La producción de pitaya en Murcia creció hasta las 1.555 toneladas el 2021

Bioibérica CT

La superficie de cultivo de esta fruta tropical alcanza las 16 hectáreas, principalmente en los municipios de Mazarrón, Murcia y San Javier

Fruit Attraction tropicales

La producción media de pitaya por hectárea cultivada es de 97.200 kilos y la producción total regional el pasado año ascendió a 1.555 toneladas. / Archivo.

Valencia Fruits. Redacción. 

La Región de Murcia cuenta actualmente con más de 16 hectáreas dedicadas a producir pitaya y hay otras siete donde está previsto iniciar su cultivo, lo que elevará la extensión a 23 hectáreas. Por municipios, destaca su presencia en Murcia, Mazarrón y San Javier.

Así lo puso de manifiesto el consejero de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca, Medio Ambiente y Emergencias, Antonio Luengo, tras visitar una finca en el municipio de San Javier en la que se cultiva esta fruta, también conocida como pitahaya o fruta de la pasión.

“Se trata de un producto muy resistente a enfermedades y plagas y que no necesita mucha agua para su crecimiento, por lo que se adapta muy bien a las condiciones climatológicas de la Región, donde encuentra temperaturas óptimas para su desarrollo, que oscilan entre 16 y 25 grados y no siendo inferiores a cuatro”, destacó.

“Se trata de un producto muy resistente a enfermedades y plagas y que no necesita mucha agua para su crecimiento, por lo que se adapta muy bien a las condiciones climatológicas de la Región”

La producción media de pitaya por hectárea cultivada es de 97.200 kilos y la producción total regional el pasado año ascendió a 1.555 toneladas, una cifra que se espera superar este año, dado el incremento de superficie cultivada. En 2020 las hectáreas registradas de este cultivo eran cuatro, el doble que en 2019, cuanto solo se destinaron a esta fruta dos hectáreas.

Para favorecer su cultivo y hacerlo de la manera más adecuada a las condiciones de la Región de Murcia, el Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Medioambiental (Imida) tiene líneas de trabajo abiertas, «para potenciar la introducción en el sureste, con el fin de poner a punto las técnicas más apropiadas para el desarrollo de esta planta, así como la selección del material vegetal más adecuado», añadió el consejero Luengo.