La UE aprueba una ayuda adicional de 165 millones

Patatas Meléndez energía
Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

La Comisión Europea publica un nuevo reglamento en respuesta al veto ruso.

lineaapoyos

ComisionLa Comisión Europea (CE) pu­blicó el 30 de septiembre el nuevo plan adicional de medidas de urgencia destinado al sector hortofrutícola, dotado con un presupuesto de 165 millones, en respuesta al veto de Rusia. Y por primera vez, como reclamaba España, las ayudas podrán destinarse a retirar del mercado naranjas, clementinas y mandarinas, quedando excluidos limones y pomelos. No obstante, el sector español considera que las medidas adoptadas no garantizan una respuesta eficaz a la crisis provocada por el veto, ya que quedan excluidas las retiradas realizadas desde el 4 de septiembre y no incluye producciones estratégicas afectadas por la crisis.

El nuevo reglamento se añade al plan de 125 millones de euros que Bruselas anunció el pasado 18 de agosto. Un programa que se suspendió el 10 de septiembre (con carácter retroactivo desde el día 4) porque las solicitudes superaron ampliamente el presupuesto inicial previsto por la UE, debido al exceso de declaraciones realizadas por Polonia.

Para dirigir mejor las intervenciones, el nuevo plan incluye un anexo que precisa los volúmenes elegibles en los diferentes Estados miembros, así como las cantidades específicas por categoría de productos. Estos volúmenes se basan en la exportación de los tres últimos años durante el mismo periodo, deduciendo las cantidades que ya han recibido ayudas del primer paquete ayudas de 125 millones.

Los cuatro grupos de productos son los siguientes: manzanas y peras (hasta 181.000 toneladas); naranjas, mandarinas y clementinas (96.090 toneladas); zanahorias, pepinos y pepinillos, pimientos y tomates (44.300 toneladas); y kiwis, ciruelas y uva de mesa (76.895 toneladas). Algunos productos incluidos en las anteriores ayudas —coles, coliflores, brócoli, champiñones y frutos rojos— siguen estando cubiertos pero sin un cupo determinado. Además de estos volúmenes específicos, los 28 Estados miembros dispondrán cada uno de una reserva suplementaria de 3.000 toneladas para la retirada de los productos enumerados en el plan, o de coliflores, coles, champiñones y frutos rojos, y serán libres de dar prioridad a determinados productos.

España obtenido en este nuevo paquete de medidas, el mayor cupo de ayudas para un total de 94.600 toneladas de frutas y hortalizas, lo que representa el 24% del total de la UE. Unas medidas, que se aplican desde el 30 de septiembre y hasta el 31 de diciembre.

Como en el programa precedente, este régimen prevé una ayuda de la Unión Europea para las retiradas de mercado destinadas a la distribución gratuita (financiada al 100%) o para fines no alimentarios (por ejemplo, el compostaje), para los que la tasa de intervención de la UE es más baja. La cosecha en verde o la renuncia a efectuar la cosecha serán también soluciones posibles, pero con un nivel de ayuda ligeramente inferior.

Las medidas también serán accesibles para agricultores que no pertenecen a organizaciones de productores, pero el nivel de financiación es más elevado para los miembros de estas asociaciones (75% del total, frente al 50% para los no miembros) y el fondo operativo de las organizaciones podrá aportar el 25% restante.

Cítricos
Los cítricos españoles, excluidos limones y pomelos, son uno de los principales beneficiarios del plan de medidas de urgencia aprobado por la CE para el sector de las frutas y hortalizas en respuesta al veto ruso. En concreto, podrán acogerse al programa hasta 58.600 toneladas de naranjas, clementinas y mandarinas españolas, de un total de 96.000 toneladas de cítricos cubiertas en toda la Unión Europea. España recibirá también ayudas para retirar del mercado hasta 20.400 toneladas de zanahorias, pepinos y pepinillos, pimientos y tomates; 8.700 toneladas de peras y manzanas y 6.900 toneladas de kiwis, ciruelas y uva de mesa. En total, España es el país de la UE más beneficiado por este programa ya que acapara 94.600 toneladas de las 400.000 de productos agrícolas que recibirán fondos europeos en el nuevo reglamento aprobado por la CE.

Producciones estratégicas
Cooperativas Agro-alimentarias de España valora la inclusión de los cítricos en el nuevo Reglamento, pero critican que la CE deje sin ayudas producciones estratégicas. Desde el cooperativismo apuntan que, la Comisión ha adoptado, con “un inaceptable retraso”, las nuevas medidas de retirada excepcional por el veto ruso. “La suspensión repentina, el pasado 10 de septiembre, del Reglamento de medidas excepcionales para las frutas y hortalizas, causó un grave perjuicio a los productores y cooperativas y los sumió en una profunda incertidumbre jurídica y económica. Lejos de enmendar su error y presentar inmediatamente su alternativa, la Comisión ha tardado tres semanas en aprobar el nuevo mecanismo de gestión de crisis”, señalan desde Cooperativas Agro-alimentarias.

Como consecuencia de ese inexplicable retraso, las operaciones de retirada realizadas o programadas desde el 4 de septiembre hasta el 30 de septiembre han quedado fuera de juego. Según el presidente del Consejo Sectorial de Frutas y Hortalizas de Cooperativas Agro-alimentarias, Cirilo Arnandis, “se ha perdido un tiempo precioso, no solo para atender las demandas de las producciones más perecederas —para algunas de las cuales el reglamento ya llega demasiado tarde—, sino para dar una señal al mercado a tiempo y evitar su desequilibrio, permitiendo la eliminación de excedentes”. Además de tarde, se considera que el Reglamento se ha quedado “corto”.

Para el cooperativismo, lo más positivo de las nuevas medidas anunciadas es que se ha incluido la naranja y pequeños cítricos en la lista de productos elegibles; que se amplía el plazo de aplicación hasta el 31/12/2014 y el reparto a priori entre Estados —con el fin de evitar nuevos abusos— del cupo de producción susceptible de ser retirada. Desde Cooperativas Agro-alimentarias de España valoran igualmente la decisión de mantener la diferenciación positiva hacia los productores miembros de OP como gesto claro de apuesta de la PAC por la concentración de la oferta.

Sin embargo, Cooperativas Agro-alimentarias lamenta que el Reglamento adoptado deje fuera producciones estratégicas para España que saldrán al mercado en el trimestre en el que el mecanismo será de aplicación. Por otra parte, el hecho de que el reparto del cupo de retirada entre países se haya basado solo en los flujos de exportación y no en el nivel de producción, ha perjudicado a ciertos productos, que recibirán en España una porción claramente insuficiente. Este es el caso de la ciruela o las manzanas y las peras. La CE ha ignorado que los efectos del veto ruso, el riesgo de desestabilización de los precios en el mercado de la UE, afecta al conjunto de producciones y productores, independientemente de que la salida comercial tradicional de éstos no fuera Rusia.

Según Cirilo Arnandis se está minusvalorando el problema y “no se está queriendo entender que lo más comprometido del veto no son los kilos que dejarán de exportarse hacia ese país, sino los perjuicios que la recolocación de esos volúmenes puede ocasionar en el conjunto del mercado”; y añade: “por otra parte, si solo nos tuviéramos que fijar en esos kilos, parece absolutamente escaso que la Comisión pretenda compensar un negocio truncado que vale 2.000 millones, utilizando un presupuesto de menos de 200”. Cooperativas Agro-alimentarias considera que la falta de inmediatez, de seguridad jurídica y de recursos de la respuesta de la CE no son acordes con su compromiso de agosto, en boca del Comisario, según el cual la UE asumiría plenamente la responsabilidad de este daño colateral al sector agroalimentario ocasionado por decisiones geopolíticas adoptadas por las instituciones comunitarias.

Las cooperativas solicitan al Ministerio de Agricultuta y las comunidades autónomas que se pongan en marcha las medidas ya acordadas inmediatamente y con la máxima seguridad, para que éstas provoquen el efecto esperado: evitar hundimientos de precio. Por otra parte, se insiste en la necesidad de reclamar en Bruselas la retroactividad de las medidas anunciadas, para resarcir el perjuicio de los agricultores y OP perjudicados por aplicación irregular y la suspensión repentina del anterior reglamento y por la incomprensible demora de la publicación de su sustituto.

Manzanas y peras
El Ministerio de Agricultura se ha comprometido con representantes del sector hortofrutícola español a enviar a transformación unas 14.000 toneladas para manzana y pera, que se retirarán para su distribución gratuita (beneficiencia). Así lo explicaron fuentes de las organizaciones agrarias y cooperativas tras la reunión de mantenida la semana pasada con representantes del Magrama para analizar el nuevo reglamento de la UE de medidas contra el veto ruso y la evolución de los mercados y de las cotizaciones que reciben los agricultores. Esta medida de retirada intenta aligerar la presión sobre el mercado hortofrutícola y evitar el hundimiento de los precios, como consecuencia de la saturación de producciones que no encuentran salida comercial tras el veto ruso.

Información publicada en la edición impresa de Valencia Fruits del 7 de octubre.
Si usted es sucriptor puede descargarse el número completo del semanario en formato pdf