Los ingresos por las exportaciones freseras caen un 25% respecto a la temporada 2013

Patatas Meléndez energía
Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

Este descenso ha venido motivado por la caída de los precios en los mercados de destino.

lineaapoyos

FresasEl sector fresero andaluz, concentrado en más de un 94% en la provincia de Huelva, ha visto reducido esta campaña los ingresos por exportaciones en torno a un 25% con respecto a 2013, algo que ha venido motivado principalmente por la caída de los precios en los mercados de destino.

El año pasado el valor de las exportaciones de fresa andaluza alcanzó 400,1 millones de euros, correspondiendo 383,5 millones a fresas frescas y el resto a congeladas. Esta cifra ya supuso un descenso de casi el 12 por ciento con respecto a 2012 y estuvo motivada por un descenso en la producción como consecuencia de una climatología desfavorable; por lo que la nueva caída supondrá que en dos años el valor de las exportaciones haya descendido más de un 35 por ciento.

El presidente de Freshuelva y de la Interprofesional de la Fresa, Alberto Garrocho, ha explicado que, en 2014, el descenso no ha venido motivado por una menor producción, ya que, a falta de los datos definitivos, se puede afirmar que “la cantidad de toneladas exportadas ha sido superior a la de la campaña pasada”, sino por la caída de precios en los mercados de destino.

La buena climatología ha propiciado que los principales países consumidores como Alemania, Italia o Francia hayan adelantado sus propias campañas lo que provocó, allá por el mes de abril, que las distintas producciones confluyeran en los mercados, y hubiera un descenso de precios que, muchas semanas ha estado por debajo de los costes de producción, alcanzándose valores mínimos de entre 0,30 y 0,45 euros el kilo.

Esta circunstancia ha sido  también la que ha motivado que este año los freseros hayan dado por concluida la campaña casi un mes antes de lo habitual, al no obtener rentabilidad, hasta el punto, ha indicado Garrocho, que se estima que se ha podido tirar en torno a un 15 por ciento de fruta, más un porcentaje no cifrado destinado a industria, ya que ésta no ha sido capaz de asumir toda la que no se ha podido mandar a los mercados extranjeros.