Los robos de algarroba se disparan en las comarcas valencianas por un repunte del 20% de los precios

Patatas Meléndez energía
Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

AVA-Asaja reclama un mayor control de los puntos de venta y más agilidad en el proceso judicial para no dilatar en el tiempo el cierre de los almacenes clandestinos.

lineaapoyos

Los ladrones están haciendo su agosto a costa de los productores de algarroba. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) denuncia que bandas organizadas están saqueando campos enteros de algarroba justo en el momento álgido de la campaña, alentadas principalmente por el repunte de un 20% que han experimentado los precios a puerta de almacén durante las últimas semanas y que se sitúan ahora en 0,26 euros por kilo.

Si bien los algarrobos son árboles que muestran una considerable adaptación a la sequía, las extremas condiciones climáticas de esta temporada han terminado por afectar a los frutos secos, mermando el peso medio pero también mejorando la calidad de la semilla o ‘garrofí’. El presidente de AVA-Asaja, Cristóbal Aguado, subraya que “esta mejor calidad se está traduciendo en mejores precios porque hay un creciente interés por parte de las industrias alimentarias, las cuales emplean el ‘garrofí’ como un espesante de grandes propiedades naturales para la elaboración de papillas, helados y otros productos farmacéuticos y cosméticos”.

Ante esta incidencia insostenible de los robos, la organización agraria reclama a las fuerzas de seguridad un mayor control especialmente en los puntos de venta que hay repartidos por la Hoya de Buñol, La Ribera Alta y Camp de Turia. “Muchos de estos almacenes no tienen licencia de apertura ni demuestran la trazabilidad del producto —advierte Aguado— y se mueven dentro de la economía sumergida, siendo colaboradores directos del hurto.”

Asimismo, una vez localizados los puntos de recepción de mercancía robada, AVA-Asaja también solicita más agilidad en el proceso judicial para evitar que se dilate en el tiempo el cierre de estos operadores. Y es que, según el dirigente agrario, “si no hubiera almacenes clandestinos, rápidamente desaparecerían los robos de algarrobas en el campo valenciano”.