La cercanía de la vendimia obligará al sector del vino a una autorregulación contrarreloj

Patatas Meléndez energía
Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

Los elevados stocks de vino a granel y el constante descenso del consumo en los hogares profundizan en la situación de crisis del sector.

lineaapoyos

BoLos elevados stocks de vino a granel en las cooperativas manchegas y el constante descenso del consumo en los hogares profundizan en la situación de crisis del sector, que se verá forzado a emprender una autorregulación sin precedentes, con fórmulas imaginativas y novedosas para evitar el colapso.

En el mercado global del vino a granel pesa la sobreoferta, con muchos suministradores españoles con ofertas agresivas de genéricos y varietales en cartera, muy tentadoras para los compradores que, por su parte, no tienen prisa en tomar posiciones.

En este segmento, España se enfrenta a la competencia en precios de potencias del nuevo mundo como Chile o Australia, aunque el mercado está muy parado y a la expectativa de lo que pase con las próximas cosechas tanto en Europa como en Estados Unidos (California, de momento, también cuenta con disponibilidades superiores a sus medias históricas), tal y como recuerdan los expertos de Ciatti.

Con pocas salidas, los stocks se acumulan en las cooperativas manchegas, que tienen el reto mayúsculo de aligerar sus almacenes o, de lo contrario, tendrán problemas para recibir las producciones de la próxima vendimia. El tiempo apremia.

En este sentido, comunidades autónomas y Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente barajan recurrir al almacenamiento privado, que se traduciría en la retirada de vino del mercado al menos durante seis meses, una iniciativa muy bien vista por el Gobierno manchego, el gran “bastión” del granel.

De momento, las Administraciones descartan otra medida ampliamente demandada por las cooperativas manchegas, algunas OPAs y el PSOE: la destilación de urgencia o “de crisis”, que además necesitaría de un fuerte desembolso económico del Estado.

Desde Asaja Socuéllamos, Pedro Alcolea apunta a Efeagro que cooperativas y bodegas deben apresurarse a “limpiarse” de excedentes para poder almacenar el vino de la nueva campaña. Recuerda que “hay bastante preocupación” entre los agricultores, que temen recibir liquidaciones muy inferiores a las de otros años por sus productos, en un contexto de bajos precios y escasas ventas. “El sector debe optar por medidas nuevas, que hace mucho tiempo que no se hacen” para resolver el problema, añade.

Alcolea aboga por impulsar acuerdos de calado sectoriales encaminados a gestionar las futuras campañas, orientar las producciones a las necesidades del mercado y “abrir fronteras”.

Resolver esta crisis es crucial, a su juicio, para evitar un “descalabro” de las economías de los municipios manchegos en los próximos meses, que no tienen otra fuente de recursos, ni de empleo.

Los últimos datos oficiales sobre la demanda de vino por parte de los españoles no ayuda a despejar las incertidumbres. Y es que el consumo de vinos y espumosos en los hogares cayó un 5,6% interanual en abril, hasta 31,6 millones de litros, por 72,9 millones de euros, un 5,8% menos, según los datos del Magrama.

Mientras tanto, el consumo en el año móvil de mayo de 2013 hasta abril de 2014, por categorías, refleja caídas en volumen para vinos tranquilos con DO (–1%), espumosos y cavas con DO (–2,4%), vino de mesa común sin DO (–3,8%) y “otros vinos” (–1,9%).

En volumen económico, cayeron un 0,3%, –2,8% , –2,2 y –1,4% respectivamente, con lo que estas rúbricas se quedan en 486,3, 123,5, 285,7 y 135 millones de euros.

Sobre los precios, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente recoge subidas de los precios en origen tanto para el vino blanco sin indicación geográfica como para los tintos de mesa comunes (12 p.color) entre el 16 y el 22 de junio; en concreto, repuntes del 0,40% y del 2,36%, respecto a la semana anterior, que se quedan en 2,52 y 3,04 euros/hgdo, respectivamente.

Por plazas de referencia, el vino blanco se paga a 3,04 euros/hgdo a salida de bodega y granel en Albacete; 2,81 en Ciudad Real; 2,69 en Cuenca y 2,44 en Toledo. Y el tinto lo hace a 3,68 euros/hgdo en Albacete; 2,57 en Ciudad Real; 2,83 en Murcia; 2,78 en Toledo y 1,94 en Valencia.

En Italia, caen ligeramente (–0,3%) los vinos blancos comunes frente a la semana anterior, que se pagan a 3,03 euros/hgdo, y repiten los tintos y rosados comunes en 3,81 euros, lo que se traduce en devaluaciones interanuales del 42,3% y el 29%, respectivamente, según recoge el instituto Ismea.

En España, los descensos interanuales son aún mayores y en el mes de mayo oscilaban entre el 35,80 y el 51,62%.

Sin embargo, los precios en origen en Francia se mantienen o crecen y, en mayo, acumulaban revalorizaciones de entre el 5,62 y el 15,52%, según esta misma fuente.

A nivel agronómico, los viñedos encaran semanas cruciales que determinarán los rendimientos de la próxima vendimia; Castilla-La Mancha se dirige hacia otra buena cosecha, aunque la sequía y otras adversidades climáticas podrían hacer mella en algunos puntos de esta comunidad y, sobre todo, en la Comunidad Valenciana y Murcia.