Los agricultores almerienses tiran millones de kilos de frutas y hortalizas ante los malos precios

Patatas Meléndez energía
Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

Las catastróficas cotizaciones han llevado a los productores a adoptar esta ‘dura’ decisión.

lineaapoyos

TiradaLos precios a los que están cotizando los productos hortofrutícolas almerienses en las últimas semanas son, como los ha catalogado la secretaria general de UPA-Almería, Francisca Iglesias, “catastróficos”. La situación es tan lamentable que se están tirando millones de kilos de tomate, pimiento e incluso berenjena. Se habla ya de, cuanto menos, el peor ejercicio agrícola de los últimos tres.

Los malos precios están provocando que, por ejemplo, según ha explicado el presidente de Asaja-Almería, Francisco Vargas, “en muchos casos se están quedando entre dos y tres kilogramos de pimiento sin recolectar en la mata, al igual que entre cinco y seis kilos de berenjena”. Buena parte de estas hortalizas se destina a alimento para el ganado. No obstante, uno de los productos que, con diferencia, más se está tirando es el tomate. Parte del mismo se está destinando, como ha explicado Francisco Góngora, presidente de Hortyfruta, “a ONGs y el Banco de Alimentos, siempre que sean, como son muchos, de primera calidad”.

No hay un producto que se salve de los malos precios, todos se están vendiendo muy por debajo de las cotizaciones de las dos últimas campañas. Por poner algún ejemplo, el precio de tomate y pimiento en la semana 18 del año ha sido, según Coexphal, en torno a un 30 por ciento inferior que la semana anterior y un 40 por ciento menor que en la campaña anterior.

Los últimos coletazos de la campaña de otoño-invierno, que se ha prolongado en el tiempo debido a las altas temperaturas que se han registrado durante prácticamente todo el año, están siendo pésimos. Entre las causas, el presidente de la Interprofesional de Frutas y Hortalizas de Andalucía (Hortyfruta), Francisco Góngora, ha señalado a “la climatología, que ha hecho coincidir más tiempo nuestras producciones de otoño con las de países terceros”.

El presidente de Hortyfruta achaca también la prolongación del ciclo de otoño-invierno almeriense a la “ruptura del mismo que se produjo en calabacín debido a la irrupción del virus New Delhi”.

Iglesias considera que “las altas temperaturas de todo el año han provocado una sobreproducción que el mercado no ha podido absorber, lo que ha provocado que se tiren millones de kilos de productos”.

Las altas temperaturas también se están registrando en países competidores, como es el caso de Holanda, Bélgica o Francia donde, según ha explicado el presidente de Asaja-Almería, Francisco Vargas, “ya tienen parte de su producción en el mercado”. A ello se le suman los datos de consumo de productos hortofrutícolas en la Unión Europea que, debido a la crisis, se han visto mermados y aún se encuentran lejos de los niveles que se registraban en los años previos a la misma.

Otra causa de los bajos precios es, sin más remedio, que la calidad de las producciones que se han aguantado debido a la climatología no tienen la misma calidad que la que puedan tener los nuevos cultivos que están introduciendo en el mercado estos días los competidores.

El miedo a la incidencia del virus New Delhi en los dos productos estrella de la primavera, como son el melón y la sandía, ha provocado, según ha explicado el presidente de Asaja-Almería, “una mayor sobreproducción en el resto de productos”, lo que también ha repercutido en el precio de los mismos.

Sin embargo, Francisco Vargas ha asegurado que, pese al incremento de la producción, “lo cierto es que a los mercados están llegando las mismas cantidades que se enviaron, por ejemplo, en estas fechas en la pasada campaña”. Ello se está debiendo, como ha añadido Vargas, a que “buena parte de la producción de hortalizas se esté quedando directamente en la planta y destinando como alimento para el ganado”.

Lo cierto es que para el turismo ha sido magnífica la climatología pero, por razones obvias, para la agricultura no. El presidente de la Interprofesional de Frutas y Hortalizas de Andalucía ha recordado que “la negativa de vender los productos hortofrutícolas por debajo de un cierto precio es de las comercializadoras”.

El mes y medio,entre enero y marzo, que se registraron precios aceptables en pimiento, pese a coincidir con el mayor pico de producción “no ha compensado los malos precios del resto del año”, según han coincidido en señalar Francisca Iglesias y Manuel Arévalo, del Departamento Comercial de Nature Choice.

Información publicada en la edición impresa de Valencia Fruits del 13 de mayo.
Si usted es sucriptor puede descargarse el número completo del semanario en formato pdf