Selfies contra el #vetoruso: un fenómeno viral que “da oxígeno” a los agricultores

Patatas Meléndez energía
Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

Los “selfies” de los españoles comiendo una fruta o una hortaliza se ha convertido en una de las mayores muestras de solidaridad de la opinión pública con los agricultores.
pfeilchen_rojo
Los productores piden al consumidor que apoye al sector comprando frutas y hortalizas españolas

lineaapoyos

SelfieLos “selfies” de los españoles comiendo una fruta o una hortaliza en apoyo de los agricultores, en un momento de mercado muy delicado por el cierre de las exportaciones a Rusia, se ha convertido en un fenómeno viral que inunda Internet y ayuda a los productores a difundir sus mensajes a la sociedad.

“Mándate un selfie por nuestras frutas y hortalizas” es un campaña de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas) en Internet y redes sociales, especialmente en Twitter, que arrancó en agosto cuando se produjo el veto de Rusia a las importaciones europeas como respuesta a las sanciones de la Unión Europea (UE) por la crisis de Ucrania.

La iniciativa, rápidamente secundada por las organizaciones representativas de los agricultores y ganaderos, ha movilizado en las últimas semanas ingentes cantidades de imágenes que muestran a los consumidores con una fruta en la boca, entre las que abundan melocotones y nectarinas, las más afectadas de momento por el bloqueo, aunque no son las únicas.

Hombres, mujeres y niños figuran en esos “selfies” solidarios, muchos de ellos muy divertidos y en los que también se hacen hueco piezas de melón, peras, fresas, tomates, manzanas, paraguayos, clementinas, zanahorias, judías o cebollas.

El consumidor tiene en sus manos un “arma” de apoyo que los agricultores quieren movilizar: su capacidad de compra, que podría reactivar la comercialización de frutas y verduras de temporada y evitar un colapso en los precios, ahora derrumbados en origen.

Como botón de muestra de la crisis de mercado derivada del veto ruso, el año pasado se pagaban en el campo 60-65 céntimos de euros por melocotones, nectarinas o ciruelas frescas, pero este año no alcanzan 20-25 céntimos e, incluso, hay almacenes cerrados.

El pasado 5 de septiembre, las organizaciones agrarias realizaron en el centro de Madrid un reparto gratuito de 15.000 kilos para protestar por el veto de Rusia y pedir que los consumidores adquieran productos españoles para evitar el hundimiento del sector hortofrutícola. Según fuentes agrarias, el veto ruso podría costar al sector agroalimentario español unos 2.000 millones de euros.

Durante este reparto, en la céntrica plaza de Callao, las organizaciones instalaron un photocall en el que los madrileños pudieron sumarse a la campaña de selfies (bajo el hashtag #BesaLaFruta) para apoyar a los agricultores, que ese día estaban muy pendientes de las decisiones que adoptarían en Bruselas los ministros de Agricultura en el Consejo Extraordinario de la Unión Europea.

Entre las aproximadamente 5.000 personas que, según los organizadores, participaron en la acción reivindicativa de los agricultores en Madrid, algunos se detuvieron en el photocall para inmortalizar su “selfie”, que después subieron a las redes.

Desde que arrancara la campaña, varios cientos de personas han colgado en las redes sociales su original instantánea en lo que se ha convertido en una de las mayores muestras de solidaridad de la opinión pública con sus productores locales.