La falta de calibre marca el inicio de la temporada citrícola andaluza

ETIGRAF WEB
AGROPONIENTE WEB
HISPATEC 2023
BAYER ESTRATEGIA CÍTRICOS
SORMA FRUIT LOGISTICA
FRUIT LOGISTICA 2023

La campaña de naranja y mandarina ha comenzado con retraso en Andalucía debido a los efectos de la climatología.
pfeilchen_rojo
The lack of size marks the beginning of the citrus season in Andalucía

lineaapoyos

NaranjaLa campaña citrícola andaluza comienza con bajos precios de­bido, entre otros factores, a la falta de demanda en el mercado, como consecuencia de un tiempo otoñal cálido, así como el aumen­to de oferta en Europa de fruta procedente de otros países competidores. A esto se une la disminución del porcentaje de fruta de alto calibre en los cítricos cultivados en Andalucía.

El Observatorio de Precios y Mercados de la Junta de Andalucía señala que la temporada de naranja 2016/17 se inicia con retraso en comparación con el ciclo normal de producción. Concretamente, y dependiendo de la zona, este retraso puede llegar hasta los 20 días. Esta circunstancia se debe principalmente a las precipitaciones recogidas en mayo, que causaron la caída de la flor procedente de la primera floración del árbol. Por tanto, el cuajado de la fruta procede de las segundas y terceras floraciones, es decir, floraciones más tardías.

A comienzos de octubre todavía no se había comenzado con la recolección de naranja, debido a su falta de color y características organolépticas. Aunque desde el sector se indica que algunos agricultores habían empezado a recolectar, con objeto de dar respuesta a compromisos comerciales, esta fruta no tenía el estado óptimo de comercialización.

El informe de la Junta de Andalucía señala que la presente campaña se caracteriza por tener un mayor porcentaje de volumen cosechado de calibre pequeño. Las altas temperaturas registradas durante la primavera y el verano, unido a las escasas precipitaciones han tenido como resultado un menor crecimiento de la fruta. Concretamente, y dependiendo de las zonas de producción, así como del tipo de agricultura, el porcentaje de producción que presenta pequeño calibre puede estar entre el 40% y el 80%. Por lo general, la mayor parte de la cosecha de naranja corresponde a fruta con un calibre mediano, con un tamaño menor a 80 milímetros, y un reducido porcentaje presenta un tamaño superior a los 90 milímetros. Esto podría suponer una disminución de las exportaciones andaluzas de naranja de mesa.

Según los datos del aforo de cítricos, se estima un aumento de la producción de naranja del 17% con respecto a la campaña 2015/16. Este incremento se debe a que la campaña anterior destacó precisamente por un menor volumen de producción en comparación con campañas precedentes, debido a las altas temperaturas sufridas durante los meses de abril y mayo (durante el cuajado) que ocasionó también la pérdida de densidad de fruto. Por otro lado, desde la Junta de Andalucía esperan que las lluvias caídas en los últimos días permitan mejorar el calibre de la naranja de esta campaña 2016/17 y con ello mejorar las características comerciales de la fruta.

A diferencia del ejercicio precedente, en el que los precios de la naranja fueron altos debido a una baja oferta de producto y a una buena calidad del mismo, esta campaña arranca con precios más bajos. Aunque hasta la semana 40 son pocas las operaciones comerciales realizadas de naranja, y por lo tanto no es posible presentar un precio suficientemente representativo para estas primeras partidas de Navelinas, estos bajos precios podrían deberse, entre otros factores, a la entrada de naranja de importación más competitiva y a una baja demanda por parte del consumidor, debido a la ausencia de frío en Europa, clima asociado al consumo de esta fruta.

El Observatorio de Precios y Mercados señala que los precios que se negocian en el campo para la naranja Navelina en árbol están comprendidos entre los 0,15 y 0,23 euros/kg. Mientras, que en la campaña 2015/16 las cotizaciones de Navelina arrancaban la temporada con valores comprendidos entre los 0,19 y 0,27 euros/kg.

La calidad de la fruta resalta por su alto contenido en azúcares y proporción de acidez, lo que repercute en su rendimiento de zumo. Las altas temperaturas han ayudado a obtener unas buenas características organolépticas de las naranjas en general.

MandarinaMandarina
En general los agricultores coinciden en que ha habido un retraso en el comienzo de la recolección de mandarinas, y aunque éste depende de la zona de producción, se estima en 10 días aproximadamente. Las primeras mandarinas de la campaña 2016/17 ya se han empezado a recolectar, se trata de las variedades más tempranas del grupo de Clementinas tempranas como la Clemenrubí y, del grupo Satsuma, las Okitsu o Iwasaki. A fecha del informe de la Junta de Andalucía, a comienzos de octubre, eran pocos los agricultores que estaban recolectando mandarinas y, los que lo hacían, por lo general, era por cumplir la demanda de determinados clientes fijos. La falta de calibre de la fruta y las bajas cotizaciones del producto, unido a una falta de coloración homogénea de la fruta del árbol, hace bajar el rendimiento de la recolección y, por tanto, aumentar los costes de plantilla, lo que se refleja en un ritmo lento del inicio de campaña.

lineahgris

Te puede interesar

lineahgris

Oranges

Andalucía prevé un aumento de la producción de cítricos del 10,5%

lineahgris

Aforo

La cosecha citrícola española rondará un volumen de siete millones de toneladas

lineahgris

Aforo

La Comunitat Valenciana prevé una cosecha de cítricos de 3.953.226 toneladas

lineahgris

Aforo

El volumen de cosecha citrícola recupera niveles de normalidad en la Comunitat Valenciana

lineahgris

En general, la actual temporada se caracteriza, dependiendo de la zona de producción, por un alto volumen de oferta de producto, aunque el porcentaje de fruta con calibre pequeño es mayor que en otras campañas, no siendo estas características las ideales para su comercialización. Una primavera y verano cálidos, unidos a la escasez de precipitaciones, tienen como resultado un menor crecimiento de la fruta que, a pesar de las labores de aclareo llevadas a cabo por los agricultores para compensar la carga del árbol, realizadas en algunos casos tarde, repercute en el calibre, principalmente, de las mandarinas más tempranas. Sin embargo, se espera que las lluvias caídas durante los últimos días ayuden al fruto a ganar peso.

Según los datos del aforo de cítricos presentado para la campaña 2016/17, se espera un descenso de la producción de un 9% con respecto al ejercicio pasado. Hay que tener en cuenta que en la temporada precedente hubo una disminución importante del volumen cosechado de mandarinas tempranas, con respecto a la campaña anterior.

En cuanto a las primeras cotizaciones de la mandarina en campo, y según información obtenida por el Observatorio de Precios y Mercados, comienzan en rangos bajos, en comparación con los precios obtenidos en la campaña 2015/16. Concretamente, el valor medio de la mandarina en árbol oscila en la semana 40 entre los 0,45 y 0,50 euros por kilogramo de producto para las mandarinas Clemenrubí y, entre 0,40 y 0,50 euros por kilogramo de productos para las mandarinas Oronules. Sin embargo, en el comienzo de la campaña 2015/16 los precios de las mandarinas más tempranas rondaron entre los 0,60 y 0,80 euros por kilogramo de producto.

Aunque hay un menor calibre en la fruta cosechada y, por tanto, un menor volumen de producción de mandarina, es importante resaltar las calidades de la fruta obtenida. Las temperaturas cálidas han favorecido la concentración de azúcar en la fruta, aunque no ocurre lo mismo con el tamaño alcanzado por la misma.

Limón
La campaña 2016/17 de limón arranca con un menor volumen, según los datos presentados del Aforo de la CAPDER, concretamente un 4,5% menos que en la temporada precedente, que se caracterizó por una menor cosecha y buenos precios. La temporada actual empieza con las variedades de limón Primofiori con un alto porcentaje de fruta con bajo calibre como consecuencia de las altas temperaturas en la primavera y verano, unidas a la escasez de precipitaciones du­rante la campaña.

En general, las primeras semanas del comienzo del ejercicio no han sido óptimas para el sector, debido a las pocas operaciones comerciales cerradas, como consecuencia de una alta oferta de producto en el mercado europeo procedente de otros países competidores, como son Argentina y Turquía. Sin embargo, a final de la semana 40 y principios de la semana 41 ha empezado a tener más movimiento el producto andaluz en el mercado, alcanzando las cotizaciones en campo valores cercanos a los 70 céntimos de euro por kilogramo de producto en árbol. Por lo general, las campañas anteriores han tenido valores inferiores y, en la campaña 2015/16 se alcanzó un valor medio de 0,80 euros en las dos semanas siguientes, semana 41 y 42.

Cabe destacar la calidad óptima de la fruta en comparación con la calidad de otros años, como resultado de las temperaturas registradas, así como por la falta de humedad durante la temporada, que han impedido la aparición de enfermedades.

Por otro lado, en los tres cultivos citrícolas se observa, en general, un mayor coste de producción, tanto por los consumos energéticos requeridos (generados como consecuencia del incremento en el número de riegos), como por el efecto de una primavera y verano cálidos y una baja pluviometría. Por último, las altas temperaturas en época de floración y cuajado han obligado a aplicar un mayor número de tratamientos para el control de enfermedades de hongos. A esto se le suma un mayor coste en el manejo del cultivo, debido a la necesidad de una mayor mano de obra para el aclareo en los árboles, persiguiendo, así, mejorar el calibre de la fruta.

Actividad en los almacenes
En la semana 40 apenas había comenzado la actividad citrícola en los almacenes. La naranja Navelina aún no había empezado a recolectarse y, aunque se iniciaba la actividad de manipulación de las mandarinas más tempranas como la variedad Clemenrubí, en general, se intentaban retener en árbol lo máximo posible, con el objetivo de que la fruta ganase calibre con las lluvias caídas en los últimos días y de las que se esperan, así como que mejorasen los precios cotizados por la fruta en campo. Es por ello, que actualmente las empresas se encuentran principalmente operando comercialmente en campo, sobre árbol y sobre camión (incluyendo la recolección de la fruta), por lo que no es posible presentar un precio suficientemente representativo para la fruta confeccionada.

La temporada citrícola 2016/17 arranca con cotizaciones de precios bajos, tanto en campo como a la salida de las centrales hortofrutícolas, en comparación con campañas precedentes. Consecuencia, entre otros factores, de la alta oferta de producto citrícola en el mercado europeo procedente de otros países productores, así como por el retraso de la entrada de frío en Europa: factor influyente en la demanda de esta fruta por parte del consumidor, aunque se espera que los precios vayan mejorando a lo largo de la campaña. En el caso concreto del limón, la falta de calidad en las partidas del limón de origen argentino en los últimos días, así como las alertas sanitarias sobre el limón procedente de Turquía, ha favorecido el aumento de las cotizaciones del limón andaluz en los mercados europeos.

Según los primeros datos aportados por profesionales del sector, en la semana 40 las cotizaciones medias de la mandarina temprana confeccionada alcanzaban un valor a la salida de la central de manipulación de entre 0,90 y 1,10 euros/kg. Y, en el caso del limón manipulado, el precio medio estaba comprendido entre 1,00 y 1,20 euros/kg. Sin embargo, hasta ese momento eran pocas las operaciones comerciales realizadas y por tanto los datos meramente orientativos de comienzo de la campaña.

Información publicada en la edición impresa de Valencia Fruits del 1 de noviembre.
Si usted es sucriptor puede descargarse el número completo del semanario en formato pdf