Primer corte de calabazas al aire libre en el territorio valenciano

Bioibérica CT
DAYMSA NATURFRUIT
Fedemco 2021 01

La localidad de Cullera, en la Ribera Baixa, inicia esta semana el primer corte nacional de calabazas cultivadas al aire libre

El corte de calabazas se inicia con la variedad potimarrón en cultivo ecológico y en terrenos del Parque Natural de la Albufera. / LA UNIÓ

Valencia Fruits. Redacción.

La localidad de Cullera, situada en la Ribera Baixa, protagoniza esta semana el primer corte de calabazas cultivadas al aire libre, tanto del territorio valenciano como del nacional.

La Unió de Llauradors informa que, desde hace unos años, Cullera se ha convertido en un punto neurálgico en cuanto a la producción de calabazas en las comarcas valencianas. De hecho, la superficie de cultivo no para de crecer y ya hay cerca de 300 hanegadas dedicadas al cultivo.

Cada vez se incrementa el número de agricultores interesados en producir calabaza en Cullera, consecuencia de la capacidad productiva y del interés de los comercios para adquirir este producto de tan buena calidad. En estos momentos ya hay unos 10 productores dedicados profesionalmente a producir este cultivo.

Cinco variedades

El número de variedades cultivadas de calabaza son cinco diferentes. La campaña se inicia con la potimarrón cultivada en ecológico situada en terrenos del Parque Natural de la Albufera. El 80% de la calabaza ecológica que se produce en la población de la Ribera Baixa se destina hacia la exportación, y en cambio, la que se produce en convencional va prácticamente toda dirigida al mercado interior. En este sentido, La Unió apuesta por promocionar el consumo de los productos ecológicos en las comarcas valencianas, para que los consumidores puedan disfrutar de alimentos locales cultivados sin productos químicos y que todo no se vaya a la exportación.

A la potimarrón le seguirán la cacahuete híbrida, piu de burro y la de asar. También, como novedad este año, se está empezando a trabajar con la calabaza de cabello de ángel. Además, ya hay conversaciones con empresas agroalimentarias para producir, si las pruebas que se están haciendo continúan siendo positivas, una cosecha más grande para suministrar a la industria confitera.

Fuente: La Unió de Llauradors