Regantes de toda España se movilizan contra el “tarifazo eléctrico”

Lainco Laiguant
Gregal otoño
Bioibérica CT
Fedemco 2021 01

Los agricultores piden “justicia eléctrica” y un escenario tarifario más justo y competitivo.

lineaapoyos

Regantes de toda España se han manifestado hoy de forma simultánea frente a sus respectivas delegaciones de Gobierno para pedir “justicia eléctrica” y exigir la puesta en marcha de un escenario tarifario más justo y competitivo que no les “cobre por lo que no consumen”. Según la Federación Nacional de Regantes (Fenacore), en los últimos seis años, los costes fijos —que deben pagarse todo el año, a pesar de que el servicio sólo se usa durante la campaña de riego—‐ se han incrementado un 1.000%.

De esta forma, los costes energéticos para el regadío español superan ya en más de un 30% la media europea, lo que se traduce en una factura de la luz cercana a los 700 millones de euros anuales o lo que es lo mismo, un 80% más desde el inicio de la crisis. Sólo la reforma energética del pasado verano ha supuesto un sobrecoste de 100 millones de euros, obligando a muchas explotaciones a abandonar el regadío por el secano, aunque éste último sea cinco veces menos productivo.

Andalucía
Unos siete mil agricultores andaluces, según los convocantes, se han manifestado hoy con pancartas y burros frente a la Delegación del Gobierno en Andalucía, en Sevilla, contra el “tarifazo eléctrico” y para exigir un precio que no les obligue a pagar todo el año el término de potencia que necesitan unos meses.

La marcha estaba convocada por asociaciones de agricultores y de regantes como Fenacore, Feragua, Areda, Asaja, COAG, UPA y Faeca, además de otros representantes sectoriales, para exigir “una factura eléctrica adaptada a su consumo real y que no los condene a la ruina”.

Según informan los convocantes, el objeto de la concentración era exigir un IVA reducido, un contrato de temporada flexible, una factura por la potencia real utilizada y un apoyo a la producción de energía renovable para autoconsumo.

Durante la protesta se utilizaron varios burros cargados con cántaros de agua y nombres como Soria —en alusión al ministro José Manuel Soria—, o Iberdrolo, Fenosa y Endesa, con los que los manifestantes quisieron “escenificar la vuelta al pasado que supondrá el “tarifazo eléctrico”.

Margarita Bustamante, presidenta de la asociación de regantes andaluza Feragua, ha dicho a los periodistas que “esta será la forma de regar a la que volveremos porque con estas tarifas eléctricas los modernos sistemas de riego no nos sirven porque elevan los costes fijos a niveles que hacen nuestras explotaciones no sean rentables”.

La delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, ha recibido a una representación de los manifestantes y, en declaraciones a los periodistas, ha afirmado que el problema que denuncian existe desde el 2008, cuando se liberalizaron las tarifas eléctricas, y ha recordado que los ministerios de Agricultura e Industria están estudiando un contrato especial para agricultores.

Tal posibilidad ha sido incluso anunciada en el Congreso de los Diputados, por lo que Crespo ha asegurado que el Ministerio de Agricultura “no trabaja con puñetazos en la mesa, sino con diálogo”.

La manifestación andaluza ha coincidido con las realizadas en otros lugares del país, y ha contado con la presencia en Sevilla de Andrés del Campo, presidente de la federación nacional de regantes Fenacore, quién leyó un manifiesto con las reivindicaciones al Gobierno.

Fenacore estima en más de 100 millones de euros el coste del “tarifazo eléctrico” nacional, de los que 37 millones son en Andalucía, y advierte del “grave riego de abandono de explotaciones de riego, con el consiguiente impacto en el empleo asociado”.

Del Campo ha dicho a los periodistas que las decisiones adoptadas por la Administración en materia energética en estos últimos seis años “están poniendo la actividad del regadío contra las cuerdas” y la subida eléctrica “está condenando a la desaparición a la que, hoy por hoy, es la única garante de los alimentos básicos”. Este crecimiento “desproporcionado”, unido al incremento del consumo de energía eléctrica asociado al proyecto de modernización, supone ya que el 40% de lo que le cuesta el agua al regante deba ser destinada al pago de la factura de la luz, ha añadido.

Se trata de unos costes “insoportables para cualquier sector y ruinoso para uno como el agrícola, con unos precios por los suelos, muy especialmente en el olivar, una presión impositiva más que considerable y unos márgenes que ya estaban al límite antes del último tarifazo”, según los regantes.

Valencia y Murcia
Los regantes de la Comunidad Valenciana y de Murcia se han concentrado en Valencia bajo el lema “El regadío agoniza. No al tarifazo eléctrico” en una protesta conjunta frente al incremento de los costes eléctricos que vienen asumiendo desde 2008 tras la desaparición de la tarifa específica para regadíos.

“El aumento de los costes, cifrado en más de 100 millones de euros, supondrá que se abandonen las tierras”, ha denunciado el presidente de la Federación de Comunidades Regantes de la Comunidad Valenciana (Fecoreva), Benjamin Aparicio, en declaraciones a los periodistas.

La concentración, convocada por Fecoreva y por la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore), se ha celebrado en Valencia; y durante el acto de protesta, se ha llevado a cabo la lectura de un manifiesto con las reivindicaciones de los regantes al Gobierno central, que posteriormente ha sido firmado por representantes del sector y entregado a la delegada del Gobierno, Paula Sánchez de León.

Entre las peticiones mencionadas se encuentra volver a la tarifa específica con la que contaron hasta 2008 y la aplicación de un IVA reducido que les permita “competir con otros productos europeos”, ha especificado el secretario general de Fenacore, Juan Valero.

El presidente de Fecoreva ha explicado que a la Comunidad Valenciana “le afectan especialmente” las políticas energéticas de los últimos seis años “debido a que tiene más de un 80% de superficie de regadío modernizada”. Esto ha supuesto, según Aparicio, “un coste de más del 1.000% en potencia y un aumento de más de un 50% en el pago de energía eléctrica”.

Valero ha señalado por ello que el Gobierno central “debería ser sensible con la situación, tal como ha hecho el Gobierno italiano”, porque “el tarifazo afecta a más de 50.000 regantes y tres millones de hectáreas de tierra en España”.

Aparicio, por su parte, ha asegurado que “el regadío es esencial para la Comunidad Valenciana y para toda España porque el sector agroalimentario representa casi el 20% del PIB nacional”.

Como alternativa ante la situación, Valero asegura que “ya hay zonas que están volviendo al sistema de secano y de regadío por gravedad, algo que supone un gran consumo de agua”.

En cuanto a la posibilidad de utilizar energías renovables, el presidente de Fecoreva asegura que “se está barajando, pero también se necesita autorización gubernamental”.

María Pilar Ortiz, presidenta de la Comunidad de regantes de Caudiel, manifiesta que “los gobernantes están para gobernarnos y deberían responder por nosotros, porque comen de nuestras tierras”.

Aragón
Cientos de agricultores de la cuenca del Ebro han viajado hoy hasta Zaragoza para participar en la protesta convocada por la Federación Nacional de Comunidades de Regantes de España (Fenacore) para protestar por el “tarifazo eléctrico” y reclamar al Gobierno central un IVA reducido de la energía.

“El regadío agoniza”, “no al tarifazo eléctrico” son los lemas que han elegido los agricultores para concentrarse frente a la Delegación del Gobierno de Aragón en la capital aragonesa como llamada de atención al Ejecutivo central sobre las consecuencias que van a tener en el sector las reformas del mercado eléctrico.

Unas tarifas en las que pesa más la potencia contratada que la energía consumida y que ha supuesto que en comunidades de regantes como en el Bajo Ebro los costes se hayan disparado desde 2008 un 130 o 140%, o que regar una hectárea de maíz se haya incrementado entre 400 y 450 euros al año.

Son datos que hoy han reflejado los presidentes del sindicato de riegos de la Margen Izquierda del Ebro, en Cataluña, Francisco Casanova, y el de la Comunidad de Regantes Montesnegros, que agrupa a los sistemas de La Almolda, Bujaraloz, Valfarta y Peñalba, en Los Monegros, Javier Calvete, quienes han participado en la convocatoria junto a regantes procedentes de toda la cuenca.

Todos han coincidido en el incremento de costes que ha supuesto el cambio en las tarifas eléctricas, ya que a pesar de que la temporada de riegos solo dura seis meses se paga por lo que se contrata, motivo por el que piden dos tipos de contratos, uno de temporada en el que se pague por el kilovatio consumido y otro por contrato.

Para Calvete, el sistema actual es una “injusticia total” ya que durante los cuatro o cinco meses de parada de las estaciones de bombeo se les obliga a pagar el mínimo contratado por lo que “si se sigue así habrá que parar de regar”.

El presidente de la Comunidad de Montesnegros aseguran que en cultivos como el maíz o la alfalfa pierden dinero pero siguen adelante “por mantener la vida en los pueblos”.

Por su parte, Francisco Casanova ha justificado su presencia en Zaragoza para ver “si alguien nos escucha porque es imposible aguantar” dado que, ha asegurado a los medios, la tarifa eléctrica “se ha incrementado de manera insostenible”.

De las 400.000 hectáreas de regadío que hay en Aragón, unas 200.000 necesitan energía, ha informado el secretario general de UAGA Aragón y presidente del sistema de riegos del Alto Aragón, José Manuel Penella, quien ha subrayado que el problema no es el precio del kilovatio hora sino la energía contratada, lo que no contribuye a promover el ahorro energético. Penella ha denunciado que los agricultores afrontaron una serie de obras “en base a unas condiciones” que ahora han cambiado y que les han dejado “fuera de juego”.

Desde Asaja Aragón, el portavoz de los regantes, Fernando Luna, ha recordado que el primario es un sector “estratégico” que podría ser más competitivo frente a los productores de alimentos internacionales, mientras que los actuales costes que tienen que afrontar repercutirán en un incremento de los precios finales.

Para reforzar sus peticiones, algunas comunidades han acudido con sus propias pancartas como la de Val de Alferche, un sistema de riegos del sur del Somontano con más de 7.000 hectáreas, además de con numerosos carteles en los que los agricultores reclamaban “contratos de temporalidad” o “un IVA reducido” y alertaban de que “el regadío agoniza”, lema que se leía también en los adhesivos que todos han pegado en sus ropas.

Extremadura
El aumento de las tarifas eléctricas ha supuesto un sobrecoste para los regantes extremeños de 7 millones de euros durante el último año, una situación que lleva ya a muchos profesionales a pensar en un cambio de actividad hacia el secano.

El secretario general de UPA-UCE Extremadura, Ignacio Huertas, ha pedido una solución ante el incremento de las tarifas eléctricas en el último año, durante una manifestación que ha contado con más de 1.500 regantes de la comunidad. Los manifestantes han leído un manifiesto frente a la Delegación del Gobierno, donde alertan de las difíciles perspectivas de los cultivos de regadío por la tarifa eléctrica que se está aplicando.

Esta tarifa de la electricidad ha subido un 56% durante el último año pues se está cobrando la potencia también durante el periodo de 9 meses donde los regantes no utilizan la electricidad para sus campañas.

Así, los costes de la electricidad suponen ya en muchos casos hasta el 70% de los totales del regante para obtener el agua, debido al cambio de la legislación sobre las tarifas eléctricas del pasado verano.

“Se está penalizando a los productores de regadío, y sobre todo a las comunidades de regantes que hicieron grandes inversiones para modernizar sus infraestructuras y ahorrar en agua y costes”, como ha explicado.

Los regantes consideran que las tarifas actuales son “abusivas” y no solo están limitando la actividad, sino que obligan a los profesionales a plantearse continuar con su actividad debido a los sobrecostes.

Entre las soluciones que se han pedido, el secretario autonómico de Coag Extremadura, Juan Moreno, ha solicitado una tarifa doble: la destinada a los periodos de actividad y otra que se fije para los momentos donde no se saca agua.

Los regantes también ven con buenos ojos una tarifa “binomia” a sufragar en dos años, con la misma base de pagar una potencia mayor cuando se riega y una menor en los momentos de menor actividad en los cultivos.

Además, también se pide un Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) “reducido” para todo el regadío, o que no suban más las tarifas de la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG), entre otras cuestiones.

Para Juan Moreno, este “tarifazo” eléctrico es solo la continuación de los “problemas” que padece el regadío con las constantes subidas de la luz desde 2008, año en el que se suprimieron las tarifas especiales para el sector.

Por ello, el máximo responsable de Coag prevé que el próximo otoño sea “el más caliente” de la historia del regadío extremeño si no se solucionan los incrementos de las tarifas, pues ahora los regantes comienzan a estar inmersos en sus cultivos.

Durante la concentración, como ha sucedido en actos similares en Andalucía, Castilla-La Mancha o Aragón, entre otros, los manifestantes han pedido al “conjunto” del Gobierno central que tome cartas en el asunto y adopte una postura “unitaria” —y no por ministerios—.