La “guerra del vino” llega al supermercado

Patatas Meléndez energía
Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

Lidl está realizando una campaña promocional muy agresiva y descuentos del 15 % cuando se adquieren cuatro botellas en esta cadena de supermercados.

lineaapoyos

VinoLidl ha abierto la “guerra del vino” en el supermercado, con una campaña promocional muy agresiva y descuentos del 15 % cuando se adquieren cuatro botellas en este “súper”, lo que ha motivado críticas por posible “venta a pérdidas” de dos grandes bodegas, pero también plena satisfacción entre otras.

La campaña “Tierra de Vinos” ha reabierto un debate, siempre permanente: ¿Incurren las cadenas de distribución comercial y de “hard-discount” en prácticas ilícitas, asumiendo pérdidas en ciertos productos, que venden por debajo de coste, para atraer clientes?

Las organizaciones agrarias llevan años denunciando que supermercados e “hiper” lo hacen, en algún momento, con productos “reclamo” de la cesta de la compra, como leche, aceite, frutas, pollo y hasta carne de conejo, aunque nunca antes se receló, como ahora creen algunas bodegas, del mismísimo “vino”….y “de marca”.

Existe venta con pérdida, cuando el precio aplicado a un producto “sea inferior al de adquisición según factura, deducida la parte proporcional de los descuentos, o al de reposición si éste fuese inferior a aquél o al coste efectivo de producción si el artículo hubiese sido fabricado por el propio comerciante, incrementados en las cuotas de los impuestos indirectos que graven la operación”. Así lo dice la Ley 7/1996 de ordenación del comercio minorista.

De momento, Marqués de Cáceres ha presentado un escrito de denuncia contra Lidl por presunta venta a pérdidas, mientras que Protos lo estudiará en su próximo Consejo de Administración, mientras que la cadena de distribución niega ese extremo.

En el folleto de Lidl figuran productos de Campo Viejo, Pago del Rey, Barón de Ley o Pago Los Balancines, todos ellos con calificación superior a 84 puntos en la “Guía Peñín”.

Algunas de las firmas consultadas no han querido pronunciarse sobre la polémica pero, “Tierra de Vinos” sí cuenta con el beneplácito de otras, como la pacense Pago Los Balancines. “Nuestra política es hacer vinos excelentes a precios razonables y tenemos una vocación muy marcada para conseguir vinos que lleguen al máximo número de potenciales compradores”, declara su propietario, Pedro Mercado, tras valorar los efectos positivos que la acción promocional tendrá en imagen y visibilidad de la bodega.

Sobre la polémica generada sobre posibles ventas “a pérdidas”, Pago de Los Balancines replica que, en su caso al menos, no es así. “Ellos han comprado al mismo precio que el resto de nuestros clientes. No ha habido trato de favor a Lidl”, sostiene, y zanja: la legislación impide acordar el precio de venta al público (PVP) entre el productor y el distribuidor y, en este punto, “nuestro cliente (Lidl) ha decidido el precio al que vende y nosotros lo respetamos”.

“Las relaciones con nuestros proveedores están basadas en la transparencia, la profesionalidad y la continuidad a largo plazo y “esta promoción es solo una muestra de nuestro compromiso con el sector vitivinícola español”, agregan desde Lidl. La cadena ha abierto un frente que, quizás, repliquen otras.

Las polémicas en el mundo del vino no cejan y existen indicios de que ciertas vitivinícolas en varias denominaciones de origen podrían estar incurriendo en abusos contra los viticultores, lo que ya está investigando la Agencia de Información y Control Alimentarios.

El organismo investiga si vulneran la Ley sobre la cadena alimentaria y, si se demuestra, habrá expedientes y sanciones. La norma deja claro que la uva es un producto perecedero, por lo que las bodegas deben pagar en un plazo de 30 días; y las operaciones, a partir de los 2.500 euros, se deben hacer siempre bajo contrato e indicación del precio y de las condiciones de pago.

Los viticultores han denunciado claros incumplimientos de ley, aunque habrá que esperar para ver si los indicios tienen fundamento jurídico o si las bodegas han obrado por “desconocimiento” de norma.

Mientras tanto, el mercado sigue su curso. En el caso de los graneles, el Ministerio de Agricultura testimonia caídas del 4,02% para los vinos blancos entre el 6 y el 12 de octubre respecto a la anterior, que se quedan en 1,91 euros por hectogrado, y mantenimiento del tinto, que se paga a 2,77 euros.

Por plazas de referencia, el vino blanco a granel y salida de bodega cotiza a 2,74 euros/hgdo en Albacete; 1,72 en Badajoz; 1,55 en Ciudad Real; 1,99 en Cuenca y 2,60 en Toledo. Y el tinto lo hace a 3,25 en Albacete, 2,25 en Ciudad Real, 2,80 en Cuenca, 3,29 en Murcia, 2,74 en Toledo y 2,29 en Valencia.