Retraso en la aprobación del tratamiento en frío

AgroFresh FRESCOS

La CE ha enviado a la OMC la documentación sobre la modificación del Reglamento

El tráfico de cítricos entre Sudáfrica y Europa experimentará cambios tras la modificación normativa. / ARCHIVO

Raquel Fuertes. Redacción.

La aprobación de la modificación del Reglamento que obligará a que las naranjas procedentes, entre otros países, de Sudáfrica reciban tratamiento en frío en su tránsito hacia Europa tendrá que esperar algunas semanas más de lo previsto.

Siguiendo el procedimiento preceptivo, la Comisión Europea ha enviado a la Organización Mundial del Comercio (OMC) la documentación sobre la modificación del Reglamento de Ejecución (UE) 2019/2072 que incluye esta obligación para que disponga de toda la información de forma previa y dé su visto bueno. Los países terceros podrán alegar, y aunque desde Bruselas no hay dudas de que esta modificación salga adelante, lo cierto es que no será posible votar la modificación en la reunión del Scopaff del 22 y 23 de febrero como estaba previsto en un primer momento, a la espera de la respuesta de la OMC.

Sudáfrica no se resigna

De hecho, desde la Citrus Growers’ Association de Sudáfrica, país al que afecta principalmente la modificación normativa propuesta, se han dirigido a la organización que se ocupa de las normas mundiales por las que se rige el comercio entre las naciones a través de una misiva con la que intentan, según su punto de vista, “evitar un desastre”.

En la carta que los productores sudafricanos han remitido a la OMC señalan que el tratamiento en frío durante 16 días que recoge la modificación normativa “tendrá un impacto perjudicial en el comercio de cítricos de más de 100 años entre Europa y Sudáfrica”, y apuntan también que Sudáfrica ha sido históricamente el proveedor de cítricos en el verano europeo, poniendo en peligro ese flujo comercial.

Los citricultores sudafricanos señalan también que la obligatoriedad del tratamiento en frío les impedirá la exportación a territorio comunitario de todas las naranjas orgánicas no tratadas químicamente y añaden que este requisito, en contra de lo que se argumenta desde Europa, no se justifica por motivos fitosanitarios.

En la misiva en la que defienden sus intereses comerciales la asociación argumenta a que ya se utiliza este procedimiento en otras fases postcosecha, que la incidencia en naranjas es baja y va en descenso o que hay otros protocolos de temperatura aplicables. Estos argumentos, sin embargo, se contradicen con la realidad de las interceptaciones de Thaumatotibia leucotreta en 2021: de un total de 29, 17 fueron en naranjas, 7 en pomelo, 4 en mandarinas y 1 en Kumquat, como señalábamos en este periódico hace apenas unas semanas.

Sugiriendo que esta medida se aplica desde Europa como excusa para proteger a los productores nacionales y no para proteger la seguridad y salud fitosanitaria y de los consumidores, la asociación pide que se apliquen las medidas sanitarias y fitosanitarias disponibles “menos restrictivas para el comercio”.

En definitiva, los productores sudafricanos piden a la OMC que se oponga al proyecto de modificación del Reglamento y que pida a la Comisión “alternativas más proporcionadas, eficaces y, sobre todo, fácilmente disponibles, tras nuevas consultas con Sudáfrica”.

Desde Bruselas se tiene la confianza en que la OMC no pondrá trabas a la modificación solicitada dadas las evidencias técnicas y científicas presentadas por los especialistas europeos y simplemente prevén un ligero retraso sobre la fecha prevista para la votación en la reunión del Scopaff. Se sigue trabajando para conseguir el voto favorable de la mayor parte de los Estados miembros e, incluso, la unanimidad.

Acceso a la noticia en PDF aquí.
Acceso íntegro al último ejemplar de Valencia Fruits aquí.