La superficie de limón de Alicante ha descendido un 34% durante los últimos quince años

Patatas Meléndez energía
Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

La provincia ha perdido unas 4.790 hectáreas, una superficie que equivale a 4.800 campos de futbol con medidas reglamentarias.

lineaapoyos

LimoneroEn lo que llevamos de siglo, es decir en los últimos quince años, la provincia de Alicante ha perdido unas 4.790 hectáreas de limones, lo que supone un 34% de la superficie que equivale a 4.800 campos de fútbol de medidas reglamentarias. Además, La Unió de Llauradors precisa que en 2014 se perdió un 3% de la superficie de limón (976 hectáreas), cifra equivalente a 168 campos de futbol. El cultivo del limón de Alicante representa más del 99% en cuanto a producción y superficie de la Comunitat Valenciana.

Según indican desde la organización agraria, “hasta el momento podemos decir que la campaña es mejor que la anterior en lo que se refiere a precio, ritmo de cosecha y calidad de la fruta. Como el resto de cítricos las altas temperaturas y vientos de mayo y los calores de principio de verano afectaron al cuajado, aunque por el contrario ha tenido buen calibre la fruta”.

La variedad Fino se ha retrasado respecto a otras campañas unos diez días, lo que ha provocado que no se haya acumulado fruta en almacenes. Se está cosechando puntualmente. Los precios son mejores que el año pasado, se están manteniendo e incluso van a la alza (está hablándose incluso de precios de 1 euro/kg en la variedad Verna).

“Si no hay ningún problema y todo va cómo hasta ahora es muy probable que sobre el mes de abril-mayo haya problemas de abastecimiento de mercados por falta de fruta. No obstante debe quedar muy claro que los precios que se están pagando este año por el limón no compensan las pérdidas de los últimos cinco años, es decir, si retrocedemos al último lustro el balance del productor de limones de Alicante es claramente negativo La gran amenaza que tenemos en estos momentos es, fruto de los buenos precios de esta campaña y de los precios malos de la naranja y mandarina, el aumento de plantaciones de limones, sobre todo de la variedad Verna. De hecho según datos de viveristas y como consecuencia de la falta de control en cuatro años volveremos a tener una superproducción de limones”, afirman desde La Unió de Llauradors.