Pascual Hortelano (Fecoam): “Murcia tiene fruta de hueso durante toda la campaña”

AgroFresh FRESCOS

Entrevista al representante de fruta de hueso en Fecoam, Pascual Hortelano

Pascual Hortelano apunta que necesitan más apoyo y políticas que defiendan lo nacional para que “no desaparezca este modelo de agricultura”. / FECOAM

Raquel Fuertes. Redacción.

Desde la Vega de Cieza, Pascual Hortelano despliega su amplio conocimiento del sector frutícola y cooperativo murciano basado en la experiencia de décadas. En esta entrevista desgrana las peculiaridades de una campaña de fruta de hueso que por las características del territorio murciano abarca desde abril hasta septiembre con una oferta amplia y de calidad. También va más allá y apunta a los retos del sector en un momento complejo en el que planea la falta de relevo generacional y la necesidad de un mayor apoyo institucional.

Valencia Fruits. ¿Cómo está yendo esta campaña de fruta de hueso en la Región de Murcia?

Pascual Hortelano. Esta pregunta tiene muchas respuestas. Ha habido un adelanto histórico de hasta quince días en algunas variedades. Esta campaña ha sido un poquito mejor que las anteriores, en general. Estamos en el 80-90% de la campaña, aunque todavía no se ha terminado. La demanda de los mercados llegó pronto y nos dio un plus en la primera parte de la temporada, que comenzó en abril. Afortunadamente, no tuvimos daños climatológicos significativos en el inicio, lo cual ayudó a un buen desarrollo.

De hecho, hasta el 20 de mayo, los precios han sido bastante buenos. Siempre hay quien piensa que podrían ser mejores, pero comparado con otros años, los mercados se han comportado bien. Sin embargo, a partir de junio, cuando empieza la campaña más fuerte con las variedades de media temporada, tuvimos dos tormentas graves los días 7 y 10 de junio que causaron daños significativos. 

Esto afectó la calidad de la fruta y, aunque se sigue recolectando, no se hace con el mismo entusiasmo.

VF. ¿Cuál es la situación actual con la fruta dañada por las tormentas?

PH. La fruta ha sufrido daños por granizo. Algunos socios tienen el 100% de su producción afectada. Otros, no tanto, pero la calidad ha bajado. En el caso de la pavía, por ejemplo, aunque ha habido granizada, el mercado nacional es más permisivo y acepta algunos daños menores, como pequeñas marcas de granizo. Sin embargo, los calibres pequeños se están pagando muy mal en los mercados, lo cual afecta la rentabilidad de los agricultores en esta segunda parte de la temporada. 

VF. ¿Cuáles van a ser entonces los resultados de los agricultores?

PH. Va a haber una gran diferencia entre el agricultor que tenga fruta temprana y extratemprana, hasta mayo, con buena calidad, aunque con pequeño calibre, y muchos kilos, y el que tenga de media temporada y tardía, con los problemas por la climatología y la concurrencia de con otras zonas productoras obtendrá cotizaciones más bajas. Ya no hay el mismo ambiente, los mercados están más tensos. La campaña ha cambiado.

VF. ¿Cómo está recibiendo el consumidor estos cambios en la calidad de la producción?

PH. El consumidor final generalmente no percibe estos problemas porque la gran distribución se encarga de asegurar que el producto en los supermercados cumpla con los protocolos de calidad.

“Murcia sigue teniendo una ventaja con la fruta extratemprana, lo cual nos sitúa bien en el mercado en las primeras semanas de la campaña de hueso al estar prácticamente solos” 

VF. Y entran en juego otras zonas productoras…

PH. En este momento hay más oferta y concurre con producciones de otras zonas como Lérida, Aragón o Extremadura. Murcia sigue teniendo una ventaja con la fruta extratemprana, lo cual nos sitúa bien en el mercado en las primeras semanas de la campaña de hueso. 

Pero la Región tiene fruta de hueso durante toda la campaña, desde primeros de abril hasta agosto, porque tiene zonas con diferentes climas y la concurrencia y las circunstancias de cada año condicionan los resultados dentro de la propia Región a lo largo de la campaña de fruta de hueso. El agricultor ya sabe que con la extra-temprana tiene más facilidad en el mercado, pero son variedades que dan menos kilos. Mientras, las zonas de segunda parte de campaña encuentran mayor competencia, pero también, en un año normal, producen más kilos. 

El agricultor profesional conoce bien las características de cada terreno y cada variedad y sabe cómo adaptarse y reinventarse año tras año.

“Las cooperativas tienen un papel crucial. Tenemos que sentirnos orgullosos porque aglutinan entre el cincuenta y el sesenta por ciento de la producción total de fruta en la Región de Murcia”

VF. Hablando de agricultores, ¿cuál es la importancia de las cooperativas en la producción de fruta de hueso en Murcia?

PH. Las cooperativas tienen un papel crucial. Tenemos que sentirnos orgullosos porque aglutinan entre el 50 y el 60% de la producción total de fruta en la Región. 

VF. ¿Ve un futuro en el cooperativismo?

PH. Sí, pero con desafíos. El modelo cooperativo, aunque no perfecto, es el menos malo. Para ser competitivo en los mejores mercados hay que ser uno de los grandes y la mayoría de los agricultores somos medianos y pequeños si no nos organizamos. Este modelo también ofrece sostenibilidad y permite a las familias vivir de esto. Además, las cooperativas no especulan. Sin embargo, los gastos de producción están estrangulando a los pequeños agricultores. La renta es cada vez menor y los costes, más altos, lo que complica mucho la situación. La solución pasa por tener más producción y eso se convierte en la pescadilla que se muerde la cola. Es el gran debate que tenemos abierto ahora.

VF. ¿Y qué hay del futuro de la agricultura en Murcia? ¿Qué se puede hacer para mejorar?

PH. El futuro es incierto. Necesitamos más apoyo y políticas que defiendan lo nacional para que no desaparezca este modelo de agricultura. La gente joven no está tan interesada en continuar con la agricultura, lo cual es preocupante para el futuro del sector. 

“A menos que haya cambios significativos en las políticas de apoyo a los agricultores, la estructura agrícola actual podría desaparecer en 10 o 15 años, dando paso a otra forma de agricultura” 

A menos que haya cambios significativos en las políticas de apoyo a los agricultores, la estructura agrícola actual podría desaparecer en 10 o 15 años, dando paso a otra forma de agricultura en manos de grandes inversores con cambios en la estructura de producción. Al final lo que permanece en el territorio es la propia tierra. 

También es importante que los agricultores cuenten con un buen asesoramiento técnico para adaptarse a las nuevas condiciones y variedades más productivas. Lo que no se produzca aquí, vendrá de fuera porque lo que no van a faltar serán productos en el supermercado. En definitiva, si hay falta de rentabilidad, dificultades y poco interés de continuar por parte de la gente joven es difícil pensar en un futuro a 10-15 años.

VF. ¿Cuál es el papel de las administraciones en este contexto?

PH. Las administraciones deben enfocarse en apoyar al pequeño y mediano agricultor, ofreciendo ayudas para afrontar los altos costos de producción. También es crucial mejorar los seguros agrarios para que los agricultores puedan proteger mejor sus cosechas frente a desastres naturales. Sin un apoyo adecuado y sin relevo generacional, el sector agrícola puede enfrentarse a una crisis aún mayor.

Acceso a la entrevista en la página 10 del dossier Murcia Fruits en el ejemplar de Valencia Fruits. 

Acceso íntegro al último ejemplar de Valencia Fruits.