Los agricultores podrán convertir sus excedentes en productos

AgroFresh FRESCOS

Mercavalència ha presentado Mercaobrador, una cocina industrial que permite a los agricultores aprovechar sus excedentes para elaborar productos procesados

Mercavalència presenta Mercaobrador. / MERCAVALÈNCIA

El alcalde de València, Joan Ribó, ha asistido en Mercavalència a la presentación del Mercaobrador, una cocina industrial propia de transformación agroalimentaria que permite a los agricultores aprovechar sus excedentes para elaborar productos procesados.

Junto al presidente de Mercavalència, Carlos Galiana, el alcalde ha recorrido las instalaciones, que tienen como reto luchar contra el derroche alimentario y ha afirmado que “Mercavalència y el Ayuntamiento contribuyen así a la agenda 2030 y la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), concretamente el objetivo número 12 en el cual se fija como meta una producción y consumo responsables y, al mismo tiempo, se contribuye a la dinamización de la economía local”.

El Mercaobrador permite a los agricultores aprovechar sus excedentes para elaborar productos procesados, como por ejemplo mermeladas o patés, que se generarán a partir de la verdura y fruta fresca que los agricultores valencianos llevan cada día a la Tira de Contar, y que no tiene salida en el momento.

Este proyecto y el convenio que lo impulsa responden a los compromisos institucionales que desde el ámbito municipal se han asumido a la hora de promover un sistema alimentario más justo, sostenible y saludable para el municipio, dicen desde un comunicado de Mercavalència.

Joan Ribó ha manifestado que “el Ayuntamiento y Mercavalència se alinean así con la Estrategia Alimentaria Municipal que marca el camino hacia una economía alimentaria de proximidad” y que el Mercaobrador se enmarca “dentro de la lucha contra el derroche alimentario”, ya que en este espacio se ofrecerá “un servicio de transformación de productos al que los agricultores y agricultoras de la huerta de València podrán acceder”.

En el pliego de la adjudicación del servicio, asumido por la empresa Monvital, se contempla también una reserva del tiempo de la instalación para la puesta en marcha de proyectos de innovación que dan respuesta al grave problema del derroche alimentario.

Carlos Galiana ha explicado que “se trabajará con Las Naves y su laboratorio para incubación de empresas relacionadas con la agroalimentación y las personas emprendedoras que tengan ideas que contribuyan a un sistema alimentario sostenible tendrán su lugar de pruebas en el nuevo Mercaobrador”.

La instalación ocupa 330 metros cuadrados con muelle de recepción y expedición en una de las naves multiservicio de Mercavalència; consta de tres cámaras de frío: una de congelación, otra de materia prima fresca y otra destinada al producto acabado, y tiene todas las salas climatizadas para asegurar la calidad de los productos.

La parte principal incluye una área de preparación en caliente y otra de cocción y, para el almacenamiento y preparación de pedidos, la instalación cuenta con dos salas más y almacenes de materia prima seca y productos auxiliares.

Los vestuarios para acceder en las zonas de manipulación de alimentos están adaptados para el acceso de personas con movilidad reducida, además de una oficina y un aula laboratorio de formación. Toda la instalación está aislada térmicamente y elaborada con materiales que garantizan la seguridad alimentaria.