de la recolección de la fresa.