Los investigadores encuentran variedades de cerezo aptas para la Región de Murcia

Patatas Meléndez energía
Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

Estas variedades y portainjertos fueron presentadas en la XII Jornada técnica del grupo de I+D del cerezo.

lineaapoyos

CerezaLos investigadores y técnicos de la Región de Murcia han hallado, de entre un total de 69 tipos plantados, los patrones y variedades más recomendables de cereza para su cultivo en distintas zonas de la Región de Murcia, descartando las que producen poco o en mala ‘época’ para los mercados; o no dan buena calidad.

Estas variedades y portainjertos fueron presentadas en la XII Jornada técnica del grupo de I+D del cerezo, que se celebró la semana pasada en la finca experimental ‘La Maestra’, de Jumilla, a la que asistieron agricultores las provincias de Alicante, Zaragoza, Albacete y Murcia.

El grupo de trabajo está constituido por investigadores del Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (IMIDA), técnicos de la Consejería de Agricultura y Agua y algunos agricultores, avanzados productores de cereza en la Región.

Según los investigadores, el cultivo del cerezo es posible en la Región de Murcia con el uso de los patrones que se adaptan a las condiciones de la mayoría de suelos de la Región, donde abundan los arcillosos calizos, capaces de producir asfixia en las raíces en selecciones de patrones de uso común en otros lugares. Así, los patrones de cerezo recomendables, ya que alargan el período de vida de las plantaciones, son las variedades de ‘Mariana’ con intermediario de ‘Adara’, “un puente perfecto para la cereza en regadío”, según el jefe de Departamento de Hortofruticultura del Imida, Diego Frutos.

También se apuesta por los híbridos de melocotonero y almendro en secanos de montaña (zonas más frescas). La ventaja del cerezo en estos secanos de escasa lluvia es que se recolectan pronto y se adaptan mejor al régimen de precipitaciones de las zonas mediterráneas.

En verano, el cerezo podría subsistir a pesar del fuerte déficit hídrico si el patrón es lo suficientemente vigoroso como para explorar las capas húmedas más profundas.

El jefe de Hortifruticultura del IMIDA, Diego Frutos explica que se han descartado las variedades ‘Gisella’ porque éstas “están más preparadas para zonas europeas en las que el sol no es tan fuerte”.

Variedades
Del estudio realizado se desprende que puede recomendarse una decena de variedades por su producción y calidad en la zona norte (de Yecla a Calasparra y Moratalla). En éstas no se han detectado desarreglos fisiológicos importantes. A medida que se va colonizando con variedades de cerezo zonas de inviernos más suaves, la disponibilidad de variedades se reduce.

Sin embargo, la falta de frío, en algunos casos, no es un factor definitivo para no recomendar el cultivo del cerezo. Así, se ha visto que variedades con fuertes desarreglos vegetativos y de brotación en primavera han producido excelentes cosechas en La Alberca (Murcia) y Los Puros (Algezares). Dos variedades interesantes en estas condiciones son Cashemere y Crystal Champaing.

En cualquier caso, el investigador del Imida puntualiza que “estas variedades no van a competir con las zonas productoras tradicionales, pues buscan otro mercado, por lo que son complementarias con lo que ya hay”. El tiempo de cosecha no trascendería mediados de junio, es decir, que se trataría de variedades tempranas.

Alternativa al almendro
En opinión de Diego Frutos, el cerezo en secano, con un portainjertos potente, se puede convertir en una alternativa a las plantaciones de almendro en zonas montañosas y con veranos frescos, tan castigadas este año por la sequía. “El problema del almendro es que florece muy pronto y la cosecha se recoge muy tarde, por lo que el árbol está mucho tiempo con el producto, por lo que le cuesta sacar un rendimiento alto”, explica y añade que de hecho este año hay muchos que por la falta de lluvias ni siquiera han brotado. Por último, el investigador apunta que a la Región no le interesa que las zonas montañosas se queden despobladas.

Viveros
El cultivo del cerezo en la Región requiere un desarrollo paralelo de los viveros, basado en tres pilares básicos que son la experimentación regional, que supone una considerable economía de recursos; la autenticidad varietal, controlable con técnicas de microsatélites de ASDN para que la oferta de los catálogos de los viveros coincida con la planta que adquieren los agricultores; y la sanidad vegetal, consistente en mantener en abrigo de cuarentena a las variedades recomendables para la Región, con el fin de reiniciar el cultivo cuando las plantas de los vergeles de cerezo se infecten con virus.

El grupo de I+D Cerezo sigue introduciendo nuevos materiales vegetales susceptibles de superar a las variedades ya conocidas y recomendadas.

El director del IMIDA, Adrián Martínez, destacó que “gracias a estas jornadas, muchos agricultores han comprendido que la mejor forma de avanzar con rapidez y seguridad es intercambiando información basada en resultados concretos, que son transferidos al sector conforme se van produciendo”.

Información publicada en la edición impresa de Valencia Fruits del 20 de mayo.
Si usted es sucriptor puede descargarse el número completo del semanario en formato pdf