La UE y Reino Unido alcanzan un acuerdo sobre el Brexit

AgroFresh FRESCOS

La Unión Europea y Reino Unido aspirarán a un acuerdo de libre comercio tras el Brexit

Brexit

Nuevo acuerdo sobre el Brexit. / Archivo

El primer ministro británico, Boris Johnson, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, anunciaron ayer en sus cuentas de Twitter que el Reino Unido y la UE habían logrado un nuevo acuerdo sobre el Brexit. El acuerdo recibió ayer jueves el apoyo de los Veintisiete en la cumbre europea celebrada en Bruselas. Sin embargo, queda por superar un gran obstáculo. La ratificación de este pacto debe contar este sábado con la aprobación del Parlamento británico, donde el Gobierno conservador no tiene una mayoría asegurada.

El pacto anunciado es el segundo alcanzado entre Londres y Bruselas. El primero, en noviembre de 2018, fue rechazado tres veces por el Parlamento británico y llevó a pedir dos prórrogas de un Brexit que en principio debería de haberse materializado el pasado 31 de marzo.

Tras el anuncio, el jefe de Gobierno británico ha señalado señala que se ha logrado un “nuevo” y “gran” acuerdo y añade que el Parlamento británico tiene que aprobarlo el próximo sábado en una sesión extraordinaria. “Tenemos un gran y nuevo acuerdo con el que asumimos otra vez el control (del país). Ahora el Parlamento debería cumplir con el Brexit el sábado para poder pasar a otras prioridades, como el coste de la vida, el NHS (sanidad pública), los delitos violentos y nuestro medio ambiente”, escribió el primer ministro británico en Twitter. Johnson firmó su tuit con la frase “cumplir con el brexit/asumir el control”.

La nota del líder “tory” se conoció después de que el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, también indicase a través de su cuenta de Twitter que la UE y el Reino Unido habían llegado a un acuerdo para la salida del país del bloque comunitario después de unas maratonianas negociaciones.

El primer ministro, determinado a cumplir con el Brexit el 31 de octubre, tendrá que presentar el pacto en los Comunes para que lo apruebe en una sesión que se espera sea convocada este sábado. Johnson, que gobierna en minoría con el apoyo de los probritánicos del Partido Democrático Unionista (DUP) de Irlanda del Norte, necesitará del respaldo de diputados de otras formaciones políticas para sacar adelante su acuerdo en los Comunes.

El DUP, defensor de la unión de la provincia con Gran Bretaña, mantiene de momento su oposición al documento alcanzado en Bruselas al afirmar ayer que, “como están las cosas”, no puede aceptarlo. La líder del DUP, Arlene Foster, emitió un comunicado en el que manifestó sus reservas en relación con el pacto, pocas horas antes de la vital cumbre europea de Bruselas.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, señaló en Twitter: “Donde hay voluntad, hay un acuerdo. ¡Tenemos uno!”, dijo en su mensaje, acompañado de una carta dirigida a los líderes de la UE en la que les recomendaba respaldar el pacto durante su cumbre de este jueves y viernes en Bruselas.

Según Juncker, se trata de un acuerdo “justo y equilibrado” que testifica su “compromiso para lograr soluciones. Recomiendo que el Consejo Europeo respalde este acuerdo”.

Acuerdo de libre comercio

La Unión Europea y el Reino Unido tienen la intención de negociar un acuerdo de libre comercio para regular su relación una vez se produzca el Brexit, rebajando así la ambición de la anterior declaración política sobre la futura relación acordada entre Bruselas y el anterior Gobierno británico que lideraba Theresa May.

El negociador europeo para el Brexit, Michel Barnier, explicó este jueves que el primer ministro británico, Boris Johnson, ha hecho una “elección clara” respecto a su voluntad sobre la futura relación económica entre la UE y el Reino Unido: “La relación de un acuerdo de libre comercio. Cualquier otra opción, como la de un territorio aduanero común, se ha descartado”.

Este futuro acuerdo comercial se basará en “fuertes garantías” de que la cercanía entre las regulaciones de ambos territorios permita un tratado comercial “sin aranceles ni cuotas”, aunque Barnier aclaró que la ambición de ese acuerdo “será proporcional al nivel y calidad de las normas económicas de base” que operen entre ambos territorios.

En cualquier caso, este documento es únicamente una declaración de intenciones y no es vinculante, por lo que el nivel de ambición podría cambiar según se produzcan las negociaciones de la futura relación en los próximos meses.

La anterior declaración, acordada hace ahora once meses, recogía la intención de desarrollar “una asociación ambiciosa, amplia, profunda y flexible” en áreas como la cooperación económica y comercial, un nivel de cercanía entre ambas partes que no desea el nuevo Gobierno británico.

El texto acordado ayer establece “los parámetros de una asociación amplia, ambiciosa, profunda y flexible, con un acuerdo de libre comercio completo y equilibrado en su núcleo”, aunque al no ser vinculante también recoge que la cooperación puede ampliarse más allá de sus provisiones si los negociadores lo ven necesario.