La Cooperativa de l’Aldea evita la liquidación en el último momento

Patatas Meléndez energía
Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

Una decisión judicial ha permitido que los responsables de la cooperativa hayan podido presentar el convenio de acreedores sin llegar al 65% de adhesiones que impone la actual ley.

lineaapoyos

Una decisión judicial de última hora ha permitido que los responsables de la Cooperativa de l’Aldea hayan podido presentar el convenio de acreedores sin llegar al 65% de adhesiones que impone la actual ley.

La junta liderada por Montse Llosa había conseguido alrededor de un 60% de adhesiones al cierre del plazo, pero la ley concursal de septiembre de 2014 exige que el porcentaje de adhesiones supere el 65% del pasivo, una cifra que los responsables de la Cooperativa no habían sido capaces de alcanzar, a pesar de haber negociado durante dos semanas con buena parte de los impositores y acreedores.

A última hora y ya cuando se había agotado toda opción a reflotar la situación, el Juzgado Mercantil de Tarragona ha estimado que la Cooperativa pueda acogerse a la ley concursal anterior, que requería únicamente que el porcentaje de adhesiones superara el 50% del pasivo.

De hecho, esta había sido una de las reclamaciones de los abogados de la Cooperativa, que consideraban que, por el hecho de haber presentado concurso en abril de 2012, la entidad tenía que acogerse a la ley concursal de aquel momento.

“Nosotros habíamos defendido que el concurso de acreedores se había presentado en 2012 y que por tanto estaba sujeto a la ley del momento y no a la posterior. Por lo tanto con un 51% de adhesiones podemos superar el convenio”, ha explicado Montse Llosa, que no ha dudado en calificar la situación de “milagrosa”. “Esto ha sido un milagro, claro que sí. La Virgen de l’Aldea nos ha ayudado y lo hemos conseguido”, ha exclamado Llosa.

Finalmente, los responsables de la Cooperativa pudieron presentar ayer el convenio ante el juzgado mercantil y sacar adelante su plan de viabilidad que consta de dos propuestas.

La A ofrece el retorno de la deuda a los acreedores con una quita del 50% en un período de 10 años. La opción B ofrece el retorno de todos los ahorros capitalizando la deuda durante los primeros 10 años y el retorno total en 15 años incluyendo un periodo de carencia de 3 años. La gran mayoría de los acreedores que se han adherido al convenio se han acogido a la opción B.

Los que no han firmado el convenio, entre ellos buena parte de los antiguos impositores que forman parte de la Asociación de Afectados, deberán acogerse, a priori, en la opción A y asumir un 50% de quita. Aunque no se descarta que puedan llegar a adherirse igualmente a la opción B si finalmente las negociaciones iniciadas el martes por la noche con la Cooperativa llegan a buen puerto.

A partir de ahora, la Cooperativa de l’Aldea se ha propuesto reemprender las reuniones de trabajo con el grupo leridano Actel, con quien firmaron un acuerdo hace dos semanas, para planificar la campaña de invierno: “Tenemos que buscar agricultores y trabajar, trabajar y trabajar”, ha indicado Montse Llosa.

Asimismo, la presidenta hace un llamamiento a la unidad: “Por separado no vamos a ningún lugar, debemos procurar ir todos juntos y haciendo fuerza en la misma dirección”.

La deuda ordinaria de la entidad es de 5,2 millones de euros (6,2 millones de euros en total, sumando la deuda privilegiada y subordinada, que no entra en el convenio). Alrededor de unos 300 impositores siguen teniendo cautivos 4,6 millones de euros en la entidad.