Siguen las reacciones frente a las novedades en el Trasvase Tajo-Segura

Bioibérica CT
Fedemco 2021 01

Los productores y exportadores de frutas y hortalizas del Levante español se suman al rechazo del nuevo Plan Hidrológico para el trasvase

Imagen del trasvase Tajo-Segura. / ASAJA

Valencia Fruits. Redacción.

El nuevo Plan Hidrológico para el periodo 2022-2027 está dando mucho de que hablar. Si bien las primeras reacciones llegaban el mismo día de su publicación, asociaciones, organizaciones y gobiernos regionales han manifestado sus opiniones a lo largo de esta semana. Destaca el caso de Murcia, que denuncia y rechaza rotundamente el nuevo plan para el Trasvase Tajo-Segura.

A este rechazo se suma la preocupación de los productores y exportadores de frutas y hortalizas del Levante español agrupados en Fepex, ya que supondrá una reducción drástica de los recursos hídricos procedentes del trasvase Tajo-Segura, recursos que son imprescindibles para la viabilidad del sector hortofrutícola de Murcia, Alicante y Almería.

Primeras reacciones

El borrador del plan hidrológico del Tajo, presentado esta semana por la ministra para la Transición Ecologica y Reto Demografico,Teresa Rivera, plantea elevar el caudal ecológico del Tajo de forma progresiva hasta 2027, lo que supondrá elevar el caudal mínimo del Tajo a 7 metros cúbicos por segundo en 2022, a 8 metros cúbicos por segundo en 2026 y a 8,52 metros cúbicos por segundo en 2027, lo que provocará una merma de 93 hectómetros cúbicos para el Levante, según el Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (SCRATS). Para el presidente de este sindicato, Lucas Jiménez, esto supondrá “una muerte anunciada” para una infraestructura que los regantes consideran vital para el desarrollo de la Región de Murcia. Cabe recordar que cada metro cúbico que aumente el caudal ecológico del Tajo supondría una merma en los envíos de 30 hectómetros cúbicos aproximadamente.

Para el presidente de Proexport, Juan Marín, preocupa, además, “que no hay generación de nuevos recursos hídricos a la vista, salvo más desalinización e interconexión de desalinizadoras, y en estos momentos el agua desalada tiene un coste que es inasumible por los productores hortofrutícolas”.

Para Fepex, en los borradores de los planes hidrológicos para el periodo 2022-2027 presentados por la vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Rivera, este lunes, “no se ha tenido en cuenta la extrema gravedad que supone la reducción del agua del trasvase Tajo-Segura para todo el levante español y para uno de sus principales sectores económicos como es la producción y exportación hortofrutícola”.

Consecuencias

Según el estudio ‘Estimación del impacto económico del agua del Trasvase Tajo-Segura para regadío en la Región de Murcia’, elaborado por la Cátedra de Competitividad de la Región, integrada por el Colegio de Economistas, la Universidad de Murcia y la Universidad Politécnica de Cartagena, el cierre del trasvase Tajo-Segura supondría la desaparición del 59 por ciento de la agricultura en Murcia y la eliminación de “casi 45.000 empleos agrícolas directos” solo del ámbito de la producción, a lo que habría que sumar los trabajos vinculados con la industria agroalimentaria, la industria de transformación o la manipulación.

“Y el problema se extiende —según Fepex— a otras áreas productivas que también dependen en gran medida del trasvase como es el caso de Alicante y Almería”. Por ello, Fepex apoya las actuaciones previstas por el Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura, que supondrán a corto plazo la presentación de alegaciones, en los seis meses fijados para la tramitación de los planes de cuenca, que ahora son borradores.

Escucha aquí las declaraciones de Juan Marín, presidente de Proexport.